Sánchez mintió; Ribera nos vacila

He perdido la cuenta de las columnas que he dedicado a los sucesivos récords del precio de la electricidad. Sí creo recordar que la última fue en septiembre. Por entonces, el tantaratán en el recibo se cotizaba a algo menos de doscientos euros por megawatio a la hora. Bien sabrán ustedes que ayer superamos los 300 y hoy todavía daremos un saltito más. Imaginen dónde podemos ponernos dentro de unos días, en las fechas señaladas.

Y miren, no me voy a encaramar a la liana demagógica. Daré por bueno que es la releche de complicado meter en vereda a las eléctricas para que abaraten el recibo. Seguro que hay un congo de motivos endiablados para esta subida de proporciones cósmicas. Me consta igualmente que en buena parte de Europa se padece idéntica jodienda; bien que se están cuidando los medios amigos, esos castos y puros, de ilustrarnos con gráficas de la carestía. Pulpo, animal de compañía.

Ahora, lo que no puede ser es que nos llamen imbéciles a la jeta. Todos recordamos al presidente español, Pedro Sánchez, jurarnos hace tres meses que pese a los hachazos encadenados, acabaríamos este año pagando menos que en 2018. Ya es bastante sulfurante que tal frase haya resultado una mentira gorda y que, llegado el momento de la comprobación, el autor de la profecía fallida no nos haya pedido perdón. Pero lo que definitivamente no tiene nombre es que la ministra del ramo, Teresa Ribera, tenga el cuajo de tratar de convencernos de que la factura de 2021 será, efectivamente, menor que la del mentado 2018, como si no hubiéramos sufrido la diferencia en nuestros propios bolsillos.

Demagogias eléctricas

De los deseos a la realidad hay un buen trecho. A mí también me gustaría, como a todos, meter en cintura a las todopoderosas y abusonas compañías eléctricas. La cuestión es cómo y con qué consecuencias. Cuando el atribulado Gobierno español puesto entre la espada y la pared anunció su intención de dar un bocado a los beneficios de los emporios que nos suministran la luz, no me fue difícil imaginar el siguiente capítulo. Y creo que a nadie, porque es lo que vienen haciendo los proveedores de servicios básicos cada vez que se encuentran con una disminución de las ganancias. Simplemente, trasladan el mordisco a los consumidores. En un mercado medianamente libre, los sufridos paganos buscarían una oferta mejor. En este caso no hay tutía. Da lo mismo a quién le paguemos el recibo. Nos la clavan igual porque estamos cautivos.

Con todo, esta vez los taimados semimonopolios han hilado más fino. En lugar de endiñar el zurriagazo a los particulares que ya van ahogados de sobra, lo han hecho sobre las empresas. El hostión ha sido tan espectacular, que algunas de las firmas industriales más potentes han tenido que parar la producción. Imaginen cómo lo estarán pasando las más pequeñas. La moraleja, por más que nos pese, es que lo del cacareado hachazo no fue tan buena idea. Al final, el remedio es peor que la enfermedad y en el cómputo global salimos palmando mucho más. Bueno, no todos. Hay quien gana porque nunca pierde. ¿Las eléctricas? Ellas, claro, y a su lado, los demagogos que piarán a dos carrillos contra el tarifazo y contra la pérdida de empleo de las empresas que no pueden pagar la factura.

Mariano desencadenado

Una de Rajoy. Despúes de haber sacado a patadas a Rita Barberá del PP, asiste a un acto en recuerdo de la doña difunta. Por si no fuera bastante con la desvergonzada hipocresía, tuitea: “El homenaje que hoy rendimos a Rita Barberá es también para todos los concejales y para tantos a los que el terrorismo arrebató la vida”. ¡El terrorismo!

Otra. El mismo día en que los ciudadanos recibimos la factura del sablazo eléctrico de enero, con hostias medidas en euros que no las arrea ni Mike Tyson, el gachó se queda más ancho que largo piando que hace dos años la luz costaba más. Lo suelta en el Congreso, y todavía tiene el desahogo de hacerse el ofendido. “Es increíble que tenga que explicar que la lluvia influye en el precio”, rezonga.

Una más. El día anterior, y en el ya mentado clima de cabreo cósmico por la saña de los señores de la energía, nos enteramos de que el exdirector de la Guardia Civil, amén de amigo íntimo y paisano de Tancredo, Arsenio Fernández de Mesa, engrosará el Consejo de Administración de Red Eléctrica Española. Hasta el líder del felpudo naranja en que se refocila Rajoy califica como dedazo el nombramiento del antiguo baranda verdeoliva.

¿Que por qué las gasta así y peores el presidente del gobierno del reino de España? Simplemente, porque puede permitírselo. Va sin cadena por la pista política. Recién reelegido tras aplastar a sus rivales por desgaste, mire a donde mire, no encuentra nada parecido a una oposición. Todo lo que hay son dos partidos, PSOE y Podemos, entregados en cuerpo y alma a sus feroces reyertas internas. Dentro de un tiempo se dirá: “Así se las ponían a Mariano”.