Actualizaciones: ¿Cómo, cuándo y por qué?

El Google I/O se acerca, momento tan bueno como otro cualquiera, para que Google haya decidido liberar las actualizaciones a Android 5.1.1 Lollipop, tanto las imágenes de fábrica como las OTA’s de las actualizaciones. Así que ahora los usuarios de Nexus están mirando su móvil cada cinco minutos, o menos, preguntando en todos los sitios si ha llegado ya la actualización.

De modo que, OTA es una de las siglas más repetidas en el mundo Androide en estas fechas, por eso hemos pensado que no estaría de más explicar qué es y cómo funciona.

En primer lugar, como seguramente ya sabéis, OTA es el acrónimo para Over The Air, es decir, «por el aire», y se refiere a aquellas actualizaciones que llegarán al terminal directamente mediante la conexión de datos del propio dispositivo.

OTA

Este es el aspecto que tiene una OTA en un terminal. Como veis, se trata una actualización del firmware del fabricante y, pese a lo que algunos creen, no te salta antes si estás dándole al botón de actualización como un loco cada cinco minutos.

El proceso es el siguiente: Google libera una actualización del Sistema Operativo, o el fabricante correspondiente tiene disponible su propia versión. En el momento que una nueva versión ha sido subida al servidor de actualizaciones, bien de Google o bien de cualquier fabricante, la actualización queda marcada de forma que se sepa cuál es la versión mínima de Android requerida para que la actualización sea factible.

Llegados a este punto os preguntaréis, ¿si todo el mundo ya la tiene, porqué a mí no me ha llegado aún? Bien, la clave está en ese «todo el mundo». El sistema de Google para liberar OTA’s es muy conocido: básicamente, no te va a servir de nada ni darle a actualizar cada cinco minutos, ni ningún otro truco que hay en la red.

Dan Morril, ingeniero de Google, nos lo explica con bastante claridad. Las OTA’s se lanzan por fases:

  • Primera fase (24 – 48 h): La actualización se manda al 1% de todos los terminales registrados, aleatoriamente, buscando avisos de fallos y comportamiento de la nueva versión.
  • Segunda fase: Si todo va bien, se va incrementando al 25%, 50%, 75% y 100% a lo largo de entre una y dos semanas.

¿Qué significa esos porcentajes? Muy fácil; si estamos en la etapa del 1%, significa que todos los terminales tienen un 1% de posibilidades de recibir el aviso de la OTA.

Nexus 4-KitKat

Pero ojo, si recibes el aviso y no lo aceptas, o bien se te envía, y tu terminal no está encendido, en ese caso pasarás a ser parte del siguiente lote. De esta forma, se trata de que el proceso sea escalonado y no sature los servidores.

Bien, supongamos que estamos en la siguiente oleada, y le das al botón de actualizar, esperando que haya suerte, si el Servidor de Google aún no te ha elegido, puede que adelantes el proceso unas horas, si ya te ha saltado, te tocará esperar al siguiente lote, por mucho que presiones ese botón una y otra vez.

Finalmente, un par de detalles, limpiar caché en la aplicación de Marcos de Servicio de Google no sólo no adelanta el proceso, sino que puede causarte más de un trastorno a tu terminal. Al hacerlo, Google da por hecho que tu terminal ha sufrido un reseteo de fábrica; y, lo que es peor, la funcionalidad GCM (Google Cloud Messenger) puede volverse loca.

¿Y por qué es eso tan malo? Por ejemplo, porque las notificaciones-push dependen de GCM. Imaginarlo: Gmail, Google Play, y montones de aplicaciones que usan GCM para las notificaciones, básicamente se volverán locas.

Y el segundo detalle: tener permisos «root» no te invalida para recibir la OTA, aunque esto no esté escrito en piedra. Puede que te llegue la OTA, y que no puedas instalarla, ya que al hacer «root» hayas modificado algún archivo del sistema. Lo mejor, si quieres OTA, es que todo esté original (Recovery, etc).

¿Conclusión? Si tienes un Nexus, tienes dos opciones para actualizar: OTA’s, lo que implica esperar y no desesperar, como mucho un par de semanas desde el lanzamiento, o bien, si eres de los que no espera a una OTA más de 24 horas, ADB y las imágenes de fábrica son la solución. En el caso del resto de terminales Android, y si no queréis modificar el terminal (root, desbloquear el bootloader …) sólo so queda esperar … y mucho más de dos semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *