Mal menor o así

Ayer tuve un cariñoso cruce de cargas de profundidad con mi apreciado Jon Iñarritu. Él tuiteó (creo que) con la socarronería aguda que lo caracteriza que no acababa de fiarse de la enésima promesa del gobierno español de ponerse manos a la obra con las transferencias eternamente pendientes. Dejando de lado que yo también tiendo a un escepticismo cimentado en quintales de incumplimientos, le anoté al diputado de EH Bildu que ese gobierno del que dudaba era exactamente el mismo al que hace un mes pelado había sido aupado por la abstención de su formación. Con agilidad gatuna, llegó la respuesta. Iñarritu me apuntaba, palabra arriba o abajo, que la experiencia le empujaba a la desconfianza, que iban a denunciar lo que no se hiciera y, como resumen y corolario, que este gobierno era el mal menor. De inmediato llovieron en tromba retuiteos y likes de su réplica a modo de zasca y chúpate esa, infecto pinchaglobos enemigo del pueblo.

Y vale, sí, que pulpo, animal de compañía, pero también que y sin embargo, se mueve. Quiero decir que, mal menor o bien mayor, Sánchez debe su reválida por los pelos a la abstención de la fuerza liderada por Arnaldo Otegi y, sobre todo, de sus socios de ERC. Bien podían haber hecho como los antiguos convergentes, ahora Junts per Cat, que le atizaron con su no en los morros al tipo que en campaña había prometido traer a su líder esposado desde Waterloo. Pero la coalición soberanista no solo no lo hizo, sino que tuvo guardados sus síes en la recámara por si algún socialista patriota ponía en peligro la investidura. Y todo fue, parafraseando a Otegi hace dos días, gratis et amore. No se olvide.


5 comentarios sobre “Mal menor o así”

  1. Pides coherencia a Jon Iñarritu. ¿Al mismo Jon Iñarritu que vendió, primero a los que mantuvieron la coherencia en Aralar (Basabe, Ezenarro, Erostarbe) y luego a los que firmaron junto con él la venta (Ubera, Maeztu…)?

    No es que le pidas peras al olmo. Le estás pidiendo cactus a un glaciar..

  2. El problema es que hay quien nos quiere hacer elegir entre el mal gordo y el mal menor con la esperanza que olvidemos que esa diferencia no existe, que la única diferencia es entre bien y mal.

  3. Como yo lo veo:
    La finalidad de apoyar o permitir el «mal menor» no ha ido de lo que se pueda conseguir, ni trasferencias, ni gobierno estable del estado, ni política de izquierdas. Lo que les ha movido al apoyo pasivo, al igual que Esquerra, es simplemente figurar como necesarios, es decir, tener la posibilidad de poder aparecer como imprescindibles para el progresismo, y vender su posición izquierdista en mercados más locales, además del intimo placer de tener agarrado al partido de Pablo Iglesias (el fundado en 1879) por un imaginario escroto. Saben que incluso con el tema de la organización del Estado ellos no pintarán nada porque los coaligados necesitarán siempre al PP.
    Y ello con la colaboración encantada de la derecha vocinglera que podía haber evitado este protagonismo de sus fieras corrupias, simplemente absteniéndose. Pero vende más que el PSOE es traidor por echarse en manos de ETA, los bolivarianos y golpistas. En ese sentido EH Bildu y Esquerra republicana son instrumentos ideales de los derechones.
    Ya aflora el hecho de que las trasferencias a conseguir les importan los mismos higos que a la diputada Laura Borrás la gobernabilidad de España: ni uno. Pero ésta por lo menos lo dice. Por eso son compatibles los apoyos prestados con el escepticismo de Iñarritu, porque su objetivo no pasa por conseguir nada.
    Y lo veo así porque en realidad no creo, ni ellos tampoco, en los objetivos de izquierdas de los dos partidos que han conseguido formar coalición. La decisión sobre Billy el Niño así lo ha empezado ha demostrar.
    Solo me podría hacer cambiar de opinión la derogación total de la reforma laboral y de la reforma realizada en el art. 135 de la C.E. Esto sería ser de izquierdas. A partir de ahí. Pero tampoco lo he visto reclamar con la vehemencia con que se han aplicado a la huelga general reciente.

  4. Del «amnistia ez da negoziatzen» al gratis et amore a un maniquí del Corte Inglés que en noviembre decía lo que decía y que sigue diciendo que nada de autodeterminación ni amnistia ni nada de nada que no sea la una grande y libre. Y luego dicen del PNV……. sin más comentarios.

  5. El mal menol en Mulcia, decia txotxo-ping pong.
    Quieren salirse del agujero que se metieron, y eso esta muy bien, pero hay lo que hay y de eso tienen mucho.
    Iñarritu me cae muy bien su agrupacion fue la primera que se fue de HB, pero ahora siguen bajo el mismo paraguas y por cosiguiente, y aunque cambien de color seguiran con las premisas del paraguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *