Mentiras y gordas

Pedro Sánchez asegura que el PSOE no va a hacer presidente a Pablo Iglesias. Con mayor contundencia si cabe, proclama que tampoco va a facilitar la continuidad de Mariano Rajoy, compromiso que extiende a cualquier otro candidato o candidata del PP. Pero no se queda ahí. También ha descartado tajantemente la convocatoria de unas terceras elecciones.
¿Cómo cuadra todo eso? La única y remota opción de que las tres promesas resulten cumplidas se reduce a que sean las otras fuerzas las que lo eleven a él a Moncloa. Si tras los resultados de hace seis meses lo tuvo en sánscrito, ahora que todo apunta a que su formación quedará relegada al tercer puesto, se antoja todavía más complicado que reciba los apoyos para gobernar. Resumiendo, el secretario general y candidato socialista está mintiendo.

Sí, y no es el único. El mentado Iglesias anda por ahí porfiando que jamás dijo que la consulta catalana fuera condición imprescindible para llegar a un acuerdo con Podemos, cuando está grabado que el mismo 20 de diciembre por la noche lo soltó tal cual. Ni siquiera está dispuesto a admitir que el cambio de postura obedece a unas circunstancias diferentes. Simplemente niega, y hasta se permite engorilarse con quien se lo recuerde.

Volvemos a estar en las mismas que enunciábamos ayer. Todo vale, y eso incluye el uso indiscriminado —incluso como herramienta preferente— de la mentira. Antes de sacar el lanzador de sapos y culebras, reflexionemos media gota. Si eso es así, no es solo porque muchos políticos consideren la verdad algo prescindible. El motivo es que sus embustes casi nunca les acarrean consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.