Menos discursos, más hechos

En vano me hice la promesa de pasar por alto que ayer el calendario de postureos oficiales señalaba el día internacional de la eliminación de la violencia contra lo mujer. Si me siguen desde hace un tiempo, sabrán la mala gaita que me provocan estas fechas empedradas, como el infierno, de buenas intenciones, que acaban siendo pasarelas de lucimiento para hipócritas desorejados, chachipirulis de diversa índole y compartidores compulsivos de nobles causas. Sí, de acuerdo, también para expresiones sinceras de denuncia, pero yo esas las prefiero cuando no se reducen a las 24 horas reglamentarias. Y por supuesto, cuando trascienden la palabrería y pasan a ser hechos contantes y sonantes.

De nada me sirven los maravillosos discursos ni los chisposos eslóganes con que nos bañaron ayer, si no van acompañados de actitudes. Ese es el gran problema: contra la violencia machista se habla mucho pero no se hace casi nada. Hemos preferido instalarnos en el pensamiento mágico que atribuye a las palabras facultades que no tienen. Pues no, ya pueden repetirse un millón de veces y en tono encendido expresiones como lacra, educación en valores o —las que más me estomagan— empoderamiento y heteropatriarcado, que las agresiones no descenderán ni media gota.

¿Y cómo, entonces? Empecemos, sin complejos, por la persecución de los maltratadores, asegurándanos de que pagan —sí, ese es el verbo— lo que han hecho. Eso toca a los que mandan, pero los demás también podemos mostrarnos radicalmente intolerantes hacia toda muestra de sometimiento machirulo que contemplemos. Toda es toda. No nos ciegue lo políticamente correcto.

2 comentarios sobre “Menos discursos, más hechos”

  1. Totalmente contigo !!!!!!!!!!!!!!!! Es un placer ver que alguien piensa como yo.
    Si te fijas en mi muro puse lo siguiente con una foto bastante acorde a lo que pienso sobre el 25 de Noviembre.

    Feliz Martes. .. Hoy es el día de bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla .
    Yo digo mejor callarse ….. Al final te maltrata él…. La sociedad y la mal llamada Justicia …..HOY TODO DE MORADO?????? CUANTA HIPOCRESÍA !!!!!!!

  2. a mí tampoco me gustan «los días de» pero se supone que sirve para crear conciencia. Yo no estoy nada convencida y es verdad que los discursos suenan vacíos. La cosa es que hay tanta violencia que no sé si se puede erradicar, más bien creo que no. Además, como se sabe, la violencia genera violencia y así un «perdedor» que le resulta imposible luchar contra su jefe que le ha despedido, o peor, contra un juez que le ha quitado la vivienda, pues maltrata a su mujer. La mujer que no puede o no sabe enfrentarse a su marido, le chilla a la hija y le hace sentirse una mierda, que para algo es suya. La niña que ve como funciona la cosa, va al cole y con sus «amiguitas» rodean a l aniña con gafas que está solita etc, etc.
    También cabe la violencia fría de quien «lo hago porque puedo» que dicen que dicen algunos psicópatas. Sí, que lo paguen, desde luego, con cárcel si son delitos graves como palizas o violaciones pero si tuviéramos que encarcelar a todos los que tratan mal al prójimo, habría ciudades-cárcel por todas partes. Como dijo Brecht si los tiburones fueran seres humanos, no habría paz en el océano (Wenn die Haifische Menschen wären, gäbe es kein Frieden in Meer, si no me acuerdo mal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *