Deporte y política

No hay que mezclar el deporte con la política. No, claro que no. Por eso en la ceremonia de la victoria suenan los himnos nacionales y ondean las banderas. Por eso en los palcos se apelotonan las autoridades civiles —y a veces alguna militar y hasta eclesial— vestidas de domingo. Por eso, antes o inmediatamente después de la ofrenda a la Virgen del lugar, se acude con la copa o las medallas a las sedes de los gobiernos correspondientes y se le regala al baranda de turno una camiseta que se pondrá sin pudor sobre su Armani o su Elena Benarroch. Por eso a los campeones de lo que sea se les conceden títulos nobiliarios y órdenes del mérito de lo que haga falta y se les nombra hijos predilectos del terruño aunque tengan domicilio fiscal en Andorra o Mónaco. Por eso los partidos echan el lazo para sus listas a viejas o presentes glorias del atletismo, el fútbol o, sin ir muy lejos, la pelota.

No, qué va, no hay que mezclar el deporte con la política. Por eso cuando te sientes nación sin estado celebras como anticipo de la independencia que te dejen competir internacionalmente en tiro de la rana. Por eso cuando eres nación con estado despliegas toda tu artillería diplomática y legalista para impedir que cualquiera de tus trozos levantiscos pueda competir internacionalmente en tiro de la rana. Por eso es en los parlamentos centrales donde se decide quién sí y quién no tiene permiso para ir por el mundo con los colores y los escudos propios. Por eso tras un triunfo, las portadas se llenan de palabrería bélica y patriótica. Por eso se han boicoteado olimpiadas, mundiales o entorchados continentales según por dónde derrotara ideológicamente el anfitrión. Por eso, incluso, ha habido alguna guerra que ha tenido como excusa un partido de fútbol.

Definitivamente, no hay que mezclar el deporte con la política. Sencillamente porque no es necesario. Hace ya mucho tiempo que son la misma cosa

13 comentarios en «Deporte y política»

  1. Bueno, al menos hay que tratar de no mezclarlos. Lo que sí me sorprende, es que cada vez que ETA realizaba una de sus ejecuciones sumarísimas, su entorno de palmeros y correveidiles aducían que «no hay que mezclar deporte con política» para no haccer minutos de silencio en San Mamés, mientras el PNV , su diario oficial (el DEIA) y sus periodistas apesebrados escuchaban tal máxima sin decir ni pío.

    Ahora sin embargo, parece que sí hay que mezclar deporte con política, y que hacerlo Ahora está muy bien… Aunque no sea lo que habíais hecho hasta Ahora.

  2. Javier, supongo que cuento con tu permiso para copiar tu texto y usarlo en (espero) mis siguientes clases de Sociología en Kirolene.

    Y si no me das permiso, tendré que quedar contigo e invitarte a un par de cubatas a ver si te ablandas.

    Creo que es evidente que me ha gustado el artículo

  3. MikelAz, faltaría más. En cuanto a los cubatas, prefiero una cerveza, que estoy muy desentrenado. Un abrazo.

  4. ¿Tú si que eres carr333 mi troll favorito,no? ¿no me dirás que ahora que eres «el zorro» que vienes de la Rioja o alguna otra cosa,no? Pues bien, te diré, que mal que te pese ETA no representa a Euskadi como el Rey o el himno a España, como una madrastra no deseada.

    En los 80 si hubieramos tenido que tener un minuto de silencio por cada víctima de ETA no hubiéramos jugado ningún partido. ¿Acaso algún equipo ha tenido minutos de silencio por las víctimas que ha causado la intervención de España en Afganistán o algo así?.¿Guardásteis vosotros minutos de silencio por las víctimas de ETA en vuestros campos? ¿por qué nosotros? ¿Acaso las mató el Athletic?.

    Dentro de poco vamos a tener que tener minutos de silencio por los pobres niños extremeños porque el 46% viven por debajo de los umbrales de la pobreza….. Estás todo el día opinando sobre mi tierra,mi país y el tuyo está hecho unos zorros.

    ¿Me he portado bien «tijeritas»? Siento ser un poco macarra, síntoma de que en la vida real me muerdo mucho la lengua, ya sabes lo de perro cibernético ladrador…

  5. Carr ya te he contestado en el otro articulo de Deia! a Tintin le han llamado al orden desde Madrid! y en esto de chivatos los vascos sabemos que hay muchos farolillos rojos de la Palanca que van de corre ve y dile tanto a los de ETA como a estos astokillos del PP que solo rebuznan cuando alguien les mete el aguijon! y eso le ha pasado a la Srta. Espe! a la que parece que le aconsejan sus mejores enemigos! osea los del farolillo rojo de las Cortes de Bilbao pero desde las de Madrid! El deporte esta mas politizado que las Cajas de Ahorro que ya es decir! y ayer les mande tanto a la Espeancita como a nuestra Rosita de Espana….un recordatorio de aquella ikurrina que saco Jose Angel Iribar en Atocha en 1975!
    Y mira como es la historia que hoy dia hasta los del PP reverencian la ikurrina al menos en publico, la misma por la que ha muerto gente en otra epoca y que nos hacia llorar cuando la veiamos en publico igual que el canto del Eusko Gudariak cuando eramos ninos!

  6. Muy bueno el artículo. Recuerdo a mi admirado Vazquez Montalbán que decía aquello de que el Barça era el ejército no armado de Cataluña. Siempre ha sido así pero no ha sobrevenido, se inventó para ello. La política es el arte de dirigor al pueblo, de gestionar lo público. El sistema socio-económico de turno utiliza como una herramienta más de alienamiento, de cohesión de ánimo, e incluso si es necesario de odio hacia otros. Las olimpiada smodernas se inventaron como una competicion entre paises, que debian estar reconocidos políticamente. Entonces, si la polítca ha creado y organizado el deporte, ¿Por qué no va a ser instrumento de la sociedad para comunicarse?. Panteras negras en México, ikurriña en Atotxa y cualquier otro evento es moralmente defendible ante la bobada esa de que no hay que mezclar deporte y política. Los silbidos al himno español y al príncipe en el Manzanares son simplemente la expresión elocuente de que a los que silban no le gusta ni el Estado al que pertenecen ni la Casa Real que estápresidiendo el partido. Que tomen nota, y a solucionarlo. No pasa nada

  7. En todo caso; esperemos que no haya que lamentar nada, que a la manifa esa ultra no vayan más que los 4 analfabetos de costumbre y estén controlados (en todo caso; si son menos taraos de lo que parecen entenderán que no es bue negocio acercarse a un sitio donde hay unos 40.000 vascos y otros 20.000 catalanes) y una vez pasado todo…veremos que todo esto es como de Villarriba y Villabajo.
    Los unos que vamos a abuchear el himno, los otros que entonces suspendo el partido y le llevo el balón, los otr0s que entonces me llevo el bocata desde casa y voy a la carpa y no piso un bar de madrid…

    A mi esto último me parece quizás una merluzada (y confundir además el culo con las témporas) pero no deja de ser un acto heróico por la patria porque ir a madrid y pudiendo disfrutar de esas cañitas del madrid de los austrias, frescas y maravillosamente tiradas (porque aquí tiramos la sidra pero la cerveza…malamente) meterte en una carpa a beber en vaso de plástico cerveza tirada como el culo….eso sí que es renuncia.

    Mi consejo es silbar si quierem pero tb soplar, hombre, y madrid es un gran sitio para eso.

  8. Hombre,pues por una vez voy a estar de acuerdo con Larry….En lo de las cañas de Madrid,digo.

  9. Pues mira; sorprendido ante la existencia de un punto de acuerdo, me crezco y me arriesgo a proponer otro, que es una lectura alternativa y positiva de todas estas polémicas de himnos y demás.

    Lógicamente, si ocurriera algo violento o alguna desgracia todo lo que voy a decir ahora no tendría sentido y eso que, incluso en tal caso, deberíamos hacer el esfuerzo de entender que siempre es posible cuando hablamos de concentraciones de miles de personas y que tampoco habría que sobredimensionarlo y /o usarlo en un sentido u otro.

    Pero, esperando que no pase nada, viendo el tema con cierta distancia, creo que incluso las polémicas se están encauzando de una forma bastante light, incluso cómica, diría yo.

    Uno puede estar más o menos de acuerdo con lo de chiflar el himno (a mí, por ejemplo, no me parece bien), o pensar que Aguirre es impresentable (a mí, por ejemplo, es lo que me parece) pero en general la cosa se está desarrollando dentro de unos cauces razonables, incluso con un pique con cierta coña, lo que cual no es malo (viendo de dónde venimos).

    Unos que dicen que van a abuchear un himno, otros que dicen que entonces suspenden el partido, otros que dicen que se van con el bocata de casa para no gastar en los bares de Madrid (paréntesis; esto es confundir el culo con las témporas; frecuento bares de Madrid de Malasaña, de La Latina, Chueca, Sol, Bilbao…y vamos, tienen que ver con Esperanza Aguirre o Florentino lo que yo con Otegi), la policía nacional que publica en la red en euskera y catalán eso de “Bienvenidos a la fiesta del Fútbol español” (que es una tontería pero encaja dentro de un cuadro casi surrealista)…hombre, lo de las multas por ir sacando las banderas…pues es más putada pero tampoco me parece una violación de derechos salvaje y, oye, mira, no se sacan y en paz…aunque leo que los controles ya se han retirado.

    En fin; que si la cosa no pasa a mayores y queda en estas puyas recíprocas, vaciles, piques y demás, creo que se puede hacer una lectura en el sentido de que algo estamos mejorando; yo hasta le veo un punto de cachondeo a todo esto; lo cual no es nada malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *