¿Sabíais que el limonero puede dar frutos todo el año?

Los que tienen un limonero ya sabrán de sobra que la floración de este pequeño árbol de origen asiático puede abarcar casi todo el año.

Y es que a diferencia de otros arboles frutales, no tiene una fecha de floración concreta. Incluso si el clima y los cuidados son apropiados, pueden florecer a lo largo de todo el año. Aunque le gusta más la primavera, el otoño y el invierno. ¿No es una idea genial cultivar este pequeño árbol, de no más de cuatro metros de altura, en nuestros balcones, terrazas y jardines?

Es una maravilla la fragancia que desprenden los limones una vez recogidos del árbol. Y su aroma es mucho más intenso que el de las tiendas.

El limón, el único cítrico que se vuelve alcalino al ingerirlo.

Los beneficios de los limones son innumerables, tanto en nutrición, gastronomía como en estética.

De sobra es conocido su alto aporte de vitamina C, un poderoso antioxidante. Quizás lo que no sean tan conocidos son unos vegetales llamados «flavonoides» que contiene este cítrico. Estos compuestos tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Además es muy hidratante y digestivo. Y aunque sea un alimento ácido, su efecto en el organismo en «alcalinizante».

Aquí os dejo un pequeño vídeo de este pequeño gran árbol aromático.

En busca de dinosaurios en La Rioja

Por todos es conocido que La Rioja es tierra de vinos. Sus huertas, regadas por el Ebro, son también de sobra afamadas. Lo que quizás le pueda sorprender al viajero que arriba hasta este rincón, es que sus llanuras repletas de hortalizas y vino, peleen por tener protagonismo con las cordilleras que le redondean. La Rioja por su zona más meridional está rodeada de montes. El Sistema Ibérico con la Sierra de la Demanda riojana, donde los esquiadores hacen sus delicias en Valdezcaray los días de nieve. También los Picos de Urbión, la Sierra Cebollera, la Sierra de Cameros. La Rioja montañosa que linda con Soria es impresionante.

Las aguas del Cidacos emanan a cincuenta grados en Arnedillo.

Pero dejamos a un lado Cameros y prosiguiendo el camino hacia Soria, nos encontramos también con otro valle montañoso regado por el río Cidacos, es la comarca de Arnedo. Las aguas termales de Arnedillo son una pasada, no hay sensación más agradable que sumergir los pies en sus aguas termales calientes.

Y si esto nos hubiera sabido a poco, muy cerca se encuentra Enciso, a priori podría tratarse de otro preciosos pueblo de la zona enclavado en la roca. Pero,.. ¡no! Estamos en un lugar con increíble cantidad de pisadas de dinosaurio!

Un jardín tropical repleto de mariposas

No hace falta ir muy lejos para deleitarse con un auténtico jardín tropical. A escasa hora de Bilbao, en Santillana del Mar (Cantabria), se encuentra el Zoo y Parque Cuaternario de Santillana que alberga esta maravilla natural. Cuando te adentras en este espacio enseguida puedes sentir el contraste de temperatura, nada tiene que ver con el frío y húmedo clima de la cornisa cantábrica.

Un ecosistema ideal para las cientos de mariposas que revolotean en su interior. Es un lugar sin duda mágico. Sobre todo porque el visitante, también tiene la oportunidad de adentrarse en este jardín y sentir a estos lindos invertebrados revolotear por su cabeza.

La mariposa hoja, la monarca o las de alas transparentes; así más de 35 de especies viven y se crían aquí.

A continuación, un pequeño vídeo de este mágico lugar:

Este no es un zoo al uso, es un lugar levantado con cariño y pasión por José Ignacio Pardo de Santayana de la Hidalga, hijo de Gonzalo y María, mitad alavesa, mitad guipuzcoana. Cuenta en su biografía que de los veranos en Eskoriatza guarda recuerdos de cuando iba al río con su cazamariposas para abastecer el estanque del jardín. Sin duda un amante de los animales y la naturaleza que le llevo allá por 1977 a abrir este lugar donde hoy día sigue viviendo con su mujer, Maribel. Un zoo del que dice ellos son dos más de sus habitantes.

José Ignacio Pardo de Santayana de la Hidalga en su jardín tropical

Datos útiles para tu visita:

La dirección: Avda. del Zoo, 2 de Santillana del Mar, Cantabria. Si tienes un GPS las coordenadas geográficas son:

Latitud: 43º 22′ 58.53» N

Longitud: 4º 6′ 6.47» W

Contacto: 942818125

El otoño se despierta en la naturaleza

El otoño ya está aquí. Quizás sea en este comienzo del año cuando más poéticos e íntimos nos ponemos. Y es que cuando hablamos de la primavera se nos llena la boca de palabras como perfume, flores, alegría. El verano nos transporta a la playa, nos recuerda al sol, al bullicio de las terrazas. Y aunque el invierno sea otra estación de lluvia, nieve y frío, también es cierto que es momento de fiesta y alegría. Así que únicamente nos queda el otoño para la verdadera inspiración y momentos introspectivos, a la vez que melancólicos. También es cierto que el choque entre agosto y septiembre es enorme. Quizás sea hasta sano y normal sentir cierto desasosiego. Es un cambio importante que se produce en muy poco tiempo.

Atardecer en Getxo

Hay signos inequívocos de que aun sin mirar el calendario, nos descubren que ha llegado la tercera estación del año a nuestras vidas. Imposible no hablar de las hojas y sus tonalidades marrones. Es una señal muy clásica, pero a la vez de las más bonitas, por no decir, la más bonita. Todos los años nos enamoramos de las mil y una tonalidades de los árboles, tonos marrones, ocres, cobrizos.

Y por cierto, exceptuando casos necesarios, sigo sin entender que haya a personas que les pueda molestar las hojas caídas en el suelo. Son una hermosura y además crean un entorno perfecto para el desarrollo de la vida natural.

El comienzo de este otoño está siendo algo seco y la naturaleza se encuentra algo extraña pero ya se pueden ver arboles pintados de tonos otoñales en muchos puntos de nuestro territorio. Hierba cubierta de hojas caídas.

La flor más bonita del otoño

Y aunque el terreno este poco húmedo, han salido ya algunas flores de otoño como el resplandeciente y precioso “Colchicum autumnale” también conocido como Colquico, Narciso de Otoño o Azafrán Silvestre. Lo cierto es que vimos pocas flores, eran escasas y dispersas. Pero eso no le quitó belleza a las pocas que conseguimos vislumbrar.

A pesar de ser familia del azafrán de cultivo, esta bella flor tiene algo de toxicidad, por lo que el ganado no la come y así es más fácil encontrarla. Además de porque llama muchísimo la atención su color. Esta especie consigue unas tonalidades lilas increíbles a pesar de estar en otoño. Resalta entre el verde de los campos. La podemos encontrar sobre todo en los pastos de alta montaña y a los bordes de los caminos de altitud.

Sus hojas se mantienen durante todo el otoño, incluso en invierno, para morir en primavera, momento en que comenzará su letargo. Y es sin duda, también una de las señales más bonitas del comienzo del otoño.

Otra señal inequívoca es, desde luego, la falta de luz solar. Se hace el día más corto y nos recogemos antes en nuestros hogares,…. A no ser que nos pongamos las botas de monte, nos hagamos con una cesta y una makila y nos vayamos a pasar el día al monte para ir a por setas! No podía faltar otra de las imágenes típicas de esta estación, ¿verdad?

Mujeres y vino, amor a primera vista

Las mujeres siempre han sido claves en el mundo del campo, diría más bien, que han sido imprescindibles a lo largo de la historia. No obstante, su papel siempre ha estado relegado a un segundo plano, como un accesorio o como un complementario al trabajo del hombre. Aunque a lo largo de las ultimas décadas ha habido casos como el de las enólogas, que cada vez van tomando más terreno en el mundo del vino. Un claro ejemplo es el de Isabel Mijares (no hay bodega donde no se respete a esta veterana enóloga). Dicen algunas en el sector que el ser mujer ayuda a su labor en el arte de crear vinos, ya que al parecer la féminas tenemos un sentido del olfato más desarrollado que el de nuestros compañeros varones. No solo las mujeres están presentes en el arte de producir vino, también nos encontramos con bodegueras como Mercedes López de Heredia que ha sido nombrada bodeguera del año por el británico Tim Atkin, en su Master of Wine, es así como una biblia de los vinos. Su bodega de Haro tiene un larga y exitosa historia que ahora está ligada a esta incansable bodeguera.

En Euskadi también tenemos buenos ejemplos de bodegueras, como es el de Asun Eguren, que capitanea la Bodega Eguren Ugarte. Y que Agroviajeros TV tuvo el placer de entrevistar. Asun nos recibió con una sonrisa y nos enseñó su bodega familiar, situada en la milla de oro de Rioja Alavesa, en Paganos, Laguardia. Sus vinos pero también su infraestructura son un ejemplo de innovación y tradición a partes iguales. Son increíbles sus vistas pero también sus bodegas subterráneas. Pero sobre todo se me quedó el buen sabor de boca de sus vinos y de conocer a esta genial empresaria de imborrable sonrisa.

Teruel, montañosa y mudéjar

Si habría que describir su belleza en palabras, sería así, montañosa y mudéjar. Si hubiese que ponerle un sonido, sería, sin duda, el de los suspiros de los eternos amantes, y si habría que ponerle un olor, tendría que ser el de la leña calentando las brasas para cocinar su famoso ternasco, aunque rivalizaría con el olor de montaña que desprende, ya que se alza, orgullosa, a casi mil metros de altura.

Una parada en el camino hizo que volviera a sumergirme en Teruel, esta pequeña capital aragonesa de poco más de treinta cinco mil habitantes, un alto en el camino, casi obligatorio, si nos seduce el arte medieval y mudéjar y por supuesto, el buen comer.


Aquí os dejo un pequeño vídeo de mi breve recorrido por la ciudad de los eternos amantes.

Historia de los Amantes (Vía Fundación Amantes de Teruel)

En Teruel un joven llamado Juan Martínez de Marcilla, se enamoró de Segura, hija de Pedro Segura. El padre no tenía otra hija y era muy rico. Los jóvenes se amaban mucho, hasta el punto que se hablaron. El joven le dijo que la deseaba tomar por esposa, ella respondió que el deseo de ella era el mismo, pero que supiese que nunca lo haría sin que su padre y madre se lo mandasen. Entonces, él la quiso más. El era un buen joven, pero no tenía riquezas.
El joven dijo a la doncella que, como su padre tan sólo le despreciaba por la falta de dinero, que si ella lo quería esperar cinco años él iría a trabajar por mar y por tierra, donde poder ganar dinero. Ella se lo prometió.
Peleando contra los moros, ganó pasados cinco años cien mil sueldos, por mar y por tierra.
La doncella en este tiempo fue muy importunada por el padre para que tomase marido. Su respuesta era que había votado virginidad hasta que tuviese veinte años, diciendo que las mujeres no debían casar hasta que pudiesen y supiesen regir su casa. El padre como la amaba la quiso complacer.
Pasados los cinco años el padre le dijo: Hija, mi deseo es que tomes compañía. Ella, viendo que el plazo de los cinco años había pasado y no sabía nada del enamorado, dijo que lo haría. En seguida el padre la desposó y al poco tiempo se realizaron las bodas; y el otro llegó.
El enamorado se puso tras el lecho de su amada ya desposada y le dijo: bésame que me muero y ella repuso: No quiera Dios que yo falte a mi marido. Por la pasión de Jesucristo os suplico que busquéis a otra, que de mí no hagáis cuenta, pues si ha Dios no ha complacido, tampoco me complace a mí. El dijo otra vez: bésame que me muero; repuso ella: No quiero.
Entonces el cayó muerto. Ella, que lo veía como si fuera de día por la gran luz de la habitación, se puso a temblar y despertó al marido diciendo que roncaba tanto que le hacía sentir miedo, que le contase alguna cosa. Y él contó una burla. Ella dijo que quería contar otra. Y le contó lo ocurrido y de cómo con un suspiro Juan había muerto.
Dijo el marido: Oh! Malvada, y ¿Por qué no lo has besado? Repuso ella: por no faltar a mi marido. Ciertamente, dijo él, eres digna de alabanzas.
El, todo alterado, se levantó y no sabía qué hacer. Decía: Si las gentes saben que aquí ha muerto, dirán que yo lo he matado y seré puesto en gran apuro.
Acordaron esforzarse y lo llevaron a casa de su padre. Lo hicieron con gran afán y no fueron oídos por nadie…

A la joven le vino al pensamiento cuánto la quería Juan y de cuánto había hecho por ella, y que por no quererlo besar había muerto. Acordó ir a besarlo antes que lo enterrasen; se fue a la iglesia del señor san Pedro, que allí lo tenían. Las mujeres honradas se levantaron por ella. Ella no se preocupó de otra cosa más que de ir hacia el muerto. Le descubrió la cara apartando la mortaja, le besó tan fuerte que allí murió. Las gentes que venían que ella, que no era parienta, estaba así sobre el muerto, fueron para decirle que se quitase de allí pero vieron que estaba muerta. El marido contó a todos a los que había delante el caso según ella se lo había contado. Acordaron enterrarlos juntos en una sepultura.
Los actos que aquí se hicieron fueron muchos, aquí se ha puesto tan breve como veis.

(versión actualizada del Papel de Letra Antigua, fechable a finales del siglo XIV)

Como una cabra,… ¡de bueno!

Ya os he hablado en otras ocasiones de lo fanática que soy de la leche de cabra. Aunque las bebidas vegetales estén ganando terreno en los últimos años, la leche de caprino es también muy ligera y además aporta la fuerza necesaria para comenzar el día.

Aquí os dejo un pequeño vídeo, realizado gracias a las imágenes de Quesos Pajarete de Cadiz, empresa de elaboración artesanal. Que dadas las circunstancias actuales han sido muy bien venidas, ya que por fin he podido terminar el vídeo.