¡Qué hostia!

Se imagina uno a Rita Barberá desde el más allá repitiendo su segunda jaculatoria más famosa tras los balbuceos espirituosos del caloret: ¡Qué hostia, qué hostia! Ni en las previsiones más pesimistas —un saludo, por cierto, a los Rappeles de lance que no dieron una y ahora presumen de haberla clavado— se contemplaba semejante tantarantán del que el gracejo popular ya ha bautizado como Pablo Fra-Casado. Que me corrija alguien con más canas o lecturas que servidor, pero un morrazo así no se veía desde la descomposición de UCD en 1982.

¿Damos por muerta a la gaviota, entonces? Es lo que están haciendo los adivinos arriba citados, los mismos que vaticinaron la segura pasokización del PSOE, la derrota fija de Sánchez en las dos primarias y el sorpaso de Podemos en 2016. Buena pinta no tiene, desde luego, pero una gota de calma nunca es mala consejera. Total, lo que tenga que ocurrir ya lo iremos viendo desde el alivio que da haber certificado —otro saludo a los que anunciaban el apocalipsis— que la triderecha se ha quedado lejos de sumar.

Después de haberse quedado en pelota electoral picada, incluyendo la celebrada pérdida del ya para los restos escaño-de-Maroto, dice Alfonso Alonso que toca reflexionar y “volver a plantear una alternativa centrada, abierta y moderna”. Tarde piaste, pajarito, cabría decirle al presidente del PP en la demarcación autonómica y a todos los miembros de su ejecutiva, que desde la elección de Casado, no han dejado de reírle todas las gracietas ultramontanas y de fingir orgasmos ante las bravatas del palentino. Y Borja Sémper, silbando como si no le incumbiera. Saludo para él también.

5 comentarios sobre “¡Qué hostia!”

  1. La gaviota no está muerta; está comatosa, más bien. Pueden imaginarse escenarios en los que la palme; mismamente, una docena de tránsfugas que conviertan a Rivera en jefe de la oposición. Pero también que un liderazgo menos ultramontano le permita recuperarse.

    Por otra parte, es bueno recordar que 8 años después de las elecciones vascas de 2001, López entró. Que sí, con la ilegalización (que Estrasburgo dijo era una urgente necesidad social, no lo olvidemos alegremente), pero también con el apoyo de aquellos que creen en el cuanto mejor peor y de los que dicen que todos son iguales. No es probable que haya ilegalizaciones a nivel español, pero sí que ya hay bastante gente del segundo y tercer grupo.

  2. Cuando se intenta copiar la imagen de Macron, el estilo de Trump y se asimila que la política son los programas de tele circo donde solo basta hacer el payaso, el hostiazo está asegurado.
    Una pena que todavia no estemos totalmente maduros para botarles de una put. vez.

  3. Y otro saludo también para J.M. Aznar. (De pronto ha desaparecido; debe estar preparando sus próximas clases magistrales de estrategia política).

  4. Pues si los resultados son parecidos en las próximas elecciones el batacazo popular va a ser histórico, y que creo serán parecidos por la inercia , es que en 1 mes cambiar el voto, ……….. la gobernabilidad, la estabilidad y tal….y el trifachito ahí está, firmado, que no digan que no, que ahora son caperucita..no,no,no, no cuela. Menudos colmillos que han enseñado. Como cuando ves a un guau guau de esos peligrosos, cualquiera se acerca.

  5. A mí me recuerda a la descomposición de UCD, como dices en tu artículo, pero no nos olvidemos que los de UCD se fueron a AP. Cuando las ratas abandonan los barcos a punto de naufragar se agarran a lo que pueden, pero en este caso tienen una balsa a mano…. y yo preferiría que siguieran en el PP, porque la balsa tiene un nombre pintado en la proa, y me ha parecido leer algo así como VOX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *