Quién gana y quién pierde

El epílogo chusco pero impepinable del singular desarme del sábado en Baiona es la atribución de la victoria y de la derrota tras seis decenios de barbarie. La prensa del día siguiente, o por lo menos, buena parte de ella, entró de hoz y coz a la disputa. Con la camiseta del equipo correspondiente se proclamaba el éxito arrollador de las huestes propias. “ETA se ha rendido”, proclamaban los tirios. “El Estado español (y el francés) ha(n) hecho el ridículo”, bramaban los troyanos, tan venidos arriba que ni se daban cuenta de qué manera postrera le estaban dando la razón al juez que veía amanecer.

No es que sospeche ni me tema, es que sé a ciencia cierta que esta va a ser la gran contienda de los próximos años. De hecho, hace tiempo que ya entramos en esa fase, que no por casualidad llaman batalla del relato: ba-ta-lla. Lo de menos es la verdad. Se trata de saber venderla. Primero se coloca en la parroquia propia —eso ya está— y después, a base de lluvia más fina o más gruesa e inmisericorde repetición, se intenta hacer comulgar a todo quisque con la rueda de molino. Como si los acontecimientos históricos fueran cuestión de opiniones.

Ya, muy bien, columnero, pero según usted, ¿quién ha ganado y quién ha perdido? Sinceramente, casi tengo una respuesta para cada vez que me lo pregunto. En ocasiones, creo que las más, siento la certeza de que prácticamente todos hemos palmado por goleada y con nulas posibilidades de equilibrar algo en el partido de vuelta. Otras, en cambio, miro a mi alrededor, veo escenas imposibles hace solo diez y no digamos quince años, y siento que poco a poco vamos remontando.

Cenizos por conveniencia

Sin duda, los ranunculáceos monclovitas exageran cuando saltan y brincan alborozados por el descenso de 31 personas en unas listas del paro que aún apelotonan a 4.608.783 excluidos del (presunto) paraíso laboral. Da igual que vistan el difunto con todos los faralaes de las series históricas, la extrapolación desestacionalizada o la mandanga estadística que se les ocurra para hacernos creer que es un triunfo pasar del cólera a la peste o viceversa. Canta a leguas que no hay para tanta pirotecnia festejante como la que han exhibido, más bien impúdicamente, Cospedal, Báñez, De Guindos y un sinnúmero de concejales peperos de pedanías dispersas que andan vendiendo la especie de que las vacas gordas están a la vuelta de la esquina.

Conste en acta lo anterior, y como anexo, mi perplejidad infinita por la postura exactamente inversa. En verdad, no sabría decir si me rebela más el exceso celebratorio o los morros hasta el suelo que se les han quedado a los autoprofetas del apocalipsis. Deseaban con todas sus fuerzas el peor agosto desde la extinción de los dinosaurios y han resultado unos números que no siendo la repanocha, tampoco parecen un desastre absoluto. No es algo nuevo. Viene ocurriendo cada vez que aparece el menor dato económico que no se les antoja lo suficientemente horripilante. Cofrades irredentos del cuanto peor, mejor, se lanzan en sarra a desgraciar cualquier resquicio por el que pueda aventurarse una ínfima brizna de esperanza. Simplemente no les conviene.

Lo divertido, una vez que uno inspecciona el percal, es comprobar que buena parte de estos cenizos contumaces —en muchas ocasiones, con cargo adosado o tribuna remunerada a millón— gozan de plácidas existencias y tienen el culo a resguardo de turbulencias. Cuando la cúpula celeste caiga, no estarán debajo. Por eso se permiten el lujo y la desvergüenza de anhelar que crezca el caudal de penurias. Ajenas, faltaría más.