Tras los pasos de Castelao

Viernes 1 de marzo de 2024

Informé ayer del primer día de la visita de la dirección del Partido Galleguista en Euzkadi. El jueves fue el segundo día y comenzó el periplo yendo a Donibane Lohizune a depositar un ramo de flores ante la tumba del Lehendakari Aguirre, gran amigo de Castelao. Fue un gran detalle de la dirección gallega. Les atendió Iñaki Ibarloza, que les dijo. ”Solo se euskera y francés. Ni papa de castellano”. Pero se entendieron. Y fue emotivo.

El siguiente paso fue acudir a la Casa de Juntas de Gernika donde la presidenta Ana Otadui se volcó y estuvo muy atenta enseñando las instalaciones y pidiéndoles firmaran en el libro de honor de la Institución que tenía una dedicatoria y firma de Castelao cuando estuvo en 1932 en el nacimiento de Galeuzka y obsequiándoles con una lámina del “Besamanos a Fernando el Católico por los vizcaínos en 1476”, donde hizo hincapié en que era la primera vez en la historia del arte europeo en que las mujeres se hacían visibles, aunque fuese simbólicamente, en la representación política. El presidente del partido Galleguista, Xose Manuel Suarez, debajo del Árbol utilizó el símil de la bellota cuya semilla da vida a un Árbol que como decía Iparraguirre, da frutos por el mundo.

Le dije a la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui,  el lugar donde eligió Jorge Oteiza para poner su placa dedicada a Gernika con la madre y su hijo muerto en brazos. La hizo en Colombia para la plaza Gernika y la trajo Patxi Abrisketa, que la donó para ese lugar. No se puso en aquel momento y estuvo arrumbada en el desván. Actualmente la placa está en la sala de Comisiones en la sede de Juntas Generales de Bilbao. Una pena pues tendría mayor visibilidad junto al Árbol que fue el lugar elegido por  Oteiza.

Comimos en Sabin Etxea y el EBB, Mireia Zarate y Mikel Burzako les atendieron y escucharon sus propuestas, análisis y comentarios. Se incorporaron posteriormente Jokin Bildarratz y Pepe Casal que había sido Presidente de la casa de Galicia y es en la actualidad presidente del Partido Galleguista de Euskadi, promotor del día de Galiza en Euzkadi  y candidato 4 de la candidatura “La  Europa de los Pueblos “con el PNV en 1987. Urkullu estaba en el puesto 17.

Cerramos su estancia aquí tras esta reunión y un café en el Iruña. Se cumplió todo el programa con visitas a los cementerios de Estella y San Juan de Luz y entrevistas con el Lehendakari, película en la Fundación Sabino Arana, sobre Castelao y visita a Gernika y entrevista con el EBB, todo gracias al gran animador del viaje, Chesqui, entusiasta y muy eficaz secretario general que programó la visita y estuvo al quite en todo detalle.

Misión cumplida y muy bien cumplida. Galicia tiene en Euzkadi una considerable presencia de 70.000 gallegos, completamente integrados y siendo queridos y respetados y este viaje del histórico partido galleguista ha servido para reverdecer viejos e importantes recuerdos simbólicos. Ojala este partido Galleguista encuentre de nuevo su lugar como lo encontró en 1931 cuando lo fundó Castelao.

El Partido Gallegista nos visita

Jueves 29 de febrero de 2024

Al Partido galleguista lo fundó Alfonso R. Castelao en 1931. Es pues el partido histórico de Galiza. Tras el fallecimiento en su exilio de Buenos Aires  en 1950 y las pugnas del inicio de la transición no ocupó el espacio que le hubiera correspondido que es el espacio ideológico y nacionalista  del PNV. Hoy, la sigla existe, así como una Fundación y personas de bien que no desean que   todo ese acerbo político y cultural desaparezca y tratan que la figura de Castelao sea reconocida en el parlamento gallego como la figura nacional gallega. De hecho sus restos se trajeron de Buenos Aires y están enterrado en el Panteón de Galegos Ilustres en Santo Domingo de Bonoval. Recuerdo como hace mucho, con Uzturre y quien esto escribe, ante la imposibilidad de que nos dejaran poner unas flores ante su tumba, las colocamos a la puerta del Panteón.

Desde Galicia llegaron el martes el presidente del Partido Galeguista Xesús  Manuel Suarez, su secretario general Francisco López “Chesqui”, Xan Leira productor y realizador de la película Castelao que vimos a la tarde en la Fundación, Dieter Moure  ex presidente de la Ceoe en Galicia, la profesora de románico, Ana María Franco Santiago y Pepe Casal, Presidente del Partido Galleguista de Euskadi.

Por eso, este miércoles a las 10 en Lehendakaritza nos recibió el Lehendakari Urkullu. Chesqui le dio el pésame, ante el fallecimiento de su ama y le leyó una poesía de Rosalía de Castro. El Lehendakari recordó su primer viaje a Galicia en 1980 siendo miembro de EGI y tuvo la amabilidad de enseñarles el palacio de Ajuria Enea, que conozco bien pues trabajé allí en 1983 ocupándome de la  Acción Exterior del Lehendakari. La  buena mano de la jefa de gabinete del Lehendakari, Miren y el interés del Lehendakari por anclar esa casa en la historia han hecho de  aquel recinto un lugar muy bien decorado donde esos recuerdos están en todas partes. Da gusto.

De allí fuimos a Lizarra y en la puerta del cementerio nos esperaba el presidente de la Junta Municipal Richard Gómez de Segura, Larraitz, y la parlamentaria Blanca Regulez. Depositamos unas flores ante la tumba de Don Manuel y dirigimos unas palabras. Es muy meritorio que desde Galicia pidieran recordar y reconocer a Don Manuel como el gran amigo de Castelao y uno de los motores de Galeuzka. Comimos en el batzoki, recomiendo su torrija, y en la misma nos acompañó Pablo Ezkurra Director General de Comercio y Consumo del Gobierno navarro y antiguo  concejal en Lizarra. De allí y aguantando un día de perros, frío y lluvia, proyección de la película de Castelao, trabajo de Xan Leira que fue quien logró se tradujera al gallego mi libro Castelao y los Vascos. La película es muy emocionante y gustó mucho. Son 26 entrevistas de personas que conocieron a Castelao y hablaban sobre él así como de su vida de líder y exilio en Nueva York, Cuba y Buenos Aires. Recordé como Don Manuel Irujo organizó en la delegación del Gobierno Vasco en Paris en la sede de la Av. Marceau un gran acto de reconocimiento del trabajo del líder galleguista por todos los exiliados republicanos, gallegos, vascos y catalanes.

La militancia para sacar adelante las cosas

Miércoles 28 de febrero de 2024

Hoy, 28 de febrero, se cumplen cinco años del fallecimiento de Xabier Arzalluz, quien fuera diputado y presidente del EBB en momentos claves de nuestra reciente historia.

La fotografía que ilustra estas letras es del 15 de junio de 1977. Eran las primeras elecciones y ahí está Arzalluz haciendo cola en la calle Tiboli para entrar a votar en las Escuelas. Lleva orgulloso el periódico Deia de forma visible. Este día es bueno recordarle y contar aquella gesta de sacar un periódico en cuatro meses y venciendo todas las resistencias. DEIA fue  una de sus muchas realizaciones.

Muerto Franco en 1975, Juan Ajuriaguerra  y Xabier Arzalluz tenían claro que nada podía hacer el nacionalismo sin una prensa propia, por eso, desde el mismo día del fallecimiento del dictador comenzamos a estar presente, clandestinamente, con una hojita, a la que poníamos el nombre  “Euzkadi” que nos iba sirviendo para informar y crear organización en ese incipiente trabajo democrático de ir creando una tela de araña que se convirtiera en el armazón que todo partido debe tener para discutir sus cosas, aprobar sus políticas y lanzar a sus gentes.

En 1976, nos detuvo la policía en la calle Egaña de Bilbao a Bingen Zubiri, Joseba Goikoetxea y a mí cuando elaborábamos uno de esos “Euzkadi”s llamando al “Aberri Eguna” de Iruña y a la condena del secuestro de Ángel Berazadi, empresario gipuzkoano, secuestrado, y, posteriormente asesinado por ETA. Con aquel asesinato  lograron que no se celebrara un Aberri Eguna mayoritario con vocación  de gran pulso a los restos de la dictadura mientras dejaban  a una familia desolada. Gran hazaña.

A raíz de ese hecho comenzamos a editar la publicación Euzkadi en la imprenta Axular de Donibane Lohizune y, ya, en el interior a partir de octubre de ese año 76. Pero había que dar un salto cualitativo pues Suárez comenzó a ensanchar las avenidas de la libertad de expresión. En reunión del nuevo Bizkai Buru Batzar ,elegido en febrero de 1977, con Ajuriaguerra y Arzalluz formando parte, se decidió dar ese salto y trabajar para poner en el mercado un diario de partido, a la imagen de aquel exitoso “Euzkadi” de la República. Pero como este tipo de aventuras periodísticas no se pueden hacer sin medios, se le encargó a Sabin Zubiri que trabajara en dos iniciativas. La de los sablazos a gentes que tenían bastantes  duros y a los nacionalistas de alpargata porque se quería involucrar a mucha gente en esta iniciativa, así como a las comunidades de Venezuela, Argentina, México y Laburdi.

Para lo primero Xabier Arzalluz, Luís M. Retolaza, Mitxel Unzueta, José Elorriaga y alguno más te invitaban a comer y en los postres pasaban la txapela.Se hacía en el restaurante Balliak de la Alameda de Rekalde. También estaba Sabin Zubiri, entonces con 56 pletóricos años pasándote esa minuta. En febrero ya tenía nueve millones de pesetas, en marzo veintidós, en abril y mayo cuarenta y siete y casi en junio, cincuenta y nueve. Pero hacían, falta otros cuarenta y Sabin con su gabardina de inspector Gadget se fue al Banco Vizcaya y pidió un crédito de cuarenta millones y, entonces, como ya se olía  que íbamos a tener cierto poder nos lo dieron sin problemas, aunque luego, nos lo cobraron íntegramente.

Pero había que montar una empresa desde la nada, pues todo nos lo habían robado. Local, rotativa, personal, periodistas, chóferes, repartidores, en definitiva todo un tinglado muy minucioso y de eso se ocupó el tractor Gorordo con Iñaki Etxeberria, Ignacio Nolte, Arrieta y Koldo Anasagasti. A éste le pidieron buscara un teletipo como fuera. Entonces no había ni fax, ni ordenador, ni móviles. Y lo consiguió en la naviera de Ramón Sota.  También le tocó contratar al personal que se ofrecía para todo, colaboradores, trabajadores, en definitiva había colas. Era lo nuevo, era el futuro. Decir también que paralelamente un grupo de personas nucleado alrededor de Jose Luis Elkoro recaudaba fondos para editar EGIN que salió a la calle en septiembre de ese año. Xabier Arzalluz redactó una nota para que quedase claro que DEIA y EGIN eran proyectos distintos.

Fui con Gorordo a Iruña, a plantearle la dirección del periódico a Mirentxu Purroy. Era entonces la exitosa directora de “Punto y Hora de Euskal Herria”. Nos dijo que no podía. Cuando salimos de la reunión nos había llevado la grúa el coche. ”¡Vaya!” nos dijimos. “Sin directora y sin coche”. Propuse en el BBB a Ignacio Iriarte, director de la Hoja del Lunes de Bilbao como director de Deia. Sabía éste lo que era un periódico, ya que lo dirigía semanalmente. Le conocía de la entrega de los comunicados que redactábamos. Comimos con él en una cafetería de la calle Colón de Larreategui. No nos dijo que no, tampoco que sí pero al final aceptó. El nombre del medio fue elegido en una reunión del BBB. Todos los burukides nos pusimos a dar nombres. Juan José Pujana tomaba nota. Todavía tengo la hoja con esos nombres.

Propuse el de “Euzko Deya”. Era el nombre de las publicaciones que el Gobierno Vasco editaba en Argentina, México y Paris durante el exilio. La agencia Aurman le quitó lo de Euzko y se quedó en Deia. Corto y eufónico. El creativo de esta agencia, Enrique Ibabe propuso como logotipo el de un heraldo con su cuerno. Lo sacó de una kutxa del Museo San Telmo. Lo de “Gure Lurraren Deia”, lo puso la agencia. Pero resultó que el nombre de “Euzko Deya” lo tenía registrado Martín Retana. Le dijimos a su primo Marcos Vizcaya que nos lo gestionara. Lo hizo. Retana, cedió el nombre.

Había mucho entusiasmo pero también mucha incertidumbre. No se sabía en aquellos momentos lo que  era el PNV y que fuerza tenía por detrás, y tampoco se tenía permiso del Ministerio de Información y Turismo para salir a la calle. Karmelo Renobales se empleó a fondo. Logró una entrevista con el ministro Reguera Guajardo. Le dijo al ministro de la UCD  que no había que dejarle el campo libre al PSOE. Y dieron ese permiso siete días antes de aquellas primeras elecciones democráticas del 15 de junio de 1977. Y salió. Había que ver las caras de aquellos veteranos viendo a la rotativa escupir los primeros Deias. Cuarenta años de silencio se rompían. Aquello era suyo. Muy suyo.

Luego se decidió que el periódico no podía ser de partido. Que los tiempos habían cambiado y la prensa de partido había pasado a la historia. Que había que hacer un periódico abierto, nacionalista, transversal, que abarcara desde el autonomismo al independentismo y que tratara temas sociales, recuperara la historia de aquellos años de silencio y manipulación y  que se explicara lo que se estaba haciendo. Lamenté   que no se complementara con un Euzkadi de batalla, con una audaz prensa de partido. No se consideró oportuno, para no establecer una competencia, aunque el Euzkadi se convirtió en revista.

Contra Deia conspiran hoy las redes e internet y la flojera nacionalista de  comprarlo solo los fines de semana o no comprarlo. Gravísimo error. Se debería hacer una campaña como la de hace 47 años. A pesar de todo aquí está DEIA, 47 años después. Si del Athletic decía la revista el L´Equipe que es un caso único en el mundo, Deia no le va a la zaga. Sin Murdoch, Prisa Vocentos, Recoletos y Copes por detrás, resistir 47 años los embates de la política española y vasca y seguir estando cada día en los kioscos, no deja de ser un milagro que ojalá siga otros 47 más, pero sabiendo  que hubo en 1977 una serie de quijotes que recogiendo la herencia de  Sabino Arana, seguían  creyendo que la prensa es la artillería del pensamiento. Y, en el caso de Deia, del pensamiento nacionalista democrático al servicio de toda la sociedad. Por eso creo es casi una obligación adquirirlo, y hoy recordar a Xabier Arzalluz, uno de sus promotores.