Ardanza, ochenta años

Sábado 12 de junio de 2021

El Lehendakari José Antonio Ardanza cumplió el pasado jueves ochenta años. Lo supe leyendo DEIA  al  pasar por la sección “Zorionak” donde un grupo de amigos de Elorrio le felicitaba por sus ocho décadas. De no haber sido por eso no me hubiera enterado y quiero destacarlo. Hay fechas redondas y personalidades referenciales con días  dignos de ser señalados. Honrar, honra. Recuerdo como al Lehendakari Leizaola le dedicamos  un especial con sus “Ochenta años de Lealtad” y cuando cumplió noventa, se le dedicó el Alderdi Eguna de aquel año.

Si Javier Landaburu decía que el PNV era una gran familia, este tipo de efemérides no pueden ni deben pasar desapercibidas. Quizás en estos tiempos de adanismo superlativo  estas cosas se consideren menudencias, pero en un partido que se proclama humanista y reconoce el trabajo de los demás, estas cosas no  deben pasar desapercibidas. Las formas en política siempre son el fondo. Y la política además de humanidad debe tener muy claro el componente de emoción y respeto.

La fotografía es del 27 de enero de 1985. El lehendakari tiene cara de circunstancia. Seguramente pensaría, ”menudo marrón en el que me han metido estos que aplauden”. Se les ve en la foto  a José Antonio Loidi, Juan Ignacio Uría, Sabin Intxaurraga, Iñigo Aguirre, José Antonio Ardanza, Juan José Ibarretxe, J. J. Otxoa de Eribe, Pepe Rubalcaba, Ángel Larrañaga, y Javier Caño. Yo estoy en la fila anterior, con el resto de parlamentarios del Grupo EAJ-PNV. El pleno había sido muy tenso y el portavoz del PNV, José Ángel Cuerda había tenido un discurso impropio del momento..

El PNV vivía un momento de gran enfrentamiento. Un extenuante deterioro  interno que todavía hoy se toca con  el pétalo de una rosa. Mejor. Nunca debió ocurrir. EA hoy malvive en Bildu, el EAJ-PNV ha recuperado gran parte de su liderazgo anterior y muchos de los que decidieron legítimamente optar  por un nuevo partido han vuelto a casa  sin el menor  problema y bienvenida sea  y es la decisión. El país avanza según la fórmula de la sensatez y con  la brújula en su sitio, sin abdicar de sus principios fundacionales.

Y en esta experiencia Ardanza, que había sido alcalde de Arrasate y Diputado General de Gipuzkoa, tuvo  un papel fundamental en su recuperación. Le dio serenidad a la situación, retomó los retos de todo tipo que tenía una sociedad con todos los frentes abiertos para ir solucionándolos y con el Pacto de Ajuria Enea luchó por la erradicación definitiva de ETA. Fue elegido y reelegido, dejando  en 1999 su  representación,  tras elecciones, a Juan José Ibarretxe su Vicelehendakari y se retiró dignamente. Fueron nada menos que catorce años claves de presidencia. Nadie puede desconocer este hito.

Como todo político de valía tuvo correligionarios, amigos, enemigos, adversarios, colaboradores, hagiógrafos y seguidores pero nadie pone en duda el papel clave que jugó en aquellos muy duros 14  años.

¡¡¡Zorionak  Lehendakari!!!

¿Por qué Ikoitz Arrese no extiende la condena?.

Viernes 11 de junio de 2021

Este jueves, en el Parlamento Vasco, portavoces de todos los grupos parlamentarios, salvo Vox, condenaron con contundencia la brutal paliza que  13 jóvenes propinaron a Ekain Perriño de 23 años  en Basauri. Por la tarde en la misma localidad y tras una manifestación que terminó en el Parque de Bizkotxalde, lugar donde ocurrieron los hechos, alrededor de 2.000 personas  se manifestaron contra semejante violencia y en apoyo al joven que acudió emocionado a semejante manifestación con personas de todas las edades, clases y género destacando el colectivo LGTB+ que se movió con celeridad para apoyar a uno de los suyos.

Al mediodía, esa protesta se había producido en el Parlamento Vasco y el parlamentario de Sortu, Iker Arrese, había dicho con contundencia “Ninguna agresión sin respuesta”-Estuvo muy bien.

La semana anterior, estando Iñaki García Calvo, ex concejal del PP tomando una cerveza con unos amigos en Gasteiz un grupo de jóvenes  le preguntaron si era del PP y tras la respuesta afirmativa le echaron una cerveza encima, le dieron una bofetada y le dijeron se fuera de allí. Todos los Grupos de la Cámara firmaron una condena ante los hechos, salvo Bildu.

Al parecer hay víctimas de este tipo de violencia de primera y de segunda, de los míos y de los tuyos para Bildu a quien la palabra “Condena” le quema tanto  como la luz del sol a Drácula.

Mientras Bildu, con EA dentro, no actúe con Iñaki García Calvo de la misma manera que actuó con Ekain Porriño seguirán siempre bajo sospecha y teniendo que soportar que la sociedad les interpele. Si vienes de socializar el sufrimiento tu obligación es socializar la convivencia.

Y es que si una organización política no asume el ABC de la democracia que es la de respetar al adversario, esa organización no es democrática. Así de claro. Mientras no se asuma que este tipo de actuaciones matoniles y macarras no se pueden tolerar bajo ningún concepto no se le puede dar el label de democrática a una organización incapaz de condenar este tipo de abuso.

¿Es tan difícil de entender?.

La armadura del Rey

Jueves 10 de junio de 2021

Van saliendo libros sobre lo que ha sido los casi cuarenta años de reinado de Juan Carlos I. Creo haber sido uno de los primeros en denunciar la cloaca  con “Una Monarquía protegida por la censura” y “Ni útil, ni ejemplar”. Al primero me lo censuraron en La Zarzuela y lo editó Javier Ortiz.

Estuve en la Biblioteca de Bidebarrieta en la presentación de este libro que recomiendo. De fácil lectura da una imagen precisa de la armadura que hicieron políticos y medios de comunicación para proteger a un rey que hubiera durado medio minuto de no haber sido sacado del debate público,como ocurre en democracia, por los poderes fáctcos.Sin opinión pública y sin debate parlamentario, así cualquiera.Y ahora de lo que se trata es de proteger a Felipe VI y pasar página cuanto antes de Juan Carlos.

Eider Hurtado, una de las autoras, en Deia lo explicó así:

La armadura del Rey va ya por su tercera edición y se convirtió en uno de los libros más vendidos en la Feria de Barcelona.

—Nosotros ponemos como punto de inflexión el 23-F porque las complicidades que se tejen antes y después explican lo que ocurrió después. Pasó de ser el rey de Franco al que salvó la democracia. A partir de esa idea se construye una versión oficial en la que no se deja esclarecer las sombras que rodean su figura. Al final hay un pacto tácito en torno al rey, pacto que implica a políticos y a la judicatura pero también a medios periodísticos. ¿Cuál es la funcionalidad de esta armadura? Lo que se pretende es preservar figura de Juan Carlos I para que no haya un retroceso, pero también, y sobre todo, para preservar el modelo de Estado.

-Es cierto que no todos los juancarlistas sean monárquicos. Si algo consiguió Juan Carlos fue tejer una red de complicidades con esa campechanía, que luego hemos visto que era más sinvergonzonería que otra cosa. Y en esa red de complicidades había un intercambio de intereses. A él le interesaba tener de su parte a los hombres poderosos del país y a ellos les interesaba estar cerca de él. Tocar rey era abrir las puertas para muchos negocios. ¿Dónde están hoy todos ellos? Juan Luis Cebrián dice en el libro que agradecería que todos aquellos empresarios a los que se les abrió la puerta del Ibex salieran hoy en apoyo del rey. Pero lo cierto es que cada vez quedan menos juancarlistas.

—La armadura del rey es eso, evitar que se cuestione el modelo de Estado. Todo apunta a que la monarquía quizá no aguantara un referéndum. Hay encuestas en las que la juventud no entiende su razón de ser. Felipe VI no ha demostrado su utilidad y las nuevas generaciones no entienden en 2021 para qué sirve un rey.