Después del fiasco

Tras el descarrilamiento de la negociación presupuestaria entre Gobierno vasco (más bien, PNV) y EH Bildu (más bien, Sortu), propongo dejar de llorar por la leche derramada y centrarnos en lo que debe importar ahora. Lo primero, desde luego, será encontrar el modo de que la mayor parte de lo buenísimo que ya se había aceptado en el tira y afloja no se vaya por el desagüe de la inevitable prórroga. Por más que en la aritmética política se pueda conseguir a veces que dos y dos sumen algo más de cuatro, a nadie se le escapa que va a ser muy complicado materializar todos los avances con el corsé del alargamiento de las cuentas de 2018. Pero intentarlo es más que una obligación, empezando, claro, por el complemento de las pensiones más bajas a través de la RGI.

Sin abandonar ese esfuerzo, y más allá de los humanamente comprensibles reproches, cabe empezar una reflexión general. Y no solo sobre los cómos y los porqués de lo ocurrido, sino respecto a lo que significa y lo que puede o debe implicar.

Mirando solo a los que se han sentido aliviados o, incluso, se han alegrado por el fracaso, ya tenemos tres cuartos de la conclusión. Acabamos de comprobar otra vez que las dos principales fuerzas soberanistas —¡olviden las culpas!— no han sido capaces de consensuar materias primarias del día a día de la ciudadanía a la que se deben. ¿De qué sirve, entonces, que haya un gran pacto en las cuestiones identitarias, como el suscrito sobre las bases del futuro estatuto, si cuando llegue el momento de pasar de las palabras a los hechos, o sea, cuando salgan las cosas literalmente de comer, volverá a ser imposible el acuerdo?

3 comentarios sobre “Después del fiasco”

  1. Es una pena que PNV y Sortu no hayan llegado a un acuerdo presupuestario. Es malo para casi todos. Pero evidentemente, es más lógico que se pongan de acuerdo en cuestiones identitarias, ya que son (más bien, lo autoproclaman) dos fuerzas políticas nacionalistas, que sobre «las cosas de comer» porque se trata de un partido de derechas y otro de izquierdas (conservador y progresista, si prefieres) que se encuentran más alejados respecto al destino del gasto público. Evidentemente, en un hipotético nuevo estado/estatus/estatuto con mayor autogobierno, serán si cabe aún más adversarios políticos y (espero al menos) presentarán propuestas muy distintas.

  2. El gran problema está (en mi opinión); en la falta de confianza. Propiciada, por la autodenominada I.A., con la insistencia de sus declaraciones en el largo tiempo de negociación(?). Que más que negociar, prevalecía, el afán de quedar como, «hacer morder el polvo» al Gobierno Vasco.
    Yo creo que, si no se disipan pronto éstas dudas, será difícil, la confianza.
    Que es lo que se necesita, para llegar a acuerdos: CONFIANZA.

  3. no estoy de acuerdo con complementar las pensiones a trabes de la rgi ,deberian ser personalizadas,una persona con mas de 30 años cotizados y se jubila antes de tiempo por no poder entrar a trabajar por lo dificil que lo pone la edad tiene unos descuentos , su pension no llega al minimo y no le dan ayudas por estar casada en gananciales al sumar los ingresos de la pareja ,cotizando mas de 30 años creo que tiene derecho a su pension, quien cobra rgi mas complementos y no ha cotizado percibe mas salarioque el que ha cotizado ,las pensiones tendrian que ser personalizadas sin contar con los ingresos de la pareja .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *