Rescates

He probado leyendo, y nada. He probado preguntando, y tampoco. He probado imaginando, y ha sido divertido, aunque igualmente inútil. Arrojo, pues, la toalla y confieso enormemente avergonzado que no tengo ni la menor idea de cómo se rescata la economía de un Estado. Sí, claro, ya se que es cuestión de pasta -se “inyecta”, dicen- y hasta sospecho de dónde sale todo ese parné, que en realidad no son billetes, sino números con muchos ceros a la derecha. Donde me pierdo es en lo que pasa una vez que alguien toca el botón que da salida a todo ese chorro de dinero. ¿Llega a un número de cuenta? ¿Se reparte entre varios? ¿Y de ahí, a dónde va? Más importante: ¿Con eso se pasa el peligro? ¿Por cuánto tiempo?

Podría estar poniendo interrogantes hasta la columna del segundo martes del mes que viene, pero sospecho que sería un esfuerzo inútil. Cada gurú de la economía -eso ya lo he visto- tiene respuestas diferentes y contradictorias. El mismo sabio o la misma sabia, dependiendo de la hora del día y lo que marquen el Dow Jones, el Nikkei o el castizo Ibex, expedirán un diagnóstico o el contrario, argumentados ambos con idéntica convicción y siempre adornados con esa palabrería que al común de los mortales nos deja caras de vacas mirando al tren. Y ese es el drama, que el tren es el de la última película (o similar) de Tony Scott. Circula a toda mecha sin maquinista cargándose lo que encuentra a su paso. No se va a detener porque aquellos a los que votamos para que lo hicieran, no saben cómo frenarlo, aunque jamás lo confesarán. Por mal que vengan dadas, a ellos no les faltará la Visa Oro ni el chárter para ir a hacer footing a Seúl.

El capitalismo es historia

Desde el flanco izquierdo y en primera línea de peligro de ser arrollados, se le puede echar la culpa al malvado capitalismo. Tal vez sirva como pataleo para desfogarse, pero poco más. Ojalá el monstruo que nos devora el bolsillo se atuviera a las injustas pero comprensibles leyes de la plusvalía. Qué tiempos, aquellos en los que era tan fácil identificar al enemigo de clase.

Aquellos ricachos con sombrero de copa y frac lo eran porque comerciaban -o traficaban- con materias tangibles, contantes y sonantes. Y si invertían en bolsa, las acciones subían o bajaban siguiendo el ritmo real de negocios también reales. Hoy se compran y se venden números, puro humo. Ni siquiera sabemos quién pone el precio, pero sí que de tanto en tanto todo un Estado puede quedarse sin blanca para seguir jugando al Mononopoly. Y entonces, hay que rescatarlo, sea eso lo que sea

5 comentarios en «Rescates»

  1. Y qué me dices de Erkoreka? Él no hace jogging fpor Seúl, sino que sube al monte y se pone fotos y todo en él, en ocasiones con mallas también.

    Pero Erkoreka, al igual que Zetaparo, han votado ayer en Madrid para bajar las pensiones el anno que viene, así que da lo mismo dónde se pongan la mallas. Se puede rescatar al «sistema financiero» (se dice así?) del Estado espanol. Ahora ya sabemos con qué dinero.

    Por cierto, ni una palabra de DEIA sobre la decisión de bajar las pensiones ayer en las Cortes por parte de Erkoreka y Zetaparo. Y naturalmente ni una palabra de Urkullu ni fotos con el de Bermeo en sabin Etxea. Y ni una palabra de Erkoreka en su Blog sobre lo que votó ayer.

    Pero el PNV no es ultraderechista, claro.

  2. Yo lo que sigo sin entender es cómo se calcula el salario de la gente.
    !Imagínate el resto!.
    ¿Por qué se le paga a éste 6 euros a la hora y a esa otra 34?

    Y otra cosa que me preguntaré siempre: ¿qué se siente teniendo cientos de millones en el banco?¿es uno más feliz?.

    Voy al super, todo me parece caro para lo que ofrecen, el chocolate cuesta más que el pollo, el queso más que la leche, y empiezan a poner kilos y kilos de patatas amontonados, como dieciéndonos:» No os preocupeís, no dejaremos que moraís de hambre».
    Al salir, rumanos y rumanas enseñándome sus cojeras y sus gibas, me piden dinero, y no sé si darles un queso, un euro, una lechuga,o una mirada despreciativa-huidiza.

    No doy nada, tengo miedo que los ceros de mis euros desaparezcan.
    La capitalista está dentro demí, soñando a crecer un día.

  3. El unico sistema capaz de desarrollar una nacion es el Capitalismo ,logicamente que el izquierdismo espanol socialista es mas Capitalista que otra cosa , es muyhermoso decir »soy marxista » , logicamente bebiendo buen vino ,cenando buenos quesos y viviendo una vida de tranquilidad ,armonia y con todo asegurado ,asi cualquiera es socialista o marxista ,Preguntese ustedes mismos porque los socialistas o los marxistas no se van a Cuba ,a Venezuela ,A Nicaragua o a Bolivia a vivir con el Socialismo del siglo 21 ,apaga y vamonos .

  4. Si el sistema capitalista fuese tan malo ,entonces porque Fidel Castro que supuestamente es un Comunista y cree en el socialismo ,el vende al pueblo cubano Comunismo ,mientras el disfruta su capitalismo como todo un padrino mafioso ,en cambio mas de 11.7 millones de esclavos viven por debajo del nivel de miserias en una isla -prision ,encima ,sin derecho alguno ,eso si es terrible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *