El pacto del Lazarillo

Qué gran encajador es Pablo Iglesias Turrión. En lugar de sulfurarse por la cabronada de rodearlo de vicepresidencias de esto y de lo otro para que la suya quede devaluada, el vallecano más célebre de Galapagar ha tuiteado un chiste —chistaco, en aumentativo de boina calada hasta las cejas se dice ahora— para quitarle hierro a la afrenta y demostrar, jijí-jajá, el buen rollito que impera en el gobierno de yuxtaposición a punto de echar a andar. Sostienen mis recuperadas gargantas cavernarias que, una vez pillado cacho, al otrora asaltador de cielos se la bufa todo. Convertido en casta de categoría suprema, ahí se las den todas.

No saben cómo me jode reconocer que tal tesis no me parece muy desencaminada, aunque la mía va por otro lado. Este pacto empieza a oler al del Lazarillo y el ciego. Se mantendrá como sociedad de socorros mutuos por purita necesidad, pero las bofetadas cruzadas subterráneas van a ser el pan nuestro de cada día. Manda bemoles que la gran argamasa vaya a ser, amén de la propia cuestión de haber encontrado acomodo en el Olimpo de los que mandan, lo fachuzos y lo casposos que son los tres partidos de la aulladora oposición.

Anoten la paradoja: cuanto más ladre la trinidad (ultra)diestra, menos caeremos en la cuenta de la mediocridad —hago precio de amigo— del ejecutivo de la rosa y el círculo. Y eso lo afirma y lo firma este humilde columnero que llamó en su día a apoyar la alianza que, así me aspen, jamás llamaré de progreso. En esas sigo. Larga vida al mal menor porque, efectivamente, acojona mucho la alternativa. No me pidan, sin embargo, que jalee el deplorable principio del invento.

13,02 %

Enternece el voluntarismo de ciertos titulares, incluidos los de casa, para edulcorar lo que de aquí a Lima es un fiasco. El 13,02 por ciento de participación media en la última tanda de consultas de Gure Esku Dago no debería empujarnos a refugiarnos en el autoengaño, sino propiciar un paso hacia la reflexión sincera. ¿Cómo es posible que en el punto máximo de ebullición de la cuestión catalana, con medio Govern en la cárcel y el otro medio en algo parecido al exilio, el empático pueblo vasco muestre una movilización tan escuálida?

Cabe la excusa de la meteorología adversa, que en realidad sería un tremendo retrato: si nos asustan unos chaparrones, qué será cuando lluevan porrazos y autos judiciales. También está la otra gran coartada, la que sostiene que como sabemos que no va en serio, no nos tomamos la molestia de ir a votar, pero que la cosa cambiará cuando sea con todas la de la ley.

Puede, en efecto, que el tiempo desapacible hiciera lo suyo y que saber que el valor de las papeletas no pasa de lo simbólico haya influido. Sin embargo, asumiendo el riesgo de ser pesado y de resultar incómodo, repito mi teoría: no hay temperatura social. Es más, desde la primera vez que lo escribí, hemos pasado de lo tibio a lo gélido. ¿Por qué? Pues entramos en terreno muy delicado, porque a los factores que ya estaban (desconfianza mutua y creciente entre los que deberían ser los principales aliados), se añade la arriba mentada realidad catalana, que opera exactamente a la inversa de como la intuición invitaría a creer. Por mucho que simpaticemos con la causa, no es, ni de lejos, el camino que queremos hacer.

El modelo que no existió

Ahora que está moribundo o definitivamente cadáver, se escuchan elogios tardíos sobre el modelo vasco de relaciones laborales. Confieso que siempre tuve mis dudas acerca de la existencia de lo que se nombraba así. Hasta donde soy capaz de recordar, nunca nos han faltado conflictos de tronío que se resolvían o no de un modo bastante similar a como se hacía en cualquier otro lugar, es decir, tirando de cada extremo de la cuerda hasta conseguir que cediera la otra parte. Es probable que durante los años de bonanza los combates fueran menos crudos o, incluso, que del lado patronal se optara por no contender previa mirada a los balances en verde y hacer los cálculos pertinentes sobre el coste-beneficio de mantener la paz social. Incluso en esos casos de firma sin tirarse demasiados trastos a la cabeza, subyacía la confrontación pura y dura. Unos se quedaban con la sensación de haber hecho mayores concesiones de las que debían y en el otro flanco se barruntaba que los logros podrían haber sido mayores si se hubiera apretado un poquito más.

Hay teóricos que sostienen que este es el único paradigma posible para llevar el agua a cada molino. Desde luego, ha sido el más frecuente y quizá por eso mismo, el que da la impresión de resultar más sencillo de poner en práctica. La costumbre o la inercia han conducido sistemáticamente al enfrentamiento. A veces se ganaba, a veces no. Lo que no se ha querido ver es que esta forma de actuar prolongada en el tiempo ha polarizado las posturas hasta llevarlas a lo irreconciliable. La desconfianza mutua se ha multiplicado exponencialmente. Lo razonable o el bien común se hacen impensables en gran parte—por fortuna, no en todas— de las empresas vascas de hoy. Me temo que con el desequilibrio de fuerzas que ha supuesto la reforma laboral y la larga lista de cuentas pendientes andamos tarde para fundar ese modelo del que presumimos y que quizá jamás existió.