Huir hacia adelante

La política del tú lo has querido, menudo soy yo. Sobre todo, cuando presiona la parroquia, y a uno le toca batir el récord mundial de dar marcha atrás. Qué gran paradoja: se diría que en cada extremo de la cuerda imaginaria se desea exactamente lo contrario de lo que se cacarea en público. Qué bien me vendría una DUI para justificar un 155 del tamaño de la catedral de Burgos. Igualico que a mi, pero a la inversa: tu 155 es la mejor coartada para una DUI de la talla de la Sagrada Familia. ¿Vértigo? Para parar un camión. Incluso, vértigo al vértigo mismo, pero de perdidos, al río. Cuando llegue el momento de escribir la Historia, ya vendrán los montadores a cortar los planos chuscos y dejar solo los épicos.

¡Ah, la épica! Qué pena que, como decía el otro día en Onda Vasca Aitor Esteban, sea tan efímera. Y que se lleve tan mal con lo cotidiano. La independencia no se consigue cerrando los ojos y deseándola muy fuerte, ya vamos viéndolo. Pero a lo hecho, pecho. Como escribí el día en que teóricamente se iba a proclamar pasara-lo-que-pasara y luego fue un fiasco, no caben medias tintas. Andamos tarde para reconocer que no era tan fácil. Hay decenas (o centenares) de miles de personas que se lo creyeron y no están dispuestas aceptar algo que no sea lo que se les prometió firme y solemnemente. Es preferible enfrentarse a los tanques y los jueces de Rajoy que a la frustración de quienes llevan años y años escuchando que ya casi está.

Pero… ¿Y si aparece una salida medianamente honrosa? Desengañémonos, no la hay. Ni siquiera esas elecciones a la desesperada. Solo queda, mucho me temo, huir hacia adelante.

3 comentarios sobre “Huir hacia adelante”

  1. En 1914, por no perder «prestigio», dos grandes alianzas se declararon la guerra.

    Ambas creían que la contienda iaba a ser un asunto breve, de unos meses «en casa por Navidad» se llegó a decir.

    Con lo de Cataluña, veo la misma incapacidad de llegar a un acuerdo porque está en juego «el prestigioooooooo» y «los huevoooooos» y a muchísima gente ya cantando victoria, por un lado o por el otro.

    Es que no aprendemos. ¿Lo único bueno? Que esto tiene pinta de ser mucho más local y parece que sí se pueda evitar el derramamiento se sangre.

  2. Y siguiendo con el símil de la primera guerra mundial, tal como Alemania esperaba una cosa (guerra de psiciones donde tenía las de ganar) y se encontró otra (guerra de trincheras donde se desangró lentamente).

    Los de la DUI esperaban una cosa (tomande control directo sime die donde ir fraguando una resistencia civil y, con suerte, apoyo internacional)… se han enconrado con elecciones. Que deberían haber llamado ellos, porque ahora… ¿Cómo justificas participar? ¿Boicot? Oh, sí, espera qué maravillas hará dejar actuar a esa parte española (minoritaria, pero no taaaaanto) del electorado.¿Sabotaje? Eso sí que será una carta de presentación preciosa para el resto del mundo.

  3. Huyendo hacia adelante se han conseguido muchas cosas a lo largo de la historia.
    Creo que merece la pena intentarlo.
    Los que llegan en patera practican la huída hacia adelante…o tienen otra alternativa?
    Muchos se quedan en el camino, pero otros muchos logran su sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *