Incorrompibles o así

Me emociona comprobar la honradez inquebrantable de mis congéneres. La teórica, claro, la que se manifiesta en condiciones de laboratorio, en un vacío moral donde la integridad no corre el menor riesgo. En esas circunstancias completamente ajenas a la posibilidad de realización práctica, resulta que 99 de cada 100 mortales consultados aseguran que jamás aceptarían una tarjeta de crédito de la que tirar a discreción sin que el saldo de la cuenta propia disminuya ni un céntimo. Algunos hasta se ofenden por la duda, y la mayoría se descuelga con una filípica morrocotuda sobre la falta de principios y valores. La lanzan con tanta vehemencia que se queda uno avergonzado para sus adentros, pensando que ni con aceite hirviendo confesará que es la excepción de la centena, aunque ahora que caigo, me acabo de delatar ante ustedes.

Caray, no me miren así. No estoy diciendo que me tiraría en plancha a coger el plastiquito mágico. Solo que le daría un par de vueltas al asunto. Lo más probable es que al final pediría que apartaran de mi ese cáliz. Llevado por algún leve prejuicio ético, sí, pero más que nada —y aquí quizá vuelva a decepcionarles—, por miedo a que me pillasen, que es el mismo motivo que me impide mangar un libro en El Corte Inglés o colarme en el metro.

Júzguenme tan duramente como crean conveniente, pero no sin haber hecho antes su propio examen de conciencia al respecto. A sus pies, si salen del envite con buena nota. Y después, dediquen un tiempo a reflexionar sobre cómo es posible que, siendo los campeones de la virtud, surja a nuestro alrededor semejante cantidad de ladrones sin escrúpulos.

14 comentarios en «Incorrompibles o así»

  1. Pues ya ves… yo nunca robaría un libro en El Corte Inglés ni me colaría en el metro aunque supiese que no me iban a pillar. ¿Pero lo de la tarjeta?. Pues francamente, si me la ponen en la mano tal y como han hecho con esa gente, algo la usaría; no tanto como el de más de izquierdas del clan (medio millón pasado, euros; tiene bemoles), pero algún caprichillo caería. (Por cierto; me gustaría saber cuánto ha sido lo que ha retirado en efectivo cada uno de ellos; más que nada porque medio adivino para qué sería ese «cash»).

  2. ¿Qué vería por el ventanuco, si fuera en una nave espacial?.Pues no sé, no me va a pasar nunca.
    Me ha pitado más veces la alarma, de las que he robado, que ha sido nunca.
    A pequeña escala si me aprovechado.
    Una vez no me pasaron la bandeja de carne en Eroski, y me callé (igual por este hecho se estará yendo a la porra?) y en otra ocasión me encontré dos euros en el suelo y no se los pasé almendigo de la puerta, y…. en otra se confundieron en las vueltas y mutis.
    Claro, voy a Eroski, debiera de estar en algçun consejo de administración de Bankia o similares.
    Y mira que mi abuela decía:»El que roba a un ladrón, tiene cien años de perdón?
    Más o menos.

  3. Leo por ahí que la cantidad de sujetos que ordeñaron el plástico milagroso asciende a un total de 86, de los cuales 28 están vinculados al PP, 15 al PSOE, 4 a IU, y 10 a los siameses CCOOUGT (Para llegar al total de 86 debemos considerar al personal directivo de la entidad).
    Sigo leyendo por ahí, que solo tres (-3-) no usaron la tarjeta de crédito pese a disponer de ella: Félix Manuel Sánchez Acal, de UGT, y los directivos Íñigo María Aldaz y Esteban Tejera. Y la noticia concluye asegurando que cuatro (-4-) de los que la usaron devolvieron parte del dinero.
    Vistos los datos, cojamos una calculadora y elucubremos un poco (sólo un poco)

    -Personal con tarjeta: 86+3= 89
    -Personal «manirroto»= 82 ( 92,13%)
    -Personal «honesto»= 3 (3,37%)
    -Personal «de conciencia torturada»= 4 (4,49%)

    Vistos los resultados, que cada cual extraiga las consecuencias que quiera/pueda/deba… teniendo en cuenta, empero, que los datos en base a los cuales hemos determinado porcentajes son estrictamente ciertos.

  4. Me hace gracia oirte decir en la radio que todo el mundo tiene sus corruptelas, comparando lo de la gente que roba a manos llenas (léase lo de los sobres del PP o lo de las txartelas estas) con la gente que se lleva un boli del trabajo. O sea, yo que no robaría (por miedo a que me pillaran y por miedo a mi conciencia) y que sí me he llevado un boli del trabajo , soy lo mismo ¿no?. Pues para mi conciencia no, puesto que estaba bien callada y contenta con lo del boli, vamos como cuando te dan un caramelo los de un partido político sabiendo que no les voy a votar ni de coña. Jod… si llego a saber que soy una corrupta antes.. ¿dónde hay que apuntarse a lo de las tarjetas?.

    En todo caso lo de esta gente no sólo es de cabrones sino de tontos también porque los que están apuntados a esto de coger dinero que no es suyo, además son tontos del c… porque siempre se molesta a alguien con tanta insolencia y cara dura y al final se vuleve un boomerang, sólo hay que esperar,¿ no se suele decir que si esperas lo suficiente junto al río, verás pasar el cadáver de tu enemigo? Pues así les salió Bárcenas a los intocables, estoy deseando ver entrar en prisión a toda la cúpula del PP. Paciencia, es lo que hay que tener.

  5. ¡EL ASUNTO ES ATACAR , DENUNCIAR Y DETENER A LOS QUE REGALAN LAS TARJETAS..!!!
    Por mucho menos hay multitud de personas en las cárceles ¿no es verdad?…CUANDO ALGUIEN HA ROBADO A ESE NIVEL, NO SÓLO TIENE QUE DEVOLVER LO ROBADO ( mas LOS INTERESES CORRESPONDIENTES), SINO QUE DEBE SER JUZGADO Y RECLUIDO EN LA CARCEL ¡…..A.. LA CARCEL TODOS LOS BANQUEROS Y POLITICOS CORRUPTOS…!!!
    FelipitoX , como ejemplo clarificador, SÓLO HACE FALTA VER A DÓNDE HA LLEGADO…Porque todo el mundo es consciente de su TRAICION AL SOCIALISMO, SU VENTA AL PODER MAFIOSO MUNDIAL, LO QUE HIZO DESPUES COMO GOBERNANTE, LA REPERCUSION QUE TODO ELLO TUVO PAR EL PSOE, ¿QUÉ ES EN LA ACTUALIDAD (BIPARTIDISMO) ESE «PARTIDO» EL PsoE??, Y… DESPUES DE «DEJAR (es un decir) LA POLITICA SABEMOS EN LAS POLTRONAS QUE ESTÁ UTILIZANDO PARA ENRIQUECERSE TRAS SU PASO POR EL GOBIERNO,.. después la cosa empeoró más todavía con el “Ansar y sus corsarios”
    En mi opinión, las posibilidades de actuación del mundo están dentro de una «JAULA» o «marco «, y el quid de la cuestión es , primero, CONOCER QUIÉN/QUIÉNES LO DETERMINAN, y, segundo, SABER CUÁLES SON SUS FINES Y OBJETIVOS.. ¿te/os apetece que repita mis comentarios sobre FALTA DE DEMOCRACIA-PARTITOCRACIA-GRUPOS MAFIOSOS …NUEVO ORDEN MUNDIAL…??
    Todas las bases teoricas de la DEMOCRACIA ( en teoria, el menos malo de los sistemasde gestion de un Estado constituído) quedan anuladas por la suplantacion de personalidad que supone LA DISCIPLINA DE VOTO a que están sometidos los pseudopoliticos de carrera,… es lo que ya acuñaron ALFONSO GUERRA y FELIPE GONZALEZ con la terrible frase “EL QUE SE MUEVE NO SALE EN LAFOTO”…
    AQUÍ NO ESTAMOS EN UNA DEMOCRACIA…estamos en un régimen PARTITOCRACIA = DICTADURA…OLIGARQUIA DE LOS PARTIDOS POLITICOS, SOMETIDOS AL PODER DE LOS GRUPOS FINANCIEROS MAFIOSOS QUE DOMINAN EL MUNDO..Y QUE SE PLASMA EN EL BIPARTIDISMO GESTIONADO POR LOS POLITICOS Y BANQUEROS CORRUPTOS Y VENDIDOS… entre otras cosas PONIENDO EN SUS MANOS TARJETAS NEGRAS Y OTRAS PREBENDAS..
    ¡EL ASUNTO ES ATACAR , DENUNCIAR Y DETENER A LOS QUE REGALAN LAS TARJETAS..!!!

  6. al respecto estoy convencido de que el 99% de las personas delinquirían si no les atrapasen y como «el mundo fue y será una porquería,ya lo sé» (como lo dice el tango), no me rasgo las vestiduras. Eso pasa y pasará tanto en un sistema Capitalista (a la vista está), como en uno Socialista (tal y como la Historia nos ha enseñado, aunque habrá quien diga eso de «LOS MÍOS SON MUY HONRADOS Y ANTES MUERTOS QUE LADRONES»- dáles tiempo, idealista),como en una Comuna Anarquista.
    Los antiguos griegos y sus escuelas filosóficas ya nos lo advirtieron.La solución no está en el BUENISMO ESPIRITUAL o en EL BUENROLLISMO REVOLUCIONARIO, la solución está en un sistema que (si quiere sobrevivir al caos) se dote de leyes dignas que
    sean llevadas a cabo por jueces y policías dignos que sepan que es la única manera de no terminar como los países tercermundistas a los que nadie quiere ir ni de vacaciones

  7. Ultimamente la ética se utiliza de forma recurrente para argumentar sobre la bondad de actuación en diversos ámbitos. Así tenemos comités de ética en bancos, en empresas multinacionales con potenciales impactos ambientales en sus actuaciones, en universidades y centros de investigación y en equipos gubernamentales tanto nacionales como autonómicos.
    Sin embargo, se olvida ( y creo que deliberadamente) que este concepto de “ética moderna” se asocia a los valores (asumidos o impuestos) en una determinada sociedad o cultura. Así mientras a unos lancear a un toro que corre por la vega les parece de un salvajismo subido de tono, a otros les encanta disfrutar de “la fiesta”.
    La actuación de los directivos y consejeros de las visas opacas sería juzgado de forma muy distinta por algunos de los que hoy se rasgan vestiduras si no fuera por los 19.000 millones de euros entregados a Bankia y sufragados por recortes educativos, sociales y de prestación sanitaria. Es más, los defensores del libre mercado dirían que esas prácticas estimularían al resto de directivos de otras entidades para “mejorar su rendimiento “.
    O sea, que después de vistos los “atributos” deducimos que es “macho”. Ya, claro.
    Así que no es ético gastar con tarjetas opacas, pero si es ético publicar los sueldos “salvajes” de directivos de bancos y multinacionales.
    Así que no es ético destrozar la Amazonia (o Amazonía ) con explotaciones petrolíferas pero sí es ético el fracking y las expropiaciones de TAV y autovías que ayuda al “estado del bienestar”.
    Así que no es ético el uso de la violencia contra las personas, excepto por motivos de orden público y razones de estado.
    Cuando Manolito le decía a Mafalda que estaba leyendo sobre los “valores” en un periódico financiero y Mafalda le preguntaba sobre si eran valores humanos o de qué tipo, Manolito le responde : “de los que valen”.

  8. Muy de acuerdo, Félix.
    BBB: No es el boli. Son los clips, los folios, la grapadora. O pagar una comida a escpote, quedarse con la factura y pasársela entera a la empresa. O dejarle la tarjeta de fichar al del turno anterior. O hacerse una parrilla y artilugios de herrería diverso con el material de la factoría. O desgravar el IVA (autónomonos) por la tele de chopecientas pulgadas, el pase del BBK Live…

  9. Pues me temo que Javier no va desencaminado. Me temo que mucha gente que está estos días (con razón) echando pestes de los fulanos estos de las tarjetas, haría, de tener la oportunidad, exactamente lo mismo.
    Por mi curro me toca estar en observatorios como son grandes superficies comerciales (por el enorme tráfico de gente de todo tipo y porque se comportan exacatamente como son; sin tapujos ni poses)…y, es para ser muy pesimista. La casuística de conductas, hábitos…etc, que son para deprimirse son muchos pero hay una base muy común a todos esos casos: somos cutres, jetas, tramposos, incívicos, sólo tenemos derechos inalienables y sagrados que además exigimos como si se tratase de nuestra propia vida y no tenemos ninguna responsabilidad (siempre hay un “eso tenía que estar puesto en un cartel” “yo eso no sabía” “es que eso está mal así”…) y, sobre todo, sobre todo, sobre todo….somos listos, listos de cojones y, si no, tenemos los conocidos super listos (de esos que saben de buena tinta) que nos calientan la cabeza.
    Desde los que aparcan en plazas de minusválidos por estar 10 metros más cerca de la puerta y montan en cólera porque se encuentran una multa de la poli local cuando ellos pensaban que en un parking “privado” no se puede multar (claro, por eso aparcan) hasta los que devuelven prendas una vez usadas, CDs, etc, etc, etc, etc.
    Pero la estrella…es la reclamación por daños. Con o sin razón justificada, existe la idea generalizada de que se puedee reclamar y pedir pasta por cualquier percance que le suceda a uno en un edificio. Reclamaciones de hasta quien se choca con el coche con una columna (“que tenía que estar señalizada” “porque…tendréis un seguro que se hace cargo de estas cosas, ¿no?” “por esto, me tendréis que dar algo, ¿no? Pues espero que me llaméis y me ofrezcáis un acuerdo, espero unops días y si no, os pongo la denuncia”…). Hay gente que reclama con razón porque hay algo que no estaba en condiciones y esos casos son una gozada porque no hay dudas, se paga, porque efectivamente para eso está el seguro, y sin problemas. Pero es que es total y absolutamente generalizado quien viene sin ningún pudor pidiendo pasta porque se ha resbalado con agua de lluvia en el exterior, con gente que dice caerse porque la escalera mecánica va demasiado rápido, gente, sin problemas de visión, que se choca con mesas o stands “no señalizados”.
    Y terminas teniendo un ojo clínico en el que los ves venir según entran (a menudo con una cara de dolor y angustia propias de un ecce homo más que de un esguince; aunque se tiran además meses y meses de baja por dicho esguince además de necesitar apoyo de un psicólogo, tb con valoración económica a incluir en la indemnización, por el shock postraumático).
    Y lo triste es que esto ya es casi el 100% de los casos que se dan. Incluso quienes de primeras, en el momento, parece que admiten que ha sido un accidente, que “qué mala suerte”, que “es que iba yo distraído” “bueno, no parece que sea nada”…a los dos días aparece, y aparte que parece que se haya matado, y es otra persona; “que, claro, es que eso tampoco puede ser así y la cadena tiene su responsabilidad y tendrá un seguro para estos casos, y me ha dicho mi abogado…”. Y es que es ahí donde han entrado en escena los listos; los colegas tomando un pote: “Oye, pues por eso fijo que su seguro te tiene que pagar, que les puedes sacar una pasta, porque mi primo menganito que se cayó en el galerías preciados y le pagaron una pasta; basta que te caigas dentro para que ya te tenan que pagar, esa así por ley”.
    Y es triste que eso ya es así, ya digo, casi en el 100% de los casos. Y lo mismo en estaciones, aeropuertos, en dependencias municipales…que cuando le sacan la pasta al Ayto, nos la sacan a todos.
    Y para mi los mimbres de la gente que funciona así son los mismos de los de la gente que le dan una tarjeta por el morro y dice, esto es jauja. Y no son piratas o timadores profesionales (que tb los hay; pero ese es otro tema), es gente normal que seguramente despotrica contra la corrupción de “los políticos” pero que en cuanto ve la opción de sacarse unos miles de euros por la patilla (y además…sacárselos a una empresa X, “que están forrados”), se autoconvencen de lo que sea, se creen con un derecho legítimo y justísimo a sacarte toda las pasta que pueda, con o sin razón.

  10. Ya me quedo más tranquila, pero creo que algunas cosas son prebendas como el pase del bbk live que algunos hosteleros han tenido de sus proveedores, un conocido médico se fue al Caribe gracias a los comerciales farmaceúticos etc. Me sigue sin parecer lo mismo, igual es que tengo una conciencia un tanto maleable pero no puede ser lo mismo expoliar los recursos de una entidad o de una institución que hace que la gente no consiga crédito o que no haya dinero para Sanidad. Oye y si es lo mismo soy una mierda de corrupta, al final en esto de la corrupción tb hay mindundis y tíos finos finos. Me vendrían bien unas grapitas ¿?????.

  11. Pues yo soy de los que se llevan el boli, y admito que si me dieran esa tarjeta black, después de pensar ¿qué querrán de mi? Acabaría tirando de ella más que del papel higiénico. Pero, admitiendo lo del 99 %, creo que la comparación no nos lleva a lo de la viga en nuestro ojo y la paja del ojo ajeno, sencillamente porque el caso es el contrario: Lo que hay en el ojo ajeno es una viga del tamaño de las del puente de la Salve y en comparación lo que tenemos en nuestro ojo son virutas de afilar el lápiz.
    Pero hay algo más que la distinta cantidad que consigue, en mi opinión, eliminar el sentido a esa pretendida comparación ética que viertes en tu artículo: Los que sisan de manera tan voraz y empedernida, además de llamarnos después tontos, diciendo que no sabían que era ilegal, son los que han hundido nuestras vidas (la mía desde luego, que estoy en paro sin remisión) la de nuestros hijos (el mío, tambíén en paro, sin futuro y en casa); y nos prometen unas pensiones de mierda, y son los que gobiernan con mayorías absolutas y poder extendido a otras instituciones de poder, y son los que nos dicen que hay que hacer reformas (todavía faltan) porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y son los que gobiernan para que la sra. Oriol escoja bien a su empleada, no se le vaya a embarazar..
    En suma: Es el poder el que roba y si yo tuviera ese poder, tendría realmente remordimientos de tener en casa el boli que mangué el otro día en Correos. Mientras tanto la comparación no procede.
    Creo que, todavía, la ética es también cuestión de grado… y empleo.

  12. Botella 1/3 llena….

    Sólo hay cuatro personas de los 86 consejeros delegados de Caja Madrid que no utilizaron la tarjeta ‘opaca’.
    El primero es Francisco Verdú Pons, Esteban Tejera Montalvo , Félix Manuel Sánchez Acal, Íñigo María Aldaz Barrera .
    En el informe de Bankia enviado a la Audiencia Nacional aparecen sus nombres pero en la columna del importe gastado aparece ‘0’.
    De la página de la Sexta.
    Haberlos haylos.

  13. Es un buen punto el que destacas, Javier: en gran parte, los corruptos son como nosotros, sólo que tienen un poder escandaloso y, por tanto, sus corruptelas también lo son. De todas maneras, yo me atrevo a decir que no usaría una tarjeta de crédito como si fuera la lámpara de Aladino. Y la respuesta es más práctica que el que yo sea íntegro o buena persona o me da miedo que me pillen, que también: es el hecho de pensar que el dinero que no abone yo, terminará saliendo bajo cuerda de las cuentas de otra gente (porque Puticlub Manoli no renuncia a tener sus cubatas pagados el día 1 de cada mes, so pena de largarlo a la Prensa). Y no me creo con derecho a aprovecharme de mis conciudadanos de esa manera. Ni tampoco aunque saliera directo del bolsillo de Rodrigo Rato, porque él lo repercutiría igualmente sobre mis conciudadanos. Otra cosa es si me devuelven un euro de más en el supermercado, lo admito… Pero tampoco suelo reclamar si me devuelven un euro de menos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *