El DNI

En una conversación en Twitter que seguramente nunca debí iniciar con el diputado de ERC en el Congreso español, Gabriel Rufián, un espontáneo preguntó qué hace a una persona vasca o española. Alguien menos primaveras que yo habría hecho un quiebro, comprendiendo que 140 caracteres no dan para responder a algo así. En mala hora, simplifiqué: “El DNI, la legalidad que tienen que acatar, etc. Cuatro bobadas de ná”. Y ahí me caí con todo el equipo, porque Rufián  —me imagino que sonriendo— aprovechó para soltar el zasca con el que hoy, por desgracia, se fumiga cualquier posibilidad de diálogo. Gran polemista, enorme ventajista con sus casi 100.000 seguidores, me aplastó tal que así: “El DNI @Javiviz? Eres un grande. Gracias de verdad. Que no se pierda ese «pero q pone en tu DNI?» xf”. Mantengo la literalidad, incluyendo mi nick y la peculiar gramática tuitera.

Me quedo, qué remedio, con las hostias como panes que todavía sigo recibiendo de troles y believers rabiosos. Sin embargo, ante ustedes, que en su mayoría me conocen y saben que no cojeo precisamente de unionismo despendolado, reitero lo esencial de mi respuesta. Si todo se redujera a una cuestión de sentimientos, no habría ninguna discusión. A efectos prácticos, estamos marcados por la legalidad que debemos acatar. De hecho, salvo que esté totalmente confundido, se lucha por tener una legalidad propia que refleje y convierta en real lo que se siente. Y dará mucha risa lo del DNI (I, de identidad, por cierto), pero a día de hoy, si tenemos caducado ese papelito plastificado, no nos dejan ni recoger un paquete en Correos. Imaginen el resto.

7 comentarios sobre “El DNI”

  1. Vasco es todo el que vive y trabaja en Euskadi.Incluso los efectivos que viven y trabajan en el cuartel de Intxaurrondo;al menos eso dice el buenismo oficial y mingafrias.Acaso Español es todo el que vive y trabaja en España?en EEUU?.Conozco gente,y digo conozco porque me lo han dicho personalmente,que lleva 50 años en Euskadi viviendo y trabajando hasta la jubilación y no se sienten vascos,todos mis respetos,tenemos los mismos derechos y obligaciones legales pero no tenemos el mismo sentimiento nacional,convivimos sin problemas pero el que tiene el DNI correcto es él y no yo.Tanto costaría que ese respeto fuera recíproco y encauzar legalmente un sentimiento tan enraizado?,parece que si.Ibarretxe intentó encauzar este problema de manera razonable pero ese nacionalismo Español cutre y salchichero que solo piensa en solucionar los problemas reales de la gente,no hablo de la falange,hablo del PPSOE se le abalanzaron al cuello con todos los medios de la una grande y libre.
    En mi DNI pondrá lo que le salga de los cojones,pero yo soy tan Español como vasco es el agente de Intxaurrondo que vive y trabaja en Euskadi.Saludos.

  2. Uno, obviamente, es muy libre de creer que el DNI nos hace españoles; de hecho, esa es precisamente la intención de esa N nacional, como si documento e identidad no fueran suficientes -sí lo son en otros países, donde tienen pièce d’identité, Personalausweis o identity card, todos ellos sin nacional-. A mí, qué quieres que te diga, el carnet de identidad me hace ciudadano de un Estado -ya que el que yo deseo no existe-, pero no me convierte en español.
    Uno, obviamente, es muy libre de escoger sus referencias, y de deducir del hecho de que necesito el carnet para recoger un paquete en Correos que la legalidad es algo que debe respetarse siempre y para todo. No sé si da mucha risa, pero si al otro lado del Atlántico hubiesen respetado la legalidad constitucional siempre y para todo, no hubiéramos visto la independencia de las colonias inglesas y españolas. Igualmente, uno puede pensar que los catalanes, para ser independientes, deben respetar una legalidad pensada precisamente para que no puedan serlo: son cosas del independentismo urkullista del siglo XXI.
    Y uno, obviamente, puede intentar dar -cuál es el término técnico que utilizas?- una ostia dialéctica a Gabriel Rufián, y luego, cuando el tiro sale por la cualata y llegan las respuestas, quejarse de que en Twitter solo hay troles y believers y gente muy mala que no sabe discutir. Debe de ser que no estamos a tu altura.

  3. Gracias, señor Leoné, por ser la prueba del nueve. Feliz travesía. Caray con el «independentismo urkullista», que saca 176.000 votos a la segunda fuerza. Pero es que luego la tercera, la cuarta y la quinta también tienen ideas diferentes de cómo llegar. Es más, piensan que hay que quedarse directamente. A ver si la mayoría social va a ser minoría. Insisto, sigan echando a tortazos a los compañeros de viaje. Y en cuanto a las respuestas, si leyó algo, sabe que no fueron argumentos en el 95 por ciento. Era pura basura del pelo «españolazo, fascista, hjoputa, jódete». Si es el tipo de compañía quiere, adelante, también… para ir hacia ninguna parte.
    Claro que, bien mirado, ya estamos en esa ninguna parte, puesto que dice que va de sentimientos. Esos son libres. Yo quisiera que mis sentimientos estuvieran avalados por una legalidad.

  4. En cierta ocasión, estaba comentando con dos madres en el patio de la ikastola que nuestros hijos -hijos son, Sr. Vizcaino, lo que usted llamaría «retoños» en una de sus columnas- se habían apuntado a danza; de pronto, una de ellas dijo con envidia que el hijo de la otra sería sin duda muy bueno, porque era… eh, de color, o sea, moreno. No le insulté ni le llamé racista, ni me junto con gente que lo hubiera hecho, lo mismo que a usted no le llamé españolazo ni fascista, ni me junto con ese tipo de compañías. Y sí, el tío de Boney M. bailaba que daba gusto, pero eso no quita para que los argumentos «los negros llevan el ritmo en el cuerpo» y «qué pone en tu DNI» me parezcan de un mismo nivel intelectual: repetición irreflexiva de tópicos, en el mejor de los casos; justificación de estructuras de poder, en el peor.
    Dicho lo cual, sigo sin entender cómo es que uno hace manifestación de españolidad cuando va a recoger un paquete de Amazon a Correos -al funcionario, en realidad, no le interesa la nacionalidad del cliente, sino que los nombres en el paquete y en el carnet coincidan-, y cuál es el salto que lleva de la idea de que en las transacciones cotidianas ciertas normas son necesarias a la conclusión de toda legalidad es respetable siempre, incluso si es manifiestamente antidemocrática.
    Por supuesto, todo esto lo digo sin tener tantos votos como el PNV, pero si los votos te dan la razón en todo, entonces mejor que dejemos de hablar de la corrupción del PP.
    Yo también quisiera que una legalidad avalara eso que usted llama mis sentimientos. Si actualmente no es así, habría que ver cuál es la responsabilidad de cada uno, la de la izquierda abertzale, evidentemente, pero también la de un partido que llamándose abertzale ha hecho todo lo posible para desacreditar el proceso catalán y para evitar que nada parecido surgiera en Euskal Herria, y la de aquéllos que, sin ser unionistas despendolados, difunden argumentos del tipo «qué pone en tu DNI».

  5. Pues nada, españolazo me quedo. Llamado de una forma mu fina. Y por lo demás, feliz travesía, insisto. Lo de qué pone en tu dni, no lo ha entendido. Pero no aspiro a que lo haga. Uy, perdón, que no lo he dicho. Usted ha dicho que lo he dicho. Vaya por Dios. Como para no ganar las discusiones, como para no dar zascas chachiguays. Se inventa lo que yo digo. Y hasta aquí, señor, hasta aquí.

  6. No hay partido político capaz de evitar lo que tenga que surgir en Euskal Herria como no lo ha habido en Cataluña. Y es que la gente es la que marca el ritmo y no pretendidas vanguardias organizadas; esto debería grabárselo la IA a fuego.La IA ha fiado el destino de Euskal Herria a una vanguardia terrorista con la mayoría de vascos en contra durante 35 años: se equivocaron gravemente y su evidente ciaboga político-militar lo evidencia.
    En cuanto a las responsabilidades de cada uno,efectivamente,tenemos ahí un debate pendiente. Personalmente me interesará mucho esas responsabilidades en lo que respecta a Navarra durante esos aciagos 35 años.Saludos.

  7. Cuando alguien me pregunta «Qué pone en tu DNI» le respondo «Que Caduca en 2022». De todas maneras, sólo lo uso cuando voy al extranjero (bien sea como identificador en el Aeropuerto, bien cuando estoy allende las fronteras del Ebro y el Barbadun).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *