Tus togas o las mías

¡Vaya por Montesquieu! El PSOE y Unidas Podemos se largan una trilería del quince para saltarse el bloqueo de la renovación y llenar de togas afines el Consejo del Poder Judicial, y la triderecha se pilla un rebote cósmico. Confieso que no acabo de decidir si me resulta más digno de despiporre la bribonada de los ahora socios de gobierno y residentes en Moncloa o la llantina descangallada de Casado, Arrimadas y Abascal. Lo echo a cara cruz, y me sale canto: al final, unos y otros, incluidos los respectivos palmeros y plañideros mediáticos, gastan un rostro de alabastro que les llega al suelo. ¿O es que acaso no sabemos que los papeles podrían estar cambiados y en este instante estaríamos en idéntica farsa?

Pues sí, pacientes lectores. No es difícil imaginar el pisfostio en Progrelandia si un PP con mayoría suficiente se hubiera liado la manta a la cabeza para cambiar a su conveniencia la malhadada ley y así partirse y repartirse los miembros del órgano de gobierno de los jueces bajo el pretexto de que el partido de enfrente no se aviene esta vez al intercambio de cromos, o sea, de juristas de la debida obediencia. Habría ardido Troya, y me atrevo a decir que con toda la razón del mundo, exactamente igual que ahora los que se encabritan son los de enfrente. Qué puñetera manía con las dobles varas.

6 comentarios en «Tus togas o las mías»

  1. A veces da la impresión de que los partidos políticos quieren manipular a los jueces y que los supremos y tal quieren manejar la política.
    Y claro, así está España. A pesar de ser una monarquía constitucional y un estado de derecho perfectos.
    ¡Qué raro!

  2. De todos modos…conociendo la soberbia y los humos que se gastan en muchos casos (habrá excepciones, claro) sus señorías togadas me extraña que se plieguen con tanta facilididad a esa obediencia.
    Me sorprende que no haya muchos más casos de jueces nombrados por unos que fallen o voten en fallos en contra de lo que esperan los que les nombraron.

  3. Esta claro que la ley actual es mala. Y está clarísimo que la pretendida reforma propugnada por la coalición social-podemita incide y ahonda en los aspectos más nefastos de la actual ley. Si sale adelante se habrá cumplido ¡por fin!
    lo enunciado en su momento por Afonso Guerra: ¡Montesquieu ha muerto! La separación de poderes en Hispanistan será una entelequia. Creo que he leído que el PNV, aunque, como el párroco de mi pueblo “no es muy partidario”, votará a favor de la reforma. Creo que se equivocará; ya se sabe, la ranita está muy a gusto en el puchero mientras el agua está tibia, y va cayendo alguna transferencia que otra, pero mucho me temo que el puchero va a ir tomando cada vez más temperatura y, los designios de Pedro y Pablo les llevan a doblar cada poco la apuesta para mantenerse en el poder. Y el poder en Euskadi pende de un hilo, o de un escaño. Veremos.

  4. En 2013, los demócratas tenían mayoría en el Senado de los EEUU. Una de las normas de entonces permitía a la minoría bloquear la nominación de jueces a nivel federal indefinidamente. Así que la mayoría (de mitad más uno) reformó esa norma para poder nombrar a quien quería.

    Por supuesto, cuando la mayoría ha sido republicana, han usado eso mismo para poder nombrar a jueces del tribunal supremo, pudiendo echar ahora atrás buena parte de lo conseguido durante las legislaturas de Obama.

    ¿Que «los otros» lo habrían hecho igual? Pues sí. Pero los «buenos» dispararon primero.

  5. estas actitudes no hacen mas que demostrar eso del estado de no derecho, ese estado no democratico en el que no existe division de poderes, y es que lo que esta clar es que estos «independientes» jueces tambien son politicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *