Las purgas de Pablo

Fíjense que con todo lo crítico que me he mostrado con Podemos, siempre había opinado que la identificación de la formación morada con el estalinismo era una caricatura grosera. Para mi sorpresa —solo relativa, tampoco exageremos—, es el propio mandarín en jefe de la cosa quien parece empeñado en retratarse como la versión vallecana del padrecito. Miren si no, cómo siguiendo la macabra broma clásica, le ha hecho la autocrítica a su número tres, Sergio Pascual. Con alevosía, nocturnidad y, cómo no, el sambenito de rigor, es decir, la acusación de haber perpetrado una gestión deficiente que ha resultado perjudicial para la (santa) causa. Abundando en el paralelismo con los usos y costumbres del bigotón, como recordó ayer Oskar Matute en Euskadi Hoy de Onda Vasca, el ahora laminado fue enviado como comisario a la campaña electoral andaluza para marcar a Teresa Rodríguez, sospechosa de desviada de la ortodoxia pablista. Igual que en lo más crudo del invierno soviético de don José, los mayores evangelizadores acabaron fusilados por traición, prácticamente sin excepciones, Pascual ha sido el purgador purgado.

En el inventario de parecidos razonables, se puede citar la alucinógena carta de Iglesias en la que proclama que cuando se trata de “defender la belleza” —les juro que esa es la expresión— no caben “corrientes o facciones que compitan por el control de los aparatos”, telita. Con todo, la mayor de las semejanzas con el infausto régimen es el atronador silencio de los corderos. Y aun peor —ya lo verán en las respuestas a esta misma columna—, el bilioso ataque a quien ponga en solfa tal proceder.

14 comentarios sobre “Las purgas de Pablo”

  1. ¡Cómo osas maldit…Nooo es bromita. Que digo yo que ahora es cuando sabemos que no habrá elecciones en junio. Porque ir a elecciones con todo el equipo revuelto,y con la casa patas arriba es como tirarte al pozo, por mucha agua que haya…
    No sé, digo yo.

  2. También existe el punto de vista de que cuando eres Secretario de Organización y dimiten diez personas de la dirección regional de la organización, pues parece que la cosa no estaba muy «organizada».
    Claro que si nadie mueve ficha, las columnas críticas dirían que la cosa es una jaula de grillos o gallina sin cabeza. O sea, después de visto todos listos.
    Me quedo con lo de ladran luego cabalgamos.

  3. Es curioso la táctica que empleas:sacudes a diario a Podemos en la radio y en prensa escrita, llamas corderos a sus votantes y, te protejes por adelantado, de los posibles cuestionamientos a tus comentarios tildándolos de «bilioso ataque». Bilis a toneladas llevas destilando desde que nació Podemos y sobre todo después de sus resultados en Euskadi.

  4. Ah se me olvidaba: que cites como modelo a Oscar Matute un tipo que rompió con su partido EskerBatua,constituye(mejor dicho registra) un partido llamado Alternativa y luego,el y pocos más, se hechan en manos de la i.abertzale.Si eso no son técnicas estalinistas…..Tipos así han destruido a Izquierda Unida a lo largo de toda su vida política

  5. ¿Como ejemplo? Joder, cómo andamos. Cito un hecho. Lo dicho, prueba del nueve. O del algodón.

  6. Tiempos revueltos estos, en todos lados, y aquí y ahora en Podemos, que no deja de ser un síntoma de algo, que no atrevo a comprender, si es por negociaciones con el PSOE o todo lo contrario.Ahora stalinismo, pues como que no, Sergio Pascual sigue en Podemos, y sigue en el Congreso creo, lo interesante es cómo reaccionará IErrejón.Pero estos tiempos son la hosti, leo que Lab no apoyará la huelga en la Administración, y ELA sí….ver para creer.Todo es belleza, compisyogis y eso sí mucha merde.

  7. NO, Begihaundi, no soy nada hábil. Y la prueba es que contra la eterna recomendación, alimento al trol. Pocos problemas tengo en debatir con alguien con nombre y apellido, si busca buena lid. Con un anónimo que va a la rodilla, no hay ná que hacer.

  8. Como darse de golpes contra una pared. Si Pablo dice a, todos aaaaa; si Pablo dice b, todos beeeee. Si Pablo dice que lo bello es que él decida y los demás asientan, y además dice que eso perfectamente compatible con seguir predicando que todo lo deciden las bases, pues así es. Y Sergio Pascual tiene que dar gracias de que el amado líder no le haya expulsado del movimiento ni le haya retirado su acta de diputado -que como todos saben no pertenece a Sergio por haber sido elegido por la ciudadanía, sino que pertenece a Pablo porque él es quien da y quien quita-.

  9. Si Pablo dice A, en Euskal Herria se le dirá Buuuuuuu en las autonómicas como no espabile.

  10. Pues la verdad, yo no veo ni purga ni estalinismo… es un cese que esta dentro de sus responsabilidades y que Pascual, como fontanero de Podemos, y a la vista de todos los agujeros que tenían las cañerias, no lo ha hecho bien, paga esos platos rotos que son su responsabilidad.
    Otra cosa es que haya mar de fondo en Podemos, que lo lleva habiendo desde hace mucho tiempo y que ahora empieza a saberse… que también es verdad… Pero Purga… en fin… un poco excesivo me parece

  11. Ostras, sí, Ardibeltz, tienes razón en qu quizá sea exagerado, pero nos habían dicho que había unos métodos para retirar la confianza a los cargos. ¿Para qué se hacen unos estatutros inmaculados hablando de revocatorios y no sé qué más, si luego el sheriff puede desenfundar y ya está?

  12. Por supuesto, lo del asamblearismo se perdió allá por Vistalegre y ha costado que mucha gente de Podemos se percatara.
    Hay mucha «venta» de lo democratico y lo transparente que a la hora de la verdad, nada de nada.
    Lo mismo las primarias, a priori muy democraticas pero en la practica, con las listas plancha, con que quien se presenta tenga presencia en los medios y demás, esta de facto amañado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *