Querida Amazonia

Con estas letras voy a intentar exponer todo lo que siento por ti. Desde luego que me va a resultar complicado, porque mis sentimientos son tan fuertes que no tengo palabras. En medio de esta nube mental de sensaciones inexplicables, lo que sí sé y tengo claro, es que cuando tú no estás, es como si mi mundo se acabase; me siento rara, confusa, abrasada, me falta el aliento, me falta el aire, sin ti me ahogo.

En cambio, tú sola presencia hace que me sienta viva, fresca, con ganas de comerme el mundo, me das fuerza, me das alegría, ¡me das vida! Eres como una bocanada de aire fresco en la mitad de un infierno de calor, como un manantial de agua fresca en un tórrido día de agosto.

Lo que siento por ti no es amor, no es admiración, tampoco es esa sensación de seguridad que me aportas, ni tampoco la prosperidad y la riqueza que me proporcionas; es mucho más que todo eso, es una total y desesperada dependencia hacia ti.

Por eso necesito urgentemente que vuelvas a mi vida, a ser parte de mi día a día, que seas parte de mi mundo. De mi mundo y el de todos. Por favor querida Amazonia resurge de las llamas y no dejes que las personas corrompidas de corazón que te alejaron de nosotros, te acaben por destruir del todo.

La Amazonía, el pulmón de la tierra, en datos:

  • Es el bosque tropical más grande del mundo, con una superficie de 5,5 millones de kilómetros cuadrados y se extiende por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. Alrededor del 60% está en Brasil.
  • Absorbe más CO2 del que emite y libera oxígeno, además de almacenar de 90.000 a 140.000 millones de toneladas de CO2, lo que ayuda a regular el calentamiento global, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).
  • 2,1 millones de kilómetros cuadrados son zonas protegidas. Una cuarta parte de las especies de la Tierra se encuentran allí, es decir, 30.000 tipos de plantas, 2.500 especies de peces, 1.500 de aves, 500 de mamíferos, 550 de reptiles y 2,5 millones de insectos, según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA).
  • Proporciona el 20% del agua dulce no congelada de la Tierra.
  • Más de 420 tribus viven en ella, de las cuales alrededor de 60 viven en total aislamiento, según la OTCA. Los indios del Amazonas hablan 86 lenguas y 650 dialectos.

 

Pixabay

A Loiola por San Inazio

¡Qué no se ha escrito ya de San Inazio! Es un referente en todas partes del mundo, en Roma, en la mismísima basílica de San Pedro del Vaticano, tiene un lugar privilegiado. Para conocer mejor a este vasco universal, fundador de la Compañía de Jesús, lo mejor es acercarse al barrio de Loiola de Azpeitia. Un paseo por el valle que lo vio nacer, además de ser muy bonito, es realmente educativo. Resulta increíble que de este pequeño rincón de Euskadi, regado por el río Urola, surgiese una de las personas más influyente de los últimos siglos. Y más interesante es aún si cabe, ahora. Durante cuatro días Azpeitia se pone sus mejores galas para celebrar sus «saninaziuyek». Celebración que atrae a miles de personas por sus fiestas y sus solemnes celebraciones religiosas.


La Casa Natal de Iñigo de Loiola

Dentro del Conjunto arquitectónico del Santuario se encuentra la antigua casa solar de los Oñatz y Loiola, es el corazón y el alma del Santuario. Una auténtica fortaleza de piedra alzada a finales del siglo XIV por el tatarabuelo de Iñigo de Loiola, Beltrán Ibañez de Loyola.

Foto: Urola Turismo

En 1460 la casa vivió una reconstrucción que le dio un aire más palaciego, con ladrillo en la parte superior y un estilo mudéjar. Entre las habitaciones destaca la Capilla de la Conversión, lugar donde Iñigo superó sus famosas operaciones y riesgo de muerte que le llevo a cambiar de vida. Aquí entró como Iñigo y salió como Ignacio. 

La basílica

La basílica se alza ceremoniosa en este pequeño valle, desde lejos nos recuerda que estamos en la tierra de un beatíficado. Se realizó con bloques de piedra del mismísimo Izarraitz y fue inaugurado tal día como hoy de hace casi trescientos años.

Lo que más llama la atención del conjunto edificado por el italiano Carlo María Fontana, discípulo de Bernini, es, sin duda la cúpula con sus 65 metros de altura y 20 de diámetro. Es de estilo barroco como todo el edificio. Por fuera es majestuoso y por dentro sorprenden sus detalles y ornamentos.


Horario Conjunto Santuario:

Todos los días del año: de 10:00 a 12:30 y de 15:30 a 18:15.

Museo del Ferrocarril y Vía Verde de Urola

Otra de las cosas interesantes si visitamos Azpeitia, sobre todo, si somos amantes de la bici, es la Vía Verde del Urola que discurre por las antiguas vías del tren que unía Zumarraga y Zumaia. Pero antes de adentrarnos en esta maravilla natural, podremos pararnos en el Museo Vasco del Ferrocarril de Azpeitia. Y si lo hacemos entre los meses de abril y noviembre mejor aún porque además de poder conocer las historia ferroviaria de Euskadi nos podremos deleitar con un paseo en una antiguo tren de vapor.

HORARIO DEL MUSEO: 

Martes a sábado: 10:30 a 14:00 y 16:00 a 19:30Domingos y festivos (excepto lunes): 10:30 a 14:00

SALIDAS TREN DE VAPOR:

Desde Semana Santa hasta el 3 de noviembre, el horario es el siguiente: Sábados: 12:30 y 18:00 Domingos y festivos (excepto lunes)

Gora saninaziyuek!

Cuenta atrás para la temporada de avistamiento de cetáceos

Ya queda poco para que comience la temporada de avistamiento de cetáceos. Como todos los años Verballenas.com tiene programadas salidas para los próximos meses de verano, comienzan en julio y finalizan en octubre. Las plazas se van agotando. Y no me extra la experiencia es increíble. Aquí os dejo de cuando Agroviajeros soltó amarras y se fue con Gorka Ocio (Verballenas.com) en busca de cetáceos. Junto a su tripulación, salimos del Puerto de Santurtzi y nos adentramos en el Cantábrico para encontrarnos con una ballena. También jugamos con decenas de delfines. Aquí os dejo nuestra increíble experiencia.

Si te quieres echar a la mar con ellos, como hicimos nosotros, sólo tienes que enviar un mensaje a info@verballenas.com indicándoles el día elegido y, tras confirmar la disponibilidad de plazas, te remitirán la información necesaria para formalizar las reservas

Yo me paso a la leche de cabra

Aunque lleva muchos años entre nosotros, esta leche está en los últimos años atrayendo a muchos estómagos sensibles. Yo la probé hace algún tiempo, pero no había vuelto a tenerla presente hasta hace pocas semanas.

Las cabras tienen la reputación de ser muy inteligentes y curiosas. Además son unas fantásticas trepadoras.

Cuando digo que lleva muchos años siendo parte de nuestra dieta, me quedo corta. ¡La cabra lleva milenios entre nosotros! Se dice que su leche es parte de nuestra dieta desde el octavo milenio a. C. De hecho, aseguran que es el primer animal que fue domesticado por el ser humano. Hipócrates de Quios, matemático, geómetra y astrónomo griego, recomendaba su consumo. Hoy día más de la mitad de la población mundial la toma. La India, país donde más se bebe, llegó a tener en 2010, ciento veinticuatro millones de cabras. Y aunque ya no la incluyamos, ha sido pilar importante dentro de la dieta mediterránea. Hoy día donde más se produce dentro de Europa es en Francia, sobre todo para elaborar quesos a partir de esta leche.

Esta cabra es, sin duda, la inquilina más simpática del caserío Alluitz Natura (Abadiño)

Mi madre nos suele contar que cuando era pequeña y pasaba temporadas en la pequeña localidad alavesa de Tuesta, le daban leche de cabra para desayunar, siempre se aquejaba del estómago y no podía con la leche que tomaba en casa, en cambio la de Tuesta le sentaba de maravilla. Seguramente sería de la raza autóctona, y es que en Euskadi tenemos una propia ¡qué sorpresa! es la Azpigorri. Como su nombre indica tiene la parte de abajo de la barriga rojiza. Algunos ganaderos vascos están haciendo grandes esfuerzos para recuperarla. ¡Todo mi apoyo!

www.azpigorri.com

Razas aparte, los especialistas se están dando cuenta que es una muy buena alternativa, tanto para la alimentación de los niños como de los adultos. ¿Y cuál es su secreto? Pues que su leche es más parecida a la nuestra, a la leche materna, que la de vaca.

Pixabay

Al principio tendemos a pensar que como su sabor es algo más fuerte, también va a tener más grasas y que va a ser más complicada de digerir. ¡Nada más lejos de la realidad! De hecho, la grasa de la leche de cabra es más digestiva que la de la vaca. Y eso es debido a que sus partículas son más pequeñas, por tanto, no obstruyen el aparato digestivo y son absorbidas mucho más fácil por nuestras enzimas. No hace falta renunciar a la leche si te cae mal, antes te invito a que pruebes la de cabra.

Otro dato importante es que sus niveles de caseína (proteína de la leche) son mucho más bajos que en la de vaca. Cada vez son más las personas que no toleran bien esta proteína, yo incluida. Pero ¡cuidado! porque para los alérgicos a ella, esta leche no es una alternativa, ya que aunque muy poco, contiene caseína. También sus niveles de lactosa son más bajos.

Pixabay

No hace falta tener alergia o intolerancia, cualquiera que decida tomarla notará que le sienta mucho mejor. De hecho, crea menos mucosidad que la de vaca y algunos aseguran que no solo es más fácil de digerir, sino que además tiene efectos antiflamatorios en el aparato digestivo.

Aunque su aporte de grasa es más o menos parecido que en la de vaca, lo que la diferencia, es que la de la cabra contiene más ácidos grasos esenciales omega 6 y omega 3.

Para mí el simple hecho de que sea más parecida a la humana, hace que me anime a probarla. Tanto es así su parecido que se ha colado en la alimentación infantil. Desde el año 2014, se permite comercializar leche de lactantes a base de leche de cabra. Nosotros la hemos probado para nuestro peque y le va de maravilla. Algunos inconvenientes, que tiene poco ácido fólico, por eso los fabricantes lo añaden en los preparados.

Esta marca es una de tantas que hay en el mercado.

Si os animáis a probarla, os aconsejo que lo hagáis si es posible de producción ecológica.


¿Cómo se ha formado «Gabriel»?

A los que nos gusta la naturaleza, casi siempre también solemos sentir fascinación por el tiempo y sus oscilaciones. Además, cada vez es más habitual que la terminología meteorológica se cuele en nuestras conversaciones. Creo que a nadie se le ha escapado que estamos en plena ciclogénesis explosiva. «Gabriel» ha llegado y se ha hecho notar. Pero, ¿realmente sabemos qué es y por qué se forma la ciclogénesis? Yo tenía cierta idea, pero no sabía lo que era en profundidad, así que me he dispuesto a averiguarlo y a contároslo.

Que trae consigo mucho viento y lluvia es evidente, solo hay que salir a la calle y en menos de diez segundos ya tienes la sensación de salir volando. Incluso dentro de casa, parece que el mundo ahí fuera está a punto de romperse en mil pedazos. Las ventanas de mi casa parecen recibir bofetadas de cuando en cuando.  De hecho, estamos en alerta naranja por vientos, ¡así que mucho cuidado!

Arrigunaga donde el viento se ha hecho notar.

A esta forma de borrasca se la distingue del resto por el espacio de tiempo en la que se forma, ya que a diferencia de una habitual, se crea de manera súbita y violenta. ¡Y vaya que si se le nota! De hecho, el significado etimológico, dice lo siguiente: ciclo = borrasca, génesis = origen, explosiva = rápida. Esto hace que nos topemos con vientos muy fuertes que pueden alcanzar incluso los 100 km/hora. En algunos puntos de Bizkaia, como en Karrantza, con “Gabriel” se han alcanzado nada más y nada menos que los 142,9 km/hora. Un dato que no hay que desdeñar, ya que es a partir de 120 kilómetros, cuando se suele considerar una racha huracanada.

Vientos que vienen acompañados de fuertes lluvias que en cotas altas traen granizo y fuertes nevadas.

¿Pero qué hace que se forme una borrasca tan virulenta? La culpa la tienen los frentes de aire cálido que chocan con los muy fríos. Esto hace que se cree una fuerte bajada de presión, y como resultado tenemos esta bomba meteorológica. Las ciclogénesis explosivas suceden con frecuencia en el Atlántico y Pacífico.

Una bomba que está afectándonos de lleno a la costa cantábrica. Las olas en algunos puntos pueden llegar a alcanzar hasta los 8 metros de altura.

 

Así que mucho ojo, que por lo que parece esta primera ciclogénesis explosiva del 2019, con nombre de ángel, va a estar entre nosotros unas horas más en forma de viento, olas, lluvia, granizo e incluso nieve.

Urte berri on o feliz nuevo ciclo del agua

Me ha llegado a través de WhatApp un enlace que, además de interesante, resulta muy bonito para poner en práctica esta noche. Se trata del artículo de Mikel Burgui respecto a cómo se celebraba antaño la Nochevieja en algunos valles de Navarra. Tal y como él propone, sería una tradición que se podría recuperar como se hizo con el Olentzero. Que lo de dar la bienvenida con las uvas no es una tradición muy antigua por estos lares, era de suponer. Lo que quizás muchos no sabíais es que en algunos pueblos de Navarra se mantuvo una tradición antiquísma para dar la bienvenida al año; la del ur berria (el agua nueva).

Fuente de Urdiain. Foto: http://patximendiburu.blogspot.com/2017/01/urdiain-ur-goiena-ur-barrena-letra-y.html

En los valles de Baztan, Basaburua, Goñi, Imoz, Larraun, Burunda y Arakil se acercaban a la fuentes del pueblo y tras sonar las doce campanadas que marcaban el fin del año, los mozos de los pueblos llenaban sus jarras con esa agua nueva que acababa de emanar en el año que comenzaba. Con las jarras repletas de agua nueva iban ofreciendo de puerta en puerta la dádiva por todo el pueblo a cambio de obsequios. Pero no en cualquier orden; primero iba el cura, después el alcalde, y a continuación el resto de los vecinos. Todo ello mientras cantaban una copla, la de Ur goiena, ur barrenaEn Urdiain aún se sigue haciendo este bonito ritual.

Una adaptación de Ur goiena, ur barrena de Olatz Zugasti:

Y es que según los antiguos el cielo era un techo repleto de agua de dónde provenía la lluvia (ur goiena) y el agua de las fuentes y manantiales procedían de unos depósitos que había bajo tierra (ur barrena). Según nos cuenta Burgui, la palabra urte (año) haría referencia al ciclo de agua. No sé vosotros, pero yo daré la bienvenida al año con un vaso de agua.

Aquí os dejo un fragmento del documental «Navarra cuatro estaciones» del brillante de Julio Caro Baroja donde se ve todo el ritual. ¡Una auténtica joya!

¡Urte berri on o feliz inicio de ciclo del agua!

Cocinando un nuevo Agroviajeros TV. ¿¿Donde iremos?? ¿Montaña o mar? jajajaja www.agroviajeros.com

Posted by Agroviajeros on Friday, June 9, 2017