Nunca el PNV ha gestionado Medio Ambiente.

Jueves 20 de febrero de 2020

Explico este titular.

De 1980 a 1986, año de la ruptura del EAJ-PNV, el Gobierno Vasco fue monocolor y el Consejero de Política Territorial Javier Lasagabaster tenía en su Departamento una Viceconsejería dedicada al Medio Ambiente cuyo titular fue Maren Leizaola y posteriormente Néstor Goikoetxea, los dos desgraciadamente fallecidos.

En ese tiempo el problema de los residuos existía y una delegación de alcaldes y de técnicos viajaron a Suiza para estudiar como trataban la eliminación de los residuos industriales. Se pegaron el maratón de viajar en autobús  y vieron como en aquel país resolvían una cuestión de la importancia de las distintas basuras. El viaje fue una auténtica matada.

Al llegar quisieron hacer el proyecto en el municipio alavés de Lantarón. HB lo impidió. Los del NO metieron miedo a la población. La alcaldesa de Orduña, la Sra. Barañano, del PNV, ofreció hacerlo en el municipio que gestionaba. No se hizo.

A partir de 1986 los gobiernos en Euzkadi han sido de coalición con el PSE, con EA y EE y la cartera de Medio Ambiente la han tenido estos partidos, nunca el PNV Por eso soy radical en el titular. El EAJ-PNV no ha detentado la gestión del Medio Ambiente, nunca.

Bien es verdad que los Lehendakaris Ardanza, Ibarretxe y Urkullu han sido del PNV, no Patxi López, pero la gestión como tal del Medio Ambiente ha sido del PSE, EA y EE.

Digo esto al leer titulares que hablan de las basuras del PNV, la ruptura del Oasis vasco y otras lindezas que nada tienen que ver con la realidad.

Aquí no ha habido un debate serio en relación con los residuos por culpa de ETA,ya en su día que ya cerró Lemoniz y con Bildu después que no tienen más plan que el rechazado Puerta a Puerta que los mandó a la oposición por la manera como lo implementaron.

Estas cosas hay que decirlas.

Es verdad que las Diputaciones, es decir los municipios, tienen competencias en los residuos domésticos, y ahí si el EAJ-PNV ha gestionado y muy bien sus competencias.

El año 1996 comenzó en Gernika con un debate monográfico, el tercero en la historia sobre el Plan Integral de Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos. El telón de fondo era lo que se hacía en Europa.

Si por Bildu fuera no existirían las Incineradoras de Artigas, Zabalgarbi, ni la de Zubieta en Gipuzkoa. Ya se ocupó ETA y Bildu de echar basura y arrojar miedo sobre la combustión del vertedero de Zaldibar  diciendo tremebundeces  en relación con las dioxinas y furanos, cosa que en el caso de Zabalgarbi, no se ha producido nunca la menor contaminación. Pero ETA estuvo a punto de atentar contra el proyecto  Zabalgarbi y ya vimos lo que hizo Bildu cuando gobernó. La Diputación de Gipuzkoa. Rechazar lo aprobado en Juntas Generales que ha sido retomado por la coalición PNV-PSE y pronto estará a pleno rendimiento. Es decir, solucionando problemas, no como ellos que no hacen más que crearlos, meter miedo a la  gente y, como dice un amigo, no saber coordinar los conceptos de tecnología y progreso que no es más que una muestra del vacío ideológico y práctico que tienen. Eso no quita para que la gestión del vertedero de Zaldibar sea muy mejorable y eso lo veremos en la auditoría anunciada, sin contar con la gestión de la crisis y la de su comunicación muy deficiente. Y todo eso al final lo paga el líder.

¿Por qué hay que abordar todo esto en serio como en serio se abordó construir Zabalgarbi en plena acción de ETA?.

Porque son directivas europeas. La política del PNV son las directivas europeas. Las de Bildu, sembrar el miedo o sembrar bolsas de basuras y pintadas  en los batzokis.

Zabalgarbi y Zubieta las ha impulsado el PNV en el ámbito de su competencia municipal gobernando en coalición. El tema de los residuos industriales no ha sido asumido en serio  por el PSE, EA y EE, no por falta de voluntad sino por la demagogia  y el temor a  una IA que lo único que hace es sembrar el miedo en la población. Es lo único que sabe hacer.

Decía Begoña Jiménez, investigadora científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y experta en contaminantes como las dioxinas y furanos que  los niveles detectados cerca del vertedero de Zaldibar son muy bajos y que no hay que alarmar.

Entre lo que dice esta señora que es científica y lo que comenta Maddalen Iriarte, me quedo con la científica. ¿O no?. Pues en algunos casos no, por simple odio ideológico.

Bildu, gran culpable de que no tengamos un debate serio y constructivo sobre qué hacer con los residuos, ha echado paletadas de tremendismo a la población y ya se sabe, el miedo es libre, aunque yo, y repito porque hay que repetirlo entre lo que dice Begoña Jiménez y lo que dice Maddalen Iriarte me quedo con lo dicho por la primera.

Y termino como empecé. El PNV no ha gestionado la cartera de Medio Ambiente nunca. Quizás ya va siendo hora que lo haga. Y que ponga al frente a gentes con el mismo coraje que los que se enfrentaron a ETA y a la demagogia de “incineradora, un muerto cada hora”.

El debate de las basuras domésticas ya lo hizo Bizkaia en 1995.

Miércoles 19 de febrero de 2020

No oigo más que hablar de Vertederos, responsables de esto y aquello, dioxinas y furanos tras la tragedia de Zaldibar mientras me llama la atención esa insistencia en preguntar al personal  por la calle  si está asustado y si respira bien, cuando la Sra. Begoña Jiménez del Consejo Superior de investigaciones Científicas dice y repite que no hay el menor atisbo de riesgo para la población. ¿Qué va a decir un peatón al que previamente se le ha asustado?.

Ya sé que el Corona Virus, la suspensión del partido Real Sociedad-Eibar y el decir que no se abran las ventanas asusta a cualquiera y eso es comprensible, aunque hay mucho cuervo que merodea los vertederos como buscando que a alguien le dé un patatús para llevar su bolsa de basura ideológica a su contaminado molino.

No, no hay el menor peligro y ese anuncio de las ventanas, lógicamente la prevención es un valor, ha asustado más al personal que un chino con mascarilla, aunque ahora vemos vascos con mascarilla, pero por otras razones y no precisamente medioambientales y de salud.

Pero conviene poner en perspectiva las cosas y recordar hechos porque en este totum revolutum se dicen muchas majaderías, siendo lo único importante la pérdida de dos vidas humanas.

Recordemos:

No tengo para olvidar que en enero de 1996 se celebró en Gernika un pleno monográfico, el tercero en su historia, para debatir el primer Plan Integral de Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos que salió aprobado con el 85% de los votos a favor, con los votos en contra de la entonces HB, IU, EA e Iniciativa Ciudadana. Normal.

Se oponen a todo avance y eran y son partidarios de los vertederos y del puerta a puerta.

A raíz de aquella iniciativa se puso en marcha la política de la llamada “Escalera Jerárquica” que consiste en:

  • Reducir
  • Reutilizar
  • Reciclar materialmente y energéticamente
  • Vertido cero

Cuando en el 2003, aquella Diputación  finalizó su mandato había logrado pasar de un 2,8% de reciclaje material a un 25%.

No sé en cuanto está ahora, aunque la Unión Europea pide un 50%.

Estos son datos.

El plan tenía otra gran pata y era abordar de una vez y de manera europea  el tratamiento de esos residuos sólidos urbanos y para eso  se construyó, con el acompañamiento negativo de ETA y HB, la planta Zabalgarbi. La Incineradora que la IA abertzale decía. «Incineradora, un muerto cada hora».

No sé cómo estaríamos hoy en la actualidad si esta planta no se hubiera construido.

En ese período se cerraron  los vertederos de Amoroto, Getxo, Gordexola e Igorre y recuerdo que al de Jata se le pusieron halcones para combatir a las gaviotas que se acercaban peligrosamente al aeropuerto.

En Artigas está  el gran núcleo de gestión de las basuras domésticas  de  Bizkaia no solo con  Zabalgarbi, sino  con las plantas de compostaje y las diversas plantas que se ocupan de los residuos. La Diputación de Bizkaia puso en marcha todo este plan.

Ahora bien. El Gobierno Vasco tiene otras competencias. La Diputación, las municipales.

Y el Gobierno Vasco, ya se ha visto con la tragedia de Zaldibar tiene una gran asignatura pendiente que no es otra que  construir un gran vertedero o incineradora para los residuos industriales y los peligrosos.

Aquel intento  en 1984 de Lantaron  fracasó por HB y porque esa competencia es del Gobierno Vasco que no dio la batalla. 

En política te eligen para que hagas las cosas y aquel equipo de Bizkaia las hizo con creces.

Tengo que decir, además, que el Medio Ambiente, salvo al principio con Javier Lasagabaster y Maren Leizaola, nunca ha estado en manos del PNV. Ha estado en manos de EA, EE y del PSE, que nunca abordaron este tema.

Y es que la demagogia es fácil. Nadie quiere cerca una cárcel, un hospital, un lugar para emigrantes, y luego pasa lo que pasa.

Aquel equipo de la Diputación de Bizkaia lo hubiera sacado contra viento y marea como sacó Zabalgarbi. Orduña se ofreció a hacerlo.

También se cerraron aquellas incineradoras pequeñas y contaminantes de Bermeo y Aulestia y decenas de vertederos incontrolados.

Esta historia la viví yo en casa y le dejo a usted que saque sus conclusiones.

La noticia de hoy es que Josu Erkoreka, ha destacado este miércoles que el Ejecutivo hará una auditoria interna para ver si hay algún «aspecto mejorable» en lo que se refiere a la gestión de «la situación de emergencia» generada por el derrumbe del vertedero de Zaldibar, y poder diseñar estrategias «más seguras» para la gestión de las escombreras.

Depurar responsabilidades, seguir trabajando y buscar soluciones.

Martes 18 de febrero de 2020

¿Cómo estaríamos sin Zalbalgarbi y Zubieta?

No lo tenía fácil el gobierno vasco en su comparecencia este martes en la Diputación Permanente. No se trataba solo de analizar lo sucedido y de dar cuenta de lo hecho ante semejante tragedia sino defenderse de acusaciones de todo tipo y una falsa pasividad. En todo caso, se le puede atribuir  responsabilidad “in vigilando” a toro pasado y una cierta falta de visión para darse cuenta que un tema de estos al inicio de una pre campaña le iba a estallar en la cara. Con la petición de perdón el Lehendakari Urkullu  lo ha reconocido y ha hecho bien. Muchas veces a nuestros responsables  gubernamentales se les ve muy ensimismados y distantes y sin el cable en tierra y eso se paga. Hay Consejeros intratables que solo saben mirar por encima del hombro, pero no era este el caso.

Hoy el gobierno lo ha hecho bien. Ha parado, templado y mandado con seriedad, datos, autocrítica y un tono adecuado. El Parlamento Vasco es una institución que lo hace mejor que el Congreso. El Lehedakari con cuatro consejeros han demostrado unidad y seriedad.

Quizás al gobierno se le puede acusar de no haber actuado gesticulando y de manera  teatrera pero nada más. Y es que pesó que había dos desaparecidos a los que había que buscar y eso era la prioridad.

Pero dudo mucho que si lo hubiera hecho gentes que brindaron con champán cuando ETA mataba y hoy se ponen el traje de plañidera, entornan los ojos y le acusan a Urkullu de inhumanidad, mientras arrojan basura en los batzokis, se iban a dar por satisfechos con la información que se ha dado. Hagas lo que hagas no te van a dar ni agua.

En una situación como la vivida, con la lamentable pérdida de dos vidas humanas, el PP, Bildu y Podemos, que tienen obligación de pedir explicaciones  se han pasado siete pueblos y no van a centrar su crítica en la empresa o en la falta de vertederos industriales ya que ésta fue la política de los antecesores de Bildu que han hecho siempre todo lo posible para que el tratamiento de vertidos tóxicos  o los industriales o la propia incineración se puedan  abordar. Lo de ellos es oponerse a todo y en este caso, como ocurrió en Lantaron, también. Que la gente no se deje engañar.

La Diputación de Bizkaia en su día abordó la machada de enfrentarse a la política del NO y a todas las rémoras, intereses, campañas de miedo, falsas argumentaciones y  decidió contra viento y marea construir Zabalgarbi. Lo hizo cuando ETA actuaba y quería convertir su construcción en un nuevo Lemóniz. Y digo esto porque quizás está faltando coraje para abordar cosas que se tienen que hacer y no se hacen por el que dirán o porque el político de turno no quiere más problemas que los diarios. Y así no es extraño pasen estas cosas. Más coraje señores, para beneficiar al colectivo. Gipuzkoa lo ha encauzado veinte años después.

¿Cómo estaría Bizkaia si no se hubiera construido Zabalgarbi a pesar de  la IA con sus manifestaciones, amenazas y tergiversaciones y poniendo como alternativa los vertederos?. Lo mismo en Gipuzkoa con Zubieta.

“Incineradora, un muerto cada hora” nos chillaban. La incineración no ha matado a nadie y desgraciadamente este vertedero si. Un nuevo plan de residuos  creo que se impone.

Por lo demás la comparecencia de Urkullu con cuatro consejeros a su vera  para cualquier persona de buena voluntad debería ser suficiente siempre y cuando se depuren responsabilidades a la empresa y a los responsables de vigilar estas cuestiones.

El Lehendakari ha tenido un tono serio, profesional, mesurado, no ha eludido ninguna pregunta, no se ha  irritado como se molestó el día de la disolución del Parlamento Vasco, cosa que le perjudicó, y creo que, si el medio es el mensaje, queda para el ciudadano, repito, de buena voluntad  la impresión de que el problema está en buenas manos, con la convicción de que   a pesar de todo se tratará de hacer de esto, una pieza más de la campaña electoral. Desgraciadamente. La basura para algunos es muy rentable aunque el telón de fondo es una tragedia con la pérdida de dos vidas humanas.