BUSCANDO A CÁNOVAS DESESPERADAMENTE

Miércoles 18 de julio de 2018

Cuarenta años después exhuman a Franco del Valle de los Caídos, aunque ningún comunista quiere sacar a Lenin de la Plaza Roja. No hay grupo parlamentario en las Cortes que más haya pedido este hecho, desde siempre, que el Grupo Vasco. Nadie. En mi caso sufrí una querella de un millón de pesetas por proponer su voladura y con la subasta del Chester tapizado con el “Guernica” de Picasso, tras una entrevista con Risto Meikide en T5, se ha abordado el pago del letrado que lleva estas cuestiones. Y perdonen el cacareo, pero ante tanto antifranquista sobrevenido en la actualidad recuerdo cuando le dijimos a Ramón Jauregui que fuera valiente, siendo ministro de la presidencia de Zapatero, para hacer lo que se está haciendo ahora, y como siempre se arrugó y nos dijo que había que pactar con el PP la salida de los restos del dictador del megalómano monumento funerario ya que Juan Carlos de Borbón ordeno allí su entierro. Nunca es tarde si la dicha es buena, pero en cuarenta años Felipe González, Zapatero y Ramón Jauregui, socialistas y juancarlistas, deberían haber hecho lo que se hace ahora, es decir, hacernos caso por higiene democrática. Y que conste en acta. Hemos sido los únicos en cuatro décadas en solicitarlo.

NOS COPIAN MUY BIEN

Estuve el jueves en Fonz, pueblito del Pirineo oscense, en un curso de verano de la Universidad de Zaragoza. Me tocó participar en una mesa redonda sobre nacionalismos y el posible inicio de una nueva relación política. Recordé la víspera de San Fermín algo tan gráfico dicho por el ponente constitucional Gabriel Cisneros como esto. ”¿Qué hacemos con Catalunya y el Pais Vasco?. ¿Sabéis cómo se controla en San Fermín a los toros bravos?. Muy sencillo. Rodeándoles de cabestros. Pues hagamos eso”. Y lo hicieron.

Recalqué la historia de 123 años del PNV, para destacar que el hecho diferencial de Catalunya y Euzkadi, además de otras cosas, es la existencia de partidos nacionalistas, aunque en el caso de Sortu jamás reconocerán el mérito de Sabino Arana en 1895.El presidente de la Chunta Aragonesista José Luis Soro leyó lo que acababan de aprobar y era una copia calcada de la disposición adicional del estatuto de Gernika y de la Constitución en relación con los derechos históricos. La Chunta, como dijo Soro, tiene 32 años y eso fue lo que les pasó en 1978, como le pasó a Galicia con un galleguismo muy minoritario en aquel momento, y por eso no pudieron poner negro sobre blanco, las justas reivindicaciones del viejo Reino de Aragón. Me alegra que el tiempo de la razón al PNV y a su historia y que incluso copien literalmente nuestras conquistas. Aragón, Baleares, Valencia, Canarias, quieren se reconozca su nacionalidad, pero el problema es esa ciudad -estado llamada Madrid, que ya no es el rompeolas de España, sino la España misma con todos sus privilegios y su concepción centralista y esencialista de la vida.

NOS PONEN UNA MEDALLA

El ABC lleva publicadas portadas que debería estar en cuadros en Sabin Etxea. ”España en manos del PNV”, ”El PNV. el cobrador insaciable” y, la última, el pirulí de RTVE con la ikurriña y la Senyera en su mástil. Y lógicamente repiten la tesis del rompimiento de España, de los privilegios que tenemos a cuenta del Concierto, de la inmensa traición del PNV al PP y cosas así. De lo mucho que diariamente nos dedican leí el artículo de quien fuera senador navarro por el PP, José Ignacio Palacios Zuasti, remarcando el Zuasti, que debe ser una palabra en suajili, no en la Lingua Navarrorum. Palacios, hombre educado, huía de nosotros como del diablo.

En uno de los párrafos del artículo decía: ”El PNV en todo momento ha demostrado su deslealtad. Lo hizo en 1978 incluso cuando la Constitución acogiera sus exigencias más trascendentales. La inclusión del término “nacionalidades”, la derogación de las leyes abolitorias de los Fueros de 1839 y 1876, el reconocimiento de los “derechos históricos de los territorios forales”, o la posibilidad de transferir competencias del estado a las autonomías para al final decir que se sentían insatisfechos y se abstuvieron en el referéndum constitucional”. El texto tiene más perlas de este estilo que en el fondo son una medalla de oro de lo que logró hace exactamente cuarenta años aquel Grupo Vasco con el PNV por detrás. No fue el PSE, no fue HB que apoyaba la violencia, no fue el PC, fue el jelkidismo con su ” viejo y anticuado “ discurso de los derechos históricos. Palacios lo sabe y por eso lo recuerda. Y yo se lo agradezco.

MORENËS

Diego de Gardoqui fue el primer embajador de España en Washigton. Había ayudado a la independencia norteamericana. Pedro Morenés es el actual. Los dos de Bilbao. Gardoqui tiene estatua en Filadelfia. Morenés la busca en el Alcázar de Toledo.

Morenés ha montado el número con el president de la Generalitá. Pero ¿quién es Morenés?. Nos metió la fragata Blas de Lezo en el Abra para entregar la bandera de combate a la princesa Ana de Orleans. Consejero de empresas de fabricación de armamento, entre ellas de bombas de racimo, saca pecho y desautoriza a Torra, cuando a quien había que desautorizar por semejante curriculum era a él. Me quedo con Gardoqui, amigo de George Washington y no con Morenés, fiel servidor de Fernando VII. Siguen buscando a Cánovas, aquel que dijo que “cuando la fuerza causa estado, la fuerza es el derecho”. Pues eso.

Ráfagas de actualidad.

Martes 17 de julio de 2018

-Estuve el fin de semana en Madrid. El P. Ángel me habló muy bien del obispo Setién y lamentó los exabruptos de la brunete mediática y de la dureza de un Madrid sin alma. Me dijo que hacía falta algún obispo con personalidad y valiente y que hoy no hay nada de eso. El ministro José Luis Abalos me dijo que este jueves se entrevistaría con la Consejera Tapia. A ver si la cosa empieza a moverse. No le conoce. Le comenté que seguramente si de su etapa en el Congreso. El periodista Miguel Ángel Aguilar lamenta que Europa haya dejado entrar a Trump, un sinvergüenza total, no solo por su relación con Putin sino por haber separado a los niños mexicanos de sus padres. Se acuerda de los Cursos de Verano en el Palacio Miramar de Donosti y me dice que volverá, pues su recuerdo no puede ser mejor. Y Carolina Bescansa me comentó que leía este blog y que le gustaba. ”Estupendo, le dije. ¡Pues escribo cada cosa!. Pues sí, pero te lo digo a pesar de que hay cosas que tampoco me gustan, pero sigue con ello”. Y me saqué una foto con Ainhoa Arteta para enviarla a su aita que vive en Ispaster y está como un chaval. Y, finalmente, Juan Luis Cebrián comentó que le preocupa esta derecha asilvestrada que es capaz de acabar con las autonomías y que va a cambiarlo todo.

-No encontré en Madrid ni un solo Juancarlista, y menos ni uno de esos socialistas que decían que no eran monárquicos sino Juancarlistas. Ni uno. Milagros que hace la vida. Y ellos han sido los culpables de los innumerables excesos del llamado Campechano porque lo sabían todo y no le dijeron nada.

-Por más que busco en la Constitución española no encuentro un solo artículo que me hable de la “razón de estado” para no actuar en relación con el rey emérito. Ni uno. Solo cobardía.

-Cada vez Casado tiene más apoyos. ¡Pobre Alfonso Alonso!. Y para colmo el bobalicón de Rodríguez Zapatero va y le apoya a Sáenz de Santamaría. Hay todos y super tontos y el de León es super tonto y super patoso.

-Aznar dice que está dispuesto a volver con su Faes al PP. ¡Menudo apoyo!. Yo si fuera del PP le diría que un tipo como él que se jactó de no votar a nadie y de reírse de este imperfecto proceso de primarias le diría que por favor no se acercara a ninguna parte a menos de mil metros y menos con esa fábrica derechosa cuya F es más de Falange que de Fundación.

-Lo he dicho aquí y lo repito. Todo lo referente a sacar a Franco del Valle de los Caídos es un despropósito de principio a fin por esa manía de contarlo todo para ponerse medallas que lo que hace es impedir que las cosas se hagan en un pis pas.

Deberían haber hablado con su familia y en dos días entregarles los restos, y se acabó. No sé por qué tanto rollo en una democracia para sacar los restos de un dictador cuando las cunetas siguen llenas de esqueletos de republicanos y nacionalistas gente sin tumba. Y no digamos la pusilanimidad de Ramón Jauregui que siendo ministro de la presidencia con Zapatero no se atrevió a hacerlo. Y luego sigue dando consejos para casi todo.

-El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, tan locuaz él para hablar sobre el Procés catalán y además hacerlo con acritud y amenazas, se arruga en relación con Venezuela y dice que no será beligerante contra un dictador de la envergadura de Maduro mientras la gente se muere de hambre y la crisis es ya humanitaria. Era de esperar pero me parece una vergüenza.

-La Omertá es la ley de silencio de la mafia y es lo que ha hecho Sánchez negando dar los nombres de los acogidos a la Amnistía Fiscal tras haberlo anunciado en la oposición. Y esto le va a pasar factura.

-Puigdemont está llevando a cabo la creación de un gran movimiento transversal independentista catalán de nombre “Crida Nacional para la República”. De aquella CIU no quedan ni los restos. Y Puigdemont lo que quiere es meterse en el terreno de ERC y de la Cup. Y eso que iba a estar solo quince meses. Me da que esto no gusta demasiado a Artur Mas y menos al creador de aquel invento victorioso que fue Jordi Pujol.

Mientras, los restos de la DC de Unió trabajan en la creación de un nuevo centro políticos sabiendo que en tiempos de choque de trenes, tienen poco espacio. Se llaman “Unidos para avanzar”, y el lunes estuvieron con Ortuzar en Sabin Etxea. El nombre es largo y flojo pues uno no se une para retroceder. De todas formas tienen espacio si perseveran y demuestran que sus planteamientos son los mejores para Catalunya. Al frente está Ramón Espadalet que se presentó a las elecciones con el PSC de Iceta y anteriormente fue el secretario general de Unió. Y Conseller de interior con Puigdemont.

-La Razón, uno de esos periódicos madrileños cargados de mentira nos dice que “para un 63,3% de los españoles acercar etarras es un pago al PNV”. Fíjense qué manipulación, cuando no hubo el menor pacto al respecto. Lo que me extraña es que con semejante manipulación continua haya todavía un 40% que no se lo crea.

El pacto secreto que sellaron los periódicos de Madrid para no informar de los escándalos del Rey

Sábado 14 de julio de 2018

El Plural.com ha recogido los testimonios de aquellos periodistas que se atrevieron a hablar del silencio impuesto sobre Juan Carlos I y la monarquía.

Imagen de archivo del rey Juan Carlos I en la ceremonia de abdicación

La imagen de Juan Carlos I ha sido durante casi tres décadas protegida por los profesionales de la información en aras de preservar la figura de la institución monárquica y la importancia del rey emérito, basándose en que la llegada del rey a España fue clave para la cohesión del país y la conformación de la democracia tras cuarenta años de dictadura franquista. La protección ejercida por parte de la prensa española sobre el rey Juan Carlos y sus asuntos ya no existen. Un telón que ha costado muchos años echar abajo, pero que la publicación de las conversaciones de Corinna con el excomisario José Villarejo y el empresario Juan Villalonga sacadas a la luz poe El Español ha terminado por confirmarlo.

Tal y como aseguró la periodista Pilar Eyre a El Plural.com en una entrevista el 21 de enero de 2017  “en la transición, tras el 23-F, se juntaron los cuatro directores de los periódicos más importantes de Madrid e hicieron un pacto entre caballeros, un pacto de ‘manga ancha al rey’, de no inmiscuirse en sus temas personales. Pero eso ya se ha levantado. Ese pacto ya ha prescrito. A la hora de informar sobre la Casa Real ya no existe la censura que existía antes”.

La publicación de las cintas de Corinna supone un golpe letal contra dicho pacto. Y es que, la exprincesa y actual empresaria, ha acusado directamente a Juan Carlos I de haber cometido delitos tales como tener propiedades en el extranjero y puestas a su nombre por motivos fiscales: “No lo ha hecho porque me quiera mucho, sino porque resido en Mónaco”, confiesa Corinna. Quién podría imaginarse esta situación hace unos años. Tal y como asienta Pilar Eyre, “a la hora de informar sobre la Casa Real, ya no existe la censura que existía antes”.

En enero de 2008, Paolo Vasile tuvo que salir a aclarar públicamente que las presiones del Rey emérito no habían sido el detonante de la desaparición de Aquí Hay Tomate; “El Rey no acabó con ‘El Tomate’ pero sí llamó a Berlusconi para quejarse”. Un año después, el consejero delegado de Mediaset confesó: “·El Gobierno no llama para presionar, es mucho más agobiante la Casa Real”.

Para entender la evolución a la hora de tratar los temas derivados de Juan Carlos I podemos usar el caso ‘Barbara Rey’ como paradigma. El 17 de enero de 2017, OKDiario publicó la siguiente información: “El CNI compró el silencio de Bárbara Rey, amante de Juan Carlos I, con fondos reservados en Luxemburgo”. Una información de la que se hicieron eco los principales programas de sociedad que acaparan buena parte de la parrilla de las televisiones más vistas en España, como por ejemplo Sálvame Deluxe, donde esa semana dedicó parte de su programa a airear la relación que el monarca supuestamente mantuvo con la ‘vedette’, constatando que en apenas ocho años, la prensa del corazón pasó del silencio a tratar sin tapujos sus affaires.

Sobre el fin de la censura también se refirió a este periódico Iñaki Anasagasti, quien afirmó que “el pacto de silencio existió, pero se rompió con el escándalo de Botsuana en 2006 y con aquello que dijo balbuciendo el rey de ‘lo siento mucho, no volverá a ocurrir’”, además de reflexionar que “cuando se abre la veda, siempre hay alguien que cuenta la historia”. El exsenador del PNV añadió: “No ha sido una persona sensible, no ha tenido una fundación, un proyecto social… Sólo se ha preocupado de él: de sus viajes, de sus restaurants, de sus amantes y de sus cacerías.”

Lejos queda el suceso sobre las fotos del desnudo de Juan Carlos I. Alfonso Sobrado Palomares, exmiembro del Consejo Editorial del grupo Zeta y exdirector de Interviú, así lo relato El Plural.com “Las imágenes del monarca, desnudo al sol, en la cubierta del Fortuna, se publicaron en el año 1995 en la revista italiana ‘Novella 2000’. Esas fotos fueron vistas en España más tarde, fuera de lugar. Entre los periodistas había un pacto no escrito de respeto al rey. Creo que hubo una confluencia de factores, desde una deferencia tácita entre los periodistas, al que se sumó el respeto a la institución en aquellos momentos”.

Juan Carlos I de Borbón ya no es una figura intocable para los medios de comunicación y las conversaciones de Corinna con José Manuel Villarejo y Juan Villalonga no hacen más que seguir destruyendo la coraza, ya prácticamente resquebrajada, de impunidad informativa del rey emérito.

A pesar de todo El País, El Mundo, ABC, La Razón y algunos digitales se resisten a informar sobre este terremoto informativo tratando de negar la realidad y viviendo en una realidad paralela como si no existieran las redes, las televisiones españolas y las extranjeras.

Este Rey, como ha dicho Peñafiel, debería ser procesado.