Manos muy sucias

Permítanme que me vaya al córner de la actualidad. Con la(s) que está(n) cayendo aquí y allá, se ha quedado en suelto de aluvión el comienzo ayer en la Audiencia Nacional —casi nada— del macrojuicio por extorsiones sistemáticas al autoproclamado sindicato Manos Limpias y a su brazo expoliador llamado Ausbanc. Qué recuerdos, ¿eh? Hubo un día, y no demasiado lejano, en que esta patulea de fachuzos sacamantecas eran paseados a hombros en las pocilgas cavernarias como martillo de herejes rojoseparatistas.

Y claro, el primer nombre que me viene a la cabeza es el de Juan Mari Atutxa. Me pregunto qué pensará desde su recién estrenado retiro de la vida pública al ver en el banquillo a los facinerosos que iniciaron —insisto que con el aplauso unánime y entusiasta del ultramonte mediático y político— el acoso y derribo contra quien actuó en conciencia cuando era presidía el Parlamento Vasco. Gran diferencia, no puedo evitar anotar al margen, con el socio de los más levantiscos y rebeldes de la Vasquidad, apellidado Torrent, que por no comerse un marronaco, ha acatado sumisamente el mandato de la Justicia española de segar la hierba bajo los pies de su supuesto aliado en el camino hacia la independencia.

Concluiré, uniendo lo uno y lo otro, que el tiempo acaba poniendo a cada cual en su sitio. Atutxa, después de un viacrucis cruelmente prolongado, puede exhibir un expediente judicial tan inmaculado como su conciencia y vivir con placidez el resto de sus días. Miguel Bernard y su secuaz Luis Pineda van camino de la trena, ojalá que para una larga temporada, entre los escupitajos olvidadizos de los que tanto los jaleaban.

3 comentarios en «Manos muy sucias»

  1. Una tb se ha acordado estos días de Juan Mari Atutxa y de los otros dos parlamentarios q le acompañaron en el viacrucis judicial…
    Al contrario que tu, no creo q el tiempo ponga a cada uno en su sitio, lamentablemente.
    Infinidad de crímenes e injusticias han quedado ocultas por varios mantos de opacidad o embustes aceptados como hechos probados …Y visados después.
    El caso de Zarpas Sucias me retrae tb al juicio de Urdangarín y a la efímera imputación de su enamoradisina y abnegada esposa.
    Pues mira tú qué bien.
    Gracias a la caida de unos sinverguenzas colegiados en la judicatura hispanistaní, la trama de Noos y sus derivados van a poder limpiar su nombre poniendo en tela de juicio la idoneidad de la imputación del cuñao del preparao o peor, van a llenar de contenido un mantra que repiten ante los micros quienes se amparan en las redes corruptas de ese mismo estado, y es «es que en España, el Estado de Dere funciona » o peor, «La justicia es igual para todos»…
    Mira tú por dónde, en la lotería judiciosa del Estado de la corrupción y los delitos prescritos, a los pobres les toca la pedrea y a los ricos el gordo.

  2. No por no ser buena la noticia nos deja un poco inquietos: si los responsable – perón, los que pringaron- por el GAL no sufrieron precisamente cadena perpetua, poco podemos esperar en este caso.

    Si habiendo condenado al PP como «organización criminal» ese partido sigue siendo legal y su máximo responsable disfruta de un retiro dorado hasta el extremo de optar a presidir la Federación Española de «Fúngol», ¿alguien cree que estos pájaros estarán mucho tiempo en la jaula?. Lo justo para guardar las apariencias.

    cierto que, en Esa Gran Nación que es España, poco más se puede pedir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *