Mi Alderdi Eguna

En 1977 la calle ardía. Y todo eran manifestaciones conjuntas. ”Libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía” era la consigna principal. Los “Aberri Egunas, PSE incluído, eran celebrados entre todos. Yo estaba en ese momento en el Euzkadi Buru Batzar presidido por Carlos Garaikotxea. Y se me ocurrió proponer algo que había visto en Venezuela como eran las celebraciones de los partidos “Acción Democrática” y ”Copei“ en el Parque de los Caobos de Caracas. Asaban un ternero, tenían casetas, había un mitin político y la gente hablaba con sus dirigentes. Las llamaban “las romerías”. Y propuse la fórmula que a Juan de Ajuriaguerra no le gustó porque me dijo que eran tiempos de ir todos juntos y no que el partido hiciera rancho aparte. ”Pero D. Juan -le dije-, aquí no rompemos nada, aquí celebramos nuestra fiesta, una fiesta social, cultural, política y nuestra”. Y como, enseñados por él, la autoridad en el Partido son los burukides y no los diputados y él había sido elegido diputado, se me hizo caso. Y el EBB aprobó la iniciativa. La víspera tuvimos una asamblea nacional en Vitoria-Gasteiz en el colegio de los Marianistas. Y el primer Alderdi Eguna  se celebró en San Miguel de Aralar, el mejor lugar simbólico, pero el peor para una concentración de este tipo a cuenta de sus accesos. Pero fue tal el éxito y las ganas que tenía la gente de saludarse, sentirse miembro de una gran familia, que se decidió repetirlo todos los años el último domingo de septiembre. Y Juan de Ajuriaguerra tuvo la gallardía de decirme que se había equivocado y que habíamos tocado una fibra muy sensible. Ni que decir tiene que este día no se hubiera organizado de no haber tenido a los mandos de la organización una persona como Txomin Saratxaga que creó un modelo que todavía se repite.

Este año el tiempo nos ha acompañado a pesar de una niebla inicial. Y este 25, último día de septiembre la jornada ha sido perfecta salvo un inconveniente a la entrada con un tapón pero cuando llegas a Foronda y en una esquina del pueblo ves el camión con sacos de patata en venta, sabes que estás a cinco minutos de la gran explanada. Un día pues que empezó con  un cierto fresquito y terminó con una temperatura casi tropical.

Pero  lo bonito del Alderdi Eguna es el saludo. Ver gentes a las que en años no habías visto, a otros que te saludan y cuentan sus cosas, a los viejillos que van a la gran campa como a un auto sacramental y teniendo la fe del carbonero y todo lo del partido les parece una maravilla. Y están los invitados. Se me han acercado los saharauis y el bueno de Anacleto Bokessa con sus bubis que no faltan a una. No le he visto a Oriol Pujol ni a Carles Campuzano de Convergencia pero si a Victor Terradellas que es el responsable de la acción exterior de su partido que tiene una revista que se edita en  inglés y que acaba de suspender en Poblet una reunión con la oposición venezolana para hablar de Venezuela. Y Gutemberg Martínez Okamika, ex presidente del Congreso chileno hablándonos de su maravilloso país él que tiene oriundez en Lekeitio.

El paseíllo lo he hecho hablando con el Lehendakari Ardanza, Zubia y Aitor Esteban. En un lado Beloki en su último paseo de esa forma y en una esquina del trayecto el saludo al  bueno del ex senador y ex alcalde de Bergara Imanol Bolinaga. Y hemos subido a la tribuna. Teníamos nuestros asientos en primera fila a cuenta de las próximas elecciones. Y Urkullu nos ha nombrado a todos y allí hemos estado cuando se ha dirigido a la campa Josu Erkoreka, hecho que más de uno  ha interpretado  de otra manera. A la prensa y a algunos solo les gusta el debate nominal, cuando el discurso de Urkullu ha sido  chutar a un balón para dar comienzo a una dura  precampaña electoral del PNV en aquel fantástico marco.

Y terminado el mitin y el canto del “Gora ta Gora” y vienen la gente a hacerse fotos y a saludar. Una de ellas la madre de una cooperante que conocí en Etiopía, Ane Etxeberria, puntal de un trabajo extraordinario en aquel país y que serán próximos vecinos de Erkoreka. Y una profesora de literatura de mi hija, y los Bubis e Iratxe Madariaga, cónsul honorario de Chile con el nieto de Aboitiz, un empresario vasco chileno que triunfó en aquel país y cuyo nieto quería conocer la raíz de su familia.

Y le he visto a Rut Martínez posible y ojalá nueva senadora por Bizkaia. y Juan José Pujana el primer presidente del Parlamento Vasco. Y más comentarios sobre los libros escritos y los artículos publicados. Uno no sabe cuando escribe algo el efecto que tiene en la gente y por lo menos en las gentes de la campa, como para creérselo.

Y luego el paseo por las campas y las txoznas. Y el saludo a Paulino Corcuera, ex senador y a Juanjo Otxoa de Eribe, ex diputado y a Iñigo Aguirre, ex diputado  con quien estuve en el BBB en 1977. Y saludo a algunos ex como Elena Etxegoyen, González de Txabarri, Ramón Sota, Ramón Azurza, Josu Jon Imaz, Inmaculada Loroño, que hace ilusión verles y saber de ellos y de sus familias. Y esa gente que te para y te dice sigas escribiendo y otra que se acuerda de un día que fuiste a su pueblo y de lo que dijiste. Y esos vascos y vascas recios, mayores, enteros y muy firmes y para los que el PNV es una religión. Gentes de Navarra y de la Rioja Alta, de Lekeitio y de Ondarroa, de Donostia-San Sebastian y de Bera. Y la hija de Guillermo Ramos, una caraqueña hija del presidente de la Extraterritorial en Caracas que va a estar tres meses en Euzkadi. Y gente del partido de los de “toda la vida”. Los Cuñado, Victor Malpartida, los hermanos Etxeberria, la familia Belauste y los Corra, Pili Pujana y Genaro, la ex alcaldesa de Mundaka y los de  Markina y Oiartzun, los de Bakio, y Matiko, Zeler y Morais, Buji y Patxi Aguirre, Bazako y Odriozola, Maribi y Ormaetxea con los Porto y Escoin,….gente, buena gente por doquier en un día extraordinario. Fotos, saludos, besos y mucho ánimo. Día de cargar de gasolina de muchos octanos el depósito de las ganas, muchas veces mermado por la soledad de Madrid. Y comer bocadillos llevados por mi hermana y txakoli invitado por Etxezarraga. Completo.

Y, al final, con bailoteo en el centro de la campa. Chavales y chavalas, maduritos y maduritas, alcaldes y ex alcaldes moviendo el esqueleto sin pedirle permiso a Sabino Arana. Un partido sociedad. Un gran día. Mi “Alderdi Eguna”.

3 comentarios en «Mi Alderdi Eguna»

  1. Pues le ofrezco un título para su próximo libro. No le importe que recuerde al de Hemingway, será un buen señuelo para las ventas:
    «La campa era una fiesta».

    ¡Decídase, hombre! ¡Hágale la competencia a Jaume Cabré y su «Jo confesso»!

  2. En una asamblea, a comienzos de esta democracia, en Pamplona, el PNV proclamaba esta ciudad, Pamplona, como capital de Euzkadi. Luego, mas tarde, el aparato quería que los parlamentarios forales de esta comunidad dieran el gobierno de Navarra al PP, consecuencia los parlamentarios se negaron y fueron expulsados de el partido. Como cambia el tiempo para los demás.

  3. INDEPENDENTZIA BAI ALA EZ?? Egunen baten argi utziko al duzue hau??? Ni benetan, 18 urterekin nere gurasoak pnv-ri botua ematen zioten eta nik independentzia helburu zutelakoan ere. Orain gauzak ez ditut argi ikusten, zer nahi du PNV-k? Erreferenduma egin bai, baina nola? Zuek baiezkoaren alde egongo zarete ala ez? Espero dut erantzuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *