Nuestro amigo nazi

Una ignota eurodiputada del PP que atiende por Pilar Ayuso ha conseguido su gramito de fama gracias a un tuit en el que tilda de neofascista y amigo de Puigdemont al ministro belga de Interior, Jan Jambon. La culiparlante bienpagada sigue la misma estela de mala baba que había dejado su jefe de filas, el dinosaurio aparcado en Bruselas y Estrasburgo, Esteban González Pons, que ya había calificado al sujeto como xenófobo y alguna lindeza más. Tiene su gracia, es verdad, que salgan por esa petenera dos individuos que pertenecen a un partido fundado por un ministro franquista que se fue a la tumba sin arrepentir ni una migaja. Por no hablar, claro, de las mil y una ocasiones en que últimamente hemos visto a conmilitones de los susodichos rindiendo homenaje a conspicuos figurones de la dictadura. O, simplemente, justificando sus tropelías.

Anotada la paradoja, habrá que dar el siguiente paso, ese en el que ya no quedamos tan bien retratados. Ocurre que González Pons y la tal Ayuso no mienten. Por muy ministro del Interior belga y, ¡ay!, muy amigo de Puigdemont que sea, Jan Jambon es un fascista sin matices. Hace año y medio, en su nefasta gestión de los atentados de Bruselas, escupió que sus autores eran unos cobardes que se escondían “como los judíos durante la ocupación nazi”. Sobre ese tiempo terrible, ha dicho en más de una ocasión que los colaboracionistas tuvieron muy buenas razones para actuar así. Nada extraño, cuando ha participado en actos en recuerdo de los SS de la legión Flandern o en otros de similar catadura.

Lo tremendo es que haya quien lo disculpe porque “apoya nuestra causa”. Yo no.

Un comentario sobre “Nuestro amigo nazi”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *