Un palacete digno de ser conocido.

Jueves 16 de agosto de 2018

Hoy he estado en Gipuzkoa. Concretamente en Mutriku, el pueblo de mi ama. Previamente, en un kiosko he ojeado el Diario Vasco. Como me lo imaginaba, manipulaban la noticia de mi post. Me lo esperaba. Pero el hecho no me ha impedido hablar con los parroquianos ni visitar un palacete que recomiendo visitar el palacio de Arrieta, que lo acaba de abrir a visitas públicas la familia Areilza, consorte de los Churrucas dueños de la propiedad comprada por Cosme Damián de Churruca a finales del siglo XVIII. Originalmente fue de otra personalidad de primera, nacida también en Mutriku: Antonio de Gaztañeta, teniente General de la Armada y cuyas aportaciones a la construcción naval de la época marcaron la hechura de los barcos de aquel siglo durante tres décadas.

Churruca, el héroe de Trafalgar era también un investigador, amén de científico, brigadier y alcalde de Mutriku, que siéndolo mandó construir la actual iglesia. Murió luchando contra el almirante Nelson en aquella batalla que él sabía iban a perder.

La casa tiene todo el mobiliario de la época y hasta el traje de embajador de Areilza que tras andar por el mundo está enterrado en el cementerio de esta bella localidad del Golfo de Bizkaia. Areilza era conocido como el conde de Motriko ya que estaba casado con Mercedes Churruca. Otro Churruca fue quien logró superar la barra de arena del puerto de Bilbao.

Destaco de esta visita el video inicial, la conservación del palacio casi tal cual y las magníficas explicaciones de una guía que hablándonos de la batalla de Trafalgar parecía que uno estaba dentro del San Juan Nepomuceno. Al despedirnos nos ha dicho que hagamos propaganda del museo al que se puede visitar tras concertar cupo pidiéndolo en la página web. Dicho está.

En la plaza, además de la estatua de Churruca, se encuentra la iglesia parroquial que es sin duda, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neoclásica de Gipuzkoa. Proyectada por el arquitecto Silvestre Pérez, comenzaron sus obras en 1803, colocando su primera piedra el entonces alcalde Cosme Damián de Churruca, terminándose la obra cuarenta años después. En una de sus capillas se encuentra un lienzo atribuido a Zurbaran.

En resumen, una buena mañana cultural en el pueblo de mi ama conociendo una de las joyas históricas que tiene Gipuzkoa y que, como la guía, recomiendo ver. Y solo lamentar que en vida de mi ama no hubiera podido conocer esta casona y comentar como la veían ellos y lo que opinaban de aquella familia encerrada en esos muros de sillería barroca.

Un comentario sobre “Un palacete digno de ser conocido.”

  1. Tanto Blas de Lezo, como Damián Churruca, dos valientes marinos superhéroes, la España actual los hace suyos, cuando en realidad eran Vascos, al servicio del reino de Castilla, que como ha sentenciado recientemente el Tribunal Supremo “Los reyes Católicos no fundaron España, solo eran reyes de Aragón y Castilla, que siguió ocurriendo con la llegada de los Borbones”.
    http://www.publico.es/espana/no-reyes-catolicos-no-fundaron-espana.html
    Este servicio vasco, a la corona castellana confirma que el pueblo vasco ha sido siempre considerado territorio vernáculo, con administración propia de juntas y hermandades locales, ajena al centralismo de los Reinos conquistadores peninsulares, y los Fueros otorgados por sus servicios militares ratifican tal condición, hasta que los borbones desalojados de su Francia natal, encontraron su salvación en España y a catalanes y vascos les despojados de sus derechos y cultura, en favor de su posesión monárquica absoluta peninsular.
    Luego vendría Napoleón a echarlos, pero Inglaterra no se lo permitió, y hasta hoy que siguen tan impunes e inmunes, a rendir cuentas de sus fechorías administrativas hispanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *