Bogando por la red: El abanico de Soraya

Cojo de nuevo el timón de la columna “Bogando por la red” durante las más que merecidas vacaciones de mi compañero y amigo Iker Merodio. 

El abanico de Soraya

No hay mejor receta para cocinar un meme. La mezcla de un acto público con un ingrediente poco habitual tiene el éxito asegurado. Pongamos un ejemplo, al congreso para suceder al presidente del Partido Popular le vamos a añadir un elemento tan inusual como un abanico. Tras el discurso de Soraya Sáenz de Santamaría, en el que realizó una analogía entre su partido y un abanico, convenientemente decorado con la bandera española, comenzó a funcionar la fábrica del ingenio y gracejo. Multitud de usuarios de las redes sociales le dieron su esperado toque de humor.

El Partido Popular obvia a Europa

Desconocemos si fue premeditado, o tal vez alguien advirtió a Pablo Casado de las críticas en las redes sociales. En su discurso, tras ser elegido como presidente de su partido, por fin oímos mencionar la palabra Europa. Durante todo el fin de semana, que ha durado el congreso del Partido Popular, no hemos escuchado a ningún candidato referencia alguna a la construcción del proyecto europeo. El periodista gallego, Jesús González Mateos, recogió el sintomático y revelador dato en Twitter, definiéndolo como “nacionalismo español de patio interior”.

Cuatro hombres al frente

Podríamos definirlo como el mayor ejemplo de incongruencia en las cacareadas políticas de igualdad. La que sonara como candidata a dirigir RTVE, Ana Pardo de Vera, directora del diario digital Público, nos recuerda, tras el evidente fin del bipartidismo en el Estado, que son “cuatro hombres dirigiendo el rumbo político del país. Faltaría más”. Los cuatro líderes de los principales partidos españoles pertenecen al género masculino. La posibilidad de ver una mujer al frente de los destinos de España se oculta mucho más allá del horizonte.

Si hubiese sido un mosso d’esquadra

El conocido tuitero, Albano-Dante Fachín, ha conseguido convertir en virales una serie de mensajes. En ellos elucubra sobre lo que hubiera sucedido si un mosso d´esquadra golpease a un periodista del ABC al grito de “Visca Catalunya Lliure”. Todo ello viene a colación por la reciente agresión de un policía nacional, fuera de servicio, al fotoperiodista Jordi Borràs, mientras vociferaba vítores a Franco. Las hipotéticas condenas de la clase política, las peticiones de la fiscalía y la reacción de los grandes medios de comunicación son totalmente plausibles.

Acoso en Blablacar

Habíamos visto denuncias por acoso en diferentes redes de economía colaborativa para compartir vehículos, pero nunca descrito con la crudeza que nos muestran en el digital Público. Una usuaria de BlaBlaCar nos describe el horror y la angustia de un viaje compartido desde la capital española hasta Valencia. El constante acoso, con afirmaciones de que viajaba con un psicópata y amenazas de rapto, unido al hecho de que el resto de viajeros no entendían el idioma, encienden todas las alarmas ante la desprotección de las mujeres ante este tipo de servicios.

 

Acoso en Blablacar

publico.es

 

Habíamos visto denuncias por acoso en diferentes redes de economía colaborativa para compartir vehículos, pero nunca descrito con la crudeza que nos muestran en el digital Público. Una usuaria de BlaBlaCar nos describe el horror y la angustia de un viaje compartido desde la capital española hasta Valencia. El constante acoso, con afirmaciones de que viajaba con un psicópata y amenazas de rapto, unido al hecho de que el resto de viajeros no entendían el idioma, encienden todas las alarmas ante la desprotección de las mujeres ante este tipo de servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *