Android Wear 2.0, ¿una nueva esperanza?

Desde hace dos días, Google ha liberado la última versión para desarrolladores de Android Wear, su SO para wearables, dando por comenzada la cuenta atrás para el más que esperado lanzamiento de la versión 2.0 del mismo, esperado para el próximo mes.

En los últimos tiempos, muchas habían sido las voces en el mundillo tecnológico acusando a Google de que Wear era un producto inacabado, con muy poco desarrollo a nivel de aplicaciones, con muy poco interés a nivel de fabricantes de dispositivos (Motorola afirmó que no habría próximamente nuevas versiones de su smartwatch Moto 360; y HTC ha confirmado que el dispositivo que desarrollaban con Under Armour ya es cosa del pasado)…todo lo cual auguraba muy poco futuro a la plataforma. De hecho, siendo serios, tampoco parece que Samsung con Tizen, su propio SO, lo estuviera haciendo mucho mejor.

Sin embargo, parece que Wear no estaba muerto del todo. LG va a hacer coincidir la aparición de Wear 2.0 con la presentación de dos nuevos smartwatches que ya saldrán con la nueva versión; y, no hace muchas semanas, Casio ya apostó por Wear 2.0 con la presentación de su propio dispositivo. Huawei parece que también presentará la segunda versión de su smartwatch en breve.

Como usuario de Android Wear desde el principio, tengo claro lo que necesita la plataforma: estabilidad. He pasado por el LG G Watch original, y ahora utilizo diariamente el LG Urbane; y, en ambos, el funcionamiento de Android Wear, sobre todo en lo referido con la integración con Google Fit, deja mucho que desear.

No todo se puede cargar en el debe del SO; el número de aplicaciones es aún bajo, y no siempre su integración con Wear es todo lo fluida que debiera. Por poner un ejemplo, Watchmaker, para mí de largo la mejor aplicación de personalización de Android Wear, sigue provocando fallos de funcionamiento que, por ejemplo, no ocurren si utilizas la personalización que Wear trae de serie.

Parece que algunas de las nuevas funcionalidades que esperamos en Wear 2.0 pudieran estar enfocadas en esa dirección: funcionamiento sin depender del móvil (es desesperante perder la conexión con el móvil, y lo que tarda en recuperarse dicha conexión…si es que se recupera), personalización más versátil, nuevas notificaciones y gestos para navegar por los menús, etc. Y no olvidemos la llegada de nuevos procesadores específicamente diseñados para Wear, que permitirán trabajar con más sensores y, probablemente, con un uso de batería más flexible en el tiempo, así como dispositivos de menor tamaño.

De modo que el futuro de Wear no parece ser, después de todo, tan sombrío. El resultado práctico os lo podré contar de primera mano en unos días, cuando la actualización alcance a mi Urbane. Entonces sabremos si, como promete, Android Wear 2.0 es lo que el ecosistema wearable estaba esperando para su despegue definitivo.

Fuentes: The Verge, Qualcomm

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *