La adicción a la telefonía móvil. Menores con o sin smartphone.

Está claro que la gran mayoría de la población, en mayor o menor medida, estamos enganchados a nuestro móvil. Tarde o temprano, esto es algo que no se puede controlar, ya que casi siempre acaba sucediendo.

Hoy en día un smartphone no nos ofrece lo mismo que un teléfono móvil hace unos años, ahora un smartphone, como la propia palabra en Inglés lo dice «smart» de inteligente y «phone» de teléfono, con lo que la parte inteligente es la que realmente nos tiene enganchados.

Muchos me veis por la calle y la pregunta que más me hacéis está relacionada con el tema de los peques y el uso de la telefonía móvil, por eso me he lanzado a escribir este artículo, para que muchas de las personas que no se atreven a preguntármelo, y otras muchas que no me ven por la calle debido a la distancia, aclaren por fin algunas de las dudas que rondan su cabeza.

¿A qué edad debo darle a mi hijo/a un smartphone?

Esta es la pregunta clave, y es que muchos expertos dicen que los 10-14 años es una edad «normal» a la que hoy en día a un joven se le da un teléfono móvil, pero no quiere decir que sea la edad recomendada.

La escusa «fácil» que los padres se ponen a sí mismos: «es por nuestro bien, nos sentimos seguros sabiendo que podemos saber con quién están, dónde están y mantenerles medianamente controlados«. Esto es algo que nos decimos a nosotros mismos, pero que no es real.

La tecnología existe para hacernos la vida más fácil, en teoría, y por ello existen relojes infantiles con localizador, de esta forma podremos saber dónde se encuentran los más pequeños de la casa. Si tu hijo/a es algo mayor para llevar esos «relojitos», puedes optar por comprarle un teléfono móvil, es bueno darles la opción de que puedan contactar con sus padres de forma rápida y fácil. Si, he dicho teléfono móvil, no smartphone.

El «pero» de los smartphones es la conectividad a Internet, eso es realmente lo que no debemos de dar a la ligera a los más pequeños de la casa. Una conexión a Internet te abre las puertas al mundo, a un mundo que a lo mejor con una edad comprendida entre los 10-14 años no están preparados.

Mi recomendación personal acerca de esto: darle un smartphone a un adolescente no tiene edad, sino los propios móviles vendrían con una edad mínima recomendada (como los juguetes), reside más en su interior, en su responsabilidad y en su forma de ser, pero yo personalmente creo que un menor de edad no «debería» tener un smartphone hasta los 16 años. Llamarme loco, pero lo pienso.

Al final, todos acabaremos enganchados, pero es como creer en Olentzero, Papá Noel y los Reyes Magos, contra más tarde lo sepamos más tiempo lo disfrutaremos.

Foto | Xataka

Publicado por

Erlantz Plaza

Me gusta la tecnología en general, pero si lleva Android como Sistema Operativo más. En Twitter soy @erlantzplaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *