PP contra PP

Dos barreños de palomitas, preveía yo a la ligera en la anterior columna. Con menos de media docena no llegamos para lo que parce que va a dar de sí esta versión de Kramer contra Kramer en que se han enredado el PP español y el PP vasco. Y ojo, si no vamos a necesitar también una caja gigante de pañuelos de papel para secarnos las lágrimas, en su mayor parte, de risa. Pensaba uno ingenuamente que, llegados al borde del precipicio, la casa madre entraría en razón, y aunque fuera a regañadientes, dejaría la coalición con Ciudadanos para mejor momento y se comería con patatas las listas al estilo de Alfonso Alonso, o sea, con los paracaidistas naranjas relegados al quinto anfiteatro, que es lo que les corresponde por peso real.

Pero no, para chulo, el pirulo de Casado, que ha acabado firmando el pacto con Arrimadas, dejándole claro a su hemorroide vasca que son lentejas, y que si le apetece dimitir, tanta gloria lleve como paz deje. El otro ha contestado negándose a presentarse en la calle Génova, donde había sido convocado por un guasap enviado a horas intempestivas y provocando que su jefe cancelase una excursión propagandística a las inmediaciones del vertedero de Zaldibar. También ha difundido la especie de que ni él ni su junta directiva piensan renunciar aunque les toque jalarse la rueda de molino que les han endilgado sus señoritos de los madriles. Suena eso a la enésima humillación, pero también puede ser que el todavía presidente del PP vasco sea discípulo de Pedro Sánchez y esté pensando en escribir su propio Manual de resistencia.

Un recuerdo para Arantza Quiroga, a la que todo esto debe de sonarle.

9 comentarios sobre “PP contra PP”

  1. Como palomitero de cierta edad me pregunto si en algún momento será necesario colocar uno o dos rombos a lo que se avecina o, por el contrario, se situe en la franja infantil.
    Si en mis manos estuviera, lo situaria entre la adivina joaquina y el poker de tontos.

  2. Una vez mas se demuestra que Madrid es el que impone las normas ahora le toca a Alonso que debe de acatar lo que le mandan desde la guarida,»la marquesa de la pampa y sus acolitos»y a obedecer que sino te quedas sin el puesto que te hace vivir muy bien.
    Pero esto ocurre con todo,se hace en Euskadi lo que Madrid quiere
    y alli marcan los derroteros por los que hay que circular,y sino esta claro,lo llevan a sus tribunales para hacerlo acatar.

  3. Ha empezado como un Miura: llamamiento a Vox (con piropos personales a Abascal) para unirse en la defensa de la unidad de España frente al Frente Popular comunista-separatista. Creo que ha hablado de fasciocomunismo.

    El error de cálculo de Génova en esta maniobra supeditada a la estrategia nacional es que no han valorado suficientemente el grado de torpeza que puede llegar a alcanzar Iturgaiz. Que además es alguien que sigue en guerra y a quien no se le puede pedir sutilezas ni equilibrios estratégicos.

    Es claro que por un lado les conviene esa imagen y no dejarse como ese terreno por Vox pero estoy seguro de que hoy habrá estrategas en Génova que, al escuchar las primeras declaraciones de su candidato, estarán pensando que a ver si se han equivocado por exceso.

    Porque es muy difícil que un Iturgaiz mida sus declaraciones y sepa jugar con que al PP tampoco le interesa pasarse de frenada en su acercamiento a lo que representa Vox.

    Esa capacidad de lectura política no la tiene Iturgaiz y se va a meter en jardines de forma constante. Van a tener que estar matizándole o recfificándole cada dos por tres.

    Esa deriva y esos excesos en la retórica salvapatrias y casi guerracivilista aleja ya totalmente del centro al PP y ese espacio puede irlo ocupando un PSOE que también tiene que hacer equilibrios imposibles pero me parece más hábil para hacerlos y que si la acción de gobierno mantiene a Podemos «aburguesado» puede pescar en el huérfano centro, en un nicho de gente que se cansará y asustará de los discursos apocalípticos de la derecha.
    En ese viaje..el psoe puede perder por la izquierda, claro, pero una derecha asilvestrada puede ayudarle a mantener la fidelidad de la izquierda, por simple miedo o repulsión.

  4. Pues a mí me suena mucho esto a una estrategia general que incluye un intento de recuperación en Catalunya, con una delegación pepera hundida tras los fiascos de Albiol y la propia Cayetana, y por tanto supeditada a su admisión en el buque naranja para adquirir suficiente presencia que haga frente al posible tripartito que se avecina PSC-Comunes-Esquerra.
    El intercambio con Ciudadanos está claro, ya que la entrada inapropiada de estos en las listas responde a una posición de fuerza que en Euskadi no tienen pero que en Catalunya, sí.
    Una vez piafado el tiro en Galicia, había que ofrecer un tropezón sustancioso del cocido a Arrimadas. Y nada mejor que «esta tierra vasca» para satisfacer la gula de la bicha.
    Además Alonso, en este mercadeo, es incómodo: Su posición pro Soraya era una verruga, su defensa del régimen foral y del concierto no cuadra con el objetivo de C’s y de las iguales tesis de la Marquesa, y su eliminación del patio es una cabeza del bautista muy importante de cara a desembarco salvador del día D de las elecciones catalanas.
    Eran muchas carambolas para dejar pasar la oportunidad.
    Atención, por tanto, que no se trata de un simple cambio de títere.
    Es una clara declaración de intenciones sobre el constitucionalismo que albergan tanto PP como C’s sobre el Concierto, las autonomías y las trasferencias pendientes.

  5. El mismo PP y la prensa afín ha dicho que es una estrategia global más allá de este tramo electoral en estas tres CCAA. El objetivo es reunificar lo que llaman centro-derecha y el primer paso es absorver a Cs.
    No dicen expresamente lo de la absorción aún pero es obvio y calculo que los propios naranjitos lo ven como un buen acomodo personal a la vista de su imparable declive. Se diluyen.
    Y luego irán a por Vox. Más complicado al ser más levantiscos y para mantener lo de «centro».

    Y en estas citas primeras supongo que saben que el experimento fracasará estrepitósamente en Euskadi (y meten a un Iturgaitz que les permita vender en el resto de España un discurso duro) y que se la juegan en Catalunya donde al menos necesitan un resultado decoroso.
    Y…no está tan claro. El globo naranja se desinfla también en Catalunya a toda velocidad, entre otras cosas por le deserción de sus líderes, o dimitidos o en Madrid y tras el batacazo de las generales.

    Si la operación Iturgaiz se mete un batacazo incluso superior al previsto en la CAV y se la pegan también en Catalunya, quedarán muy tocados y más si Feijóo arrasa en Galicia en solitario.
    Y el que quedará tocado es Casado que ha ejercitado el autoritarismo con Alonso y ha mostrado falta total de autoridad con Feijóo.
    A lo mejor a Génova hasta le viene mal un muy buen resultado del PP en Gallego y más que una campaña Sémper style…con acento propio y casi escondiendo las siglas. Porque en Galicia…sin alianzas..el PP de come a Cs y Vox. Sin cosas raras. Con un líder.

    Eso dejaría a Casado muy tocado con un líder regional mucho más fuerte hacia fuera y hacia dentro que él y habiéndose cerrado las puertas del centro.

    Y además…para nada. Porque esto…no les hace falta. La unificación con Cs por absorción iba a llegar igual porque se van a seguir desinflando y ellos mismos iban a pedir asilo.

  6. Mi pregunta es: ¿por qué el trifachito y el PSOE – que. en según qué temas, no le va a la zaga – se autodenominan «constritucionalistas» cuando son los primeros que se saltan la Sacrosanta? ¿Por que. simplemente, no se llaman «españolistas», que es lo que son? ¿Será mala conciencia? Motivos tienen.

  7. El principal atentado contra la Constitución que perpetran es decir, como ha hecho hoy de nuevo Iturgaiz, que ilegalizarían partidos separatistas. Ello les coloca fuera de la Constitución y también fuera de los estándares mínimos de las democracias occidentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *