Tormenta en la triderecha

El espectáculo a cargo de los integrantes de triángulo escaleno de la derecha está resultando impagable. Aunque conociendo el percal, ya sospechábamos que tanta testosterona de cuarta y tanta cerrilidad reunidas implicaba riesgo explosivo, la calidad de la reyerta supera todas las expectativas. Y tengo la impresión de que todavía nos quedan unos cuantos pifostios a los que asistir desde butaca de patio.

La cosa es que recuerdo haber escrito sobre esto hace unas semanas, y mi pronóstico de entonces no se ha cumplido. No del todo, por lo menos. Vaticinaba que pese a la condición de Vox de partido gamberro, la sangre no acabaría llegando al río. Se antojaba complicado que se malbaratara la santa misión de sacar del poder al rojo-morado-separatismo solo por un quítame allá esas zancadillas y esos escupitajos intercambiados. Ya ven, sin embargo, que este es el minuto en que lo de Murcia se ha descacharrado y lo de Madrid Comunidad empieza a cantar a fiasco también.

¿Es comprensible? Desde lo más humano, diría que sí. Sé que les pido algo complicado, pero esfuércense en meterse en la piel de los dirigentes y militantes de Vox. El trato que están recibiendo —otro asunto es que se lo merezcan y que nos importe una higa— por parte de sus presuntos aliados azules y naranjas, especialmente de estos, no es de recibo. Partiendo de la necesidad perentoria e inexcusable de los votos de la banda de Abascal, es de una golfería supina seguir vendiendo la especie de que no hay ninguna posibilidad de negociación y hasta poniendo cara de asco o de usted por quién me toma al referirse a quienes les tienen pillados por la ingle.

3 comentarios sobre “Tormenta en la triderecha”

  1. Fanfarronadas de taberna por una y otra banda. ¿Qué le venderían a su electorado los Voxteros en caso no apoyar gobiernos de su formación de origen? ¿Y vuándo dejó escapar la derecha una poltrona por follones internos? Incluso la banda de Rufineta y Falangín fue más estridente en su no a Rajoy en 2016…
    ¡Que ya tiene usted unas cuantas canas, Vizcaíno!

  2. fanfarronadas si , pèro solo fanfarronadas no, si el rio suena agua lleva, ¿Como pactar con vox sin querer pactar con vox? aparte de que quienes votaron vox no se como se tomarán vender el poder gratis. ¿¿Si un discurso les ha puesto donde están, ahora lo olvidan y a los votantes les da igual?? posiblemente habría, habrá, una escision en Vox, y no se pero ahi andan, no se si he oido mal, espinosa y Abascal….no muy de la mano.

  3. A mí me da la impresión de que todo es falso. Como es falso que el PP sea de centro derecha, como es falso que Ciudadanos sean los liberales de centro, como es falso que Vox tenga como norte la España eterna. También es falso que no se puedan ni ver.
    En unas circunstancias, puede ser. En otras no. En todas, España les importa un higo, y los españoles, ni tan siquiera uno. Su país son sus relaciones. Sus ideales llegan justo a un chalet con piscina en Pozuelo y su voluntad de servicio a los que quieren gobernar se ciñe a que la puerta giratoria de salida esté bien engrasada.
    Han tenido buenos maestros y nosotros no deberíamos esperar nada, ni tan siquiera sinceridad en lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *