Todo sigue en el aire

Pues sí, es indiscutible. Se ha consumado el Efecto Illa: victoria en votos y empate en la cabeza en número de escaños, sumando 16 actas más de las cosechadas por el PSC en 2017. Merece ovación y vuelta al ruedo el casi hasta anteayer ministro de Sanidad del Reino de España. Otra cosa es que tan meritorios resultados le vayan a servir para mucho más que para ponerlo en su currículum o para haber pasado una dulce noche celebratoria. Y no hay que ir muy lejos para buscar el precedente. En las elecciones de hace tres años y dos meses, fue Inés Arrimadas la que bailó todas las congas del mundo como ganadora de aquella cita con las urnas al amparo del 155. Aquello no solo no le sirvió ni para oler de lejos el Palau de la Generalitat, sino que ha acabado en una de las bofetadas más tremendas que se recuerdan en aquellos lares.

Muy cierto: es altamente improbable que a un partido asentado como el PSC le aguarde un final similar. Pero el resto de la historia sí apunta a que va a ser la misma. Por más campeón que haya sido en el conteo de sufragios, ahora mismo tiene escasas probabilidades de convertir el éxito en un vale para presidir Catalunya. Se antoja altísimamente complicado que ERC, que en la subcompetición del soberanismo le ha ganado a Junts por los pelos, esté dispuesta a facilitar el gobierno de quien todavía se considera como uno de los responsables del mentado 155. Con los datos aún calientes, solo un monumental giro de los acontecimientos puede hacer que Illa sea otra cosa que líder de la oposición. Eso o, en el mejor de los casos, candidato en unas elecciones repetidas en julio.

Ahí viene la otra gran derivada. ¿Serán capaces ERC y Junts de superar su creciente e indisimulada inquina mutua? O, personalizando, ¿aceptará Carles Puigdemont que, aunque haya sido por un puñado de votos, las siglas que deben liderar un gobierno soberanista son las de ERC? ¿Qué condiciones le pondrá Junqueras? Todo eso, sin contar, que para la mayoría absoluta tendrán que granjearse a la CUP.

Dejo para el final lo que, pese a los titulares de fogueo que veamos, apenas pasa de lo anecdótico. De verdad, más allá de cierto retortijón, la abrupta entrada de Vox al Parlament no cambia demasiado el panorama. Todo lo que ha ocurrido es que ha habido un corrimiento a la requeteultraderecha en el unionismo más rancio. Si suman, verán que, en realidad, la tripleta de Colón tiene menos representación que en 2017. No pintarán nada en lo que sea que vaya a ocurrir, que ahora mismo sigue en el aire.

11 comentarios en «Todo sigue en el aire»

  1. El dato de que el Trifachito obtiene menos representación que en 2017 es ligeramente esperanzador.
    En cambio, que uno de los entusiastas impulsores de la aplicación del 155 haya sido el partido más votado es ligeramente desconcertante.

  2. Y anda diciendo la ultraderecha que se ha castigado a Ciudadanos por sus veleidades con el sanchismo-comunismo. Pues de 36 escaños que tenía Ciudadanos, sólo 11 escañitos han ido a parar a Vox y el resto a Illa. Curiosa manera de castigar a Ciudadanos por sus veleidades con el sanchismo-comunismo, votar a los sanchista-comunistas. Sánchez, en contra de lo que digan algunos que cierran los ojos a la realidad, es uno de los políticos más astutos de los últimos tiempos. Tiene a Podemos y a la derecha española donde él quería. Tenemos a Sánchez para veinte años por lo menos. Para caer, tendría que meter la pata, primero, y no sería suficiente, la derecha tendría que hacer desaparecer a VOX y a Casado. A Ciudadanos también, pero eso ya está. El Banco de Sabadell, que los creó, ya llegó a esta misma conclusión antes que yo.

  3. Al final, la abstención era en gran parte independentista. El nacionalismo Español concentró su voto em Illa y los 82.000 votos del PNC Y PDCAT se fueron por el WC. 36.000 de esos 82.000 hubieran sido suficientes para que JUNTS hubiera adelantado a Esquerra; como pueden cambiar las cosas por «pequeños» detalles.
    El independentismo encima del 50% e Illa a la oposición. No está mal.

  4. Esta claro lo que ha ocurrido,toda la desbandada de PP y C,s se ha ido al PSC y a VOX,los mas fachas al seguno y menos radicales al primero,pero las fuerzas independentistas en mi opinion son cada vez mas amplias.

  5. Un gobierno de bloque es contraproducente porque da la razón a los que les acusan de » su cataluña» y da argumentos a Madrid para actuar en el sentido de que está para proteger a tod@s. me entristece que los independentistas catalanes sean tan torpes¡¡ y lo son, y ahí está la desaparición de un histórico potente como Convergencia. Van al precipicio, pueden crear inestabilidad en madrid que lleve a nuevas elecciones y por ejemplo, ante tanto independetisto exacerbado, gane la derecha y sus consecuencias.

    Precisamente lo inteligente es tender puentes porque si no, no hay entendimiento. Despreciar al PSC en el gobierno habiendo ganado las elecciones es un ninguneo a la otra cataluña y los independentistas no solo se la van pegar sino que nos van a a arrastrar a otros.

    ¿Pero a donde van con un 25% de independentismo respecto del censo? lo que tienen que hacer es ir hacia el derecho a decidir, ese si es el aro por donde tiene que pasar el PSC claro, quizá sea imposible, y entonces el bloque independentista no tenga otra opción.

    No obstante, por concordia, porque haya una cataluña y no 2, yo si formaría gobierno con el PSC, una demostración de mano tendida, y si eso falla, no podrán decir que los independentistas no lo han intentado.

    Yo sin renunciar a la independencia de Euskadi creo que hay fórmulas, dentro de la UE para la convivencia y concordia, pero eso está en manos de Madrid con 40 años de incumplimiento del estatuto y sin desarrollar los derechos históricos que nos usurparon.

    EL FUNDAMENTAL PROBLEMA TERRITORIAL ES QUE ESPAÑA NO CUMPLE. O SEA QUE NO ES SERIA, Y YA LO DIJO UNO. Y ESO SI ES CIERTO QUE RADICALIZA.

  6. Ya ha hablado la ciudadanía responsable de Catalunya.
    Y llamó «ciudadanía responsable» a esa parte de catalanes que con más o menos ganas han ejercido el derecho a votar, lo que les da legitimidad al derecho a opinar, a reclamar y ha protestar, si hiciera falta, en caso de algún incumplimiento, no justificado, de las promesas electorales.
    Cierto que no está fácil cumplir lo prometido, sobre todo para los independentistas, pero al menos hay que intentarlo con dignidad y transparencia. Y si al final no se puede, por lo menos tener la decencia y la valentía de informar a los electores. Y es que cada voto es un aval de confianza, que no puede ser defraudada y mucho menos ninguneada.
    Suerte queridos catalanes, y que las ilusiones puestas en vuestros votos se vean hechas realidad.
    Bisca Catalunya – Gora Cataluña

  7. Es mas, Euskadi se independiza. Y Nafarroa? No es mejor tratar de crear instituciones comunes con Naffarroa?? Una España de nacionalidades C.E. y 2 nacionalidades euskaldunes con puerta de entrada y salida, y euroregión.

  8. Xabier Intza. Está muy extendida la tendencia de arrimar a la sardina propia el ascua de la abstención. Esta mañana he escuchado a muchos tertulianos asegurar que la abstención era muy mayoritariamente “constitucionalista” ya que “los independentistas se movilizan y votan todos”. A alguno le he escuchado incluso muy duros reproches a los constitucionalistas que se han quedado en casa.

    Yo no lo sé y me gustaría saber en qué se basan los que asignan la abstención a unos o a otros. Y que también me digan qué porcentaje de abstención es la técnica de siempre, de los que pasan olímpicamente y no quieren saber nada ni de unos ni de otros, qué porcentaje ha sido por miedo insuperable al virus, qué porcentaje es constitucionalista y qué porcentaje independentista, etc.

    Al falta de esos datos, que nadie puede dar, la abstención es…abstención.
    Lo máximo que me atrevería a aventurar es que entre los abstencionistas, pasotas aparte, predomina gente que no es ni extremista ni de lo uno ni de lo otro. Sí creo que el que es ultra nacionalista catalán y ultranacionalista español vota siempre en un altísimo porcentaje…aunque solo sea a la contra. Y creo que puede haber gente con preferencia por la independencia y gente con preferencias por seguir en España que no encuentre ni en unos ni en otros a quien votar porque precisamente cree que la dinámica de bloques lleva al bloque…o.

    Y parece que van a seguir así.
    Por lo demás, yo vaticiné trompazo de la operación Illa así que tampoco se me puede hacer mucho caso.
    A nivel de los grandes bloques identitarios se impone por poquito el “independentismo” pero tiene el mismo valor que cuando se impuso por poquito el “españolismo” en las anteriores. Un país dividido al 50% entre los movilizados y con una mayoría que no se ha movilizado por unos ni por otros. A lo mejor a esa mayoría habría que ofrecerla otra cosa o al menos otras formas. Así no se soluciona nada.

    Esas proporciones cambian si hablamos de soberanismo, que creo que obtiene una mayoría clara porque creo que los comunes son soberanistas y creo que muchos o parte de los votantes del PSC también.
    Y es una realidad que se muestra tozuda y el españolismo no puede ignorar eternamente.
    Y el independentismo tampoco puede ignorar a esa mitad (o casi) de la población que tiene unos sentimientos distintos a los suyos. Cuando digo que no lo pueden ignorar no digo que deban renunciar a nada para que esa mitad se sienta cómoda pero sí que deben abandonar (sobre todo Junts, no tanto Esquerra, que no cae tanto en ello) el discurso agresivo y de odio hacia los que tienen otros sentimientos identitarios; quizás así sí conseguirían activar esa abstención y atraerla a su causa.

  9. Si gobierna ERC y falla, sea con PSC, sea en el bloque por el pifostio que se monta en Madrid y cataluña, con sus consecuencias, ¿que pasa?malo, inestabilidad, cansancio, frustración

    ¿Y si Gobierna el PSC y falla? nuevas elecciones en cataluña, un escenario mas tranquilo y abierto. Eso además, con unas elecciones donde el independentismo puede sacar pecho de moderación democracia y legitimidad de tanto no no y no, también en la UE, que comprenderá quien no quiere soluciones. Y la independencia es el reconocimiento ajeno ojo¡¡ a una comunidad que la C.E. dice que es nacionalidad. Si constitucionalistas, leánse la C.E. que no se la han leido.

    Por todo ello apuesto por un PSC-ERC-Pmos.

  10. Sobre el 155, que parece que se ha convertido en un mantra.
    El tratamiento del Estado al tema catalán (territorial en general) es demencial y eso lo vicia todo. Y de ahí no ha salido más que una sucesión de acontecimientos indeseables. Una espiral irracional.
    Todo ha sido un desastre, los porrazos del 1-O , la DUI, el 155, los encarcelamientos, las noches de violencia en Barcelona…
    Todo eso ha sido indeseable. No en el mismo plano (lo más grave de largo es el encarcelamiento de representantes políticos por su actividad política). Todo ha alimentado la espiral.
    En ese contexto el 155, siendo algo indeseable como lo demás, creo que fue lo más inevitable de todo.
    Una vez que se produce la DUI es que no veo qué otra cosa podía hacer el Estado sino aplicar el 155.
    A ver…los que tenían la condición de representantes del Estado en ese territorio (eso es el presidente de una C.A.) declararon la independencia, es decir, declararon la desparición del Estado en ese terrirorio, renegaron de su condición de representantes del Estado. No se puede ser al mismo tiempo presidente de una Comunidad Autónoma y Presidente de la República Catalana y se declararon lo segundo.
    Y aún así Rajoy se resistió bastante a aplicarlo. Le dio vértigo.
    Una cosa es que todo venga de la incapacidad del Estado para dar un cauce racional y democrático a todo esto y otra que el 155 fuera la única respuesta posible a la DUI. El Estado no tenía otra opción que asumir la gestión del territorio al haber «dimitido» los que ostentaban la representación del Estado de dicha representación. Esa fue la respuesta político-administrativa y creo que el Estado fue arrastrado a ello. No sé si era lo que se buscaba provocar o la calle no le permitió recular o parar a tiempo a Puigdemont. La respuesta penal sí es mucho más grave.

  11. Para tomar una decisión difícil como que en España se convenzan de un desarrollo territorial, previo es que se madure, y creo que es posible con una terna del gobierno en madrid y un Gobierno catalán PSC-ERC-Pmos, mas un Gobierno vasco PNV-PSE y Una Galicia PP pero quizá el PP mas abierto por una población que se siente muy gallega.

    Y Cs, aunque al borde del abismo, todavía puede desmarcarse del ultranacionalismo y del espacio que ya ocupan otros, y ocupar un espacio vacío, y eso sólo puede ser con el slogan de la estabilidad y ayudar en estos tiempos difíciles que joder ya lo hacen otros dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.