Tras la sentencia

Inquieta pensar que sin presión social no se habría llegado a una sentencia como la del Tribunal Supremo sobre La Manada. Personalmente, la considero muy justa poniendo en relación los hechos y las condenas. Sin embargo, creo que el sistema no puede funcionar así. De saque, cabe preguntarse qué ocurre en los miles de casos que no tienen la relevancia mediática que ha adquirido este en concreto. Y luego está algo que, no comprendo por qué razón, su solo enunciado resulta una verdad incómoda entre personas que se dicen demócratas y progresistas: no tiene un pase que la Justicia se imparta por petición popular, a golpe de pancarta y desgañitamiento en la calle. Concedo que esta vez ha salido bien, pero me aterra volver a los tiempos en que se exigían castigos ejemplares tea en mano.

Reflexionemos al respecto y, ya puestos, démosle un par de vueltas a otras cuestiones. Por ejemplo, a la radical incoherencia a la que hemos asistido. Muy buena parte de las personas que corrieron a mostrar su alborozo por el aumento de la pena al doble son las mismas que nos cantan las mañanas sobre la reinserción como fin único y verdadero de las condenas y contra lo que califican como inútil punitivismo. Eso, cuando directamente no pontifican que habría que derribar todas las cárceles. Este servidor, que tiene pasado ese sarampión bienpensante, les anima a desprejuiciarse de una vez y a perseverar. Nadie se convierte en facha desorejado por pretender que los crímenes se paguen —sí, ese es el verbo— con arreglo a un mínimo sentido de la proporción. ¿Acaso no era eso lo que reclamábamos para el quinteto de ya probados violadores?

5 comentarios en «Tras la sentencia»

  1. Cierto, totalmente incongruentes buena parte de los progres de relumbrón y de muchisimos japiflouguers que no les conocen ni en su escalera: la cárcel está para reinsertar, todo el mundo merece otra oportunidad, la represión es de fachas, etc.

    Pero lo que da algo de miedo no es pensar que «esta vez» ha salido bien lo de trasladar la accion y presion social al Supremo, sino constatar que podemos haber creado un mal precedente de cara a agresiones venideras, ya que es imposible mantener un perfil tan alto en la calle y en las redes sociales porque nos desgastamos, nos agotamos y nos aburrimos , y con ello dejaremos en la estacada a otras muchas victimas de una u otra manada.
    La justicia como tal no debe ganarse en la calle salvo si es la única oportunidad para obtener algo de justicia.
    Paranoide como está una últimamente, no me extrañaría mucho que nos hubieran «concedido» la gracia cuasidivina de responder en positivo al clamor popular sólo para colarnos una sucesión de sentencias (y con ello, de decisiones politicas) que nos devuelvan al color sepia de hace unas cuantas décadas en lo político, en lo social y en lo erótico-festivo.

  2. Pues a mi eso del TS de que les debian de haber caido 150 AÑOS me pone la carne de gallina, y los mas peligroso de toda esta historia es esto del TS, que de una esquina se pasa a la contraria, y hablan de siglos de cárcel como de churros.

    Lo importante es la tipificación y no tanto los años de cárcel. Los condenados han tenido también una actitud durante este tiempo bastante fea, en algunos al menos. ¡¡ya les vale¡¡

    Los condenados han causado una víctima que queda o puede quedar con cierto trauma. La tipificación y el arrope social puede ayudarle a superarlo. Bueno, pensar en lo del daño menor también puede ayudar porque otras violadas acaban mucho peor, no se me malinterprete, me corto con el cuchillo, me acojono, urgencias…y luego llegas allí y ves el pànorama y el dedo en su sitio, y siento cierto alivio.

    Pero también los condenados se han hecho daño a si mismos, abusar entre 5 de otra pèrsona, y violarla en plan orgía es de una repulsividad tremenda, ¿de que son capaces? no se como se puede llevar eso encima sin remordimientos. Estaría bien que ellos
    hicieran acto de constricción y pidieran perdón sincero a la víctima, que eso no debía de haber ocurrido y que no vuelva a ocurrir, sería mejor para todos

  3. Estos 5 elementos son unos sinvergüenzas degenerados y no se si merecen 15 o 20 años o lo que sea por las bestialidades que han hecho.

    Pero lo que está claro que en este caso la presión social ha influido en la decisión de la condena.

    Esto empezó ya con una repercusión grande que si bien ha valido para que esta manada pague sus delitos, ha tapado casos similares o peores (Azuqueca De Henares)

    Casos que uno no entiende el porqué no tienen la misma trascendencia informativa por los medios de comunicación que han hecho suya la bandera y llevan más de 700 días hablando del prenda y toda esta mierda morralla.

    No deseo que aquí también haya victimas de distinta categoría en cuanto al trato de la justicia y respaldo social.

  4. No, no me vale. Se acepta o no que salga el genio de la lámpara, y en este caso se ha dejado salir.

    Toda persona con un cerebro funcional cree siempre que su visión del mundo es la buena. Y le reuslta facilísimo ver las contradicciones en la cosmovisión ajena pero no en la propia, ya que estamos. Es cosa del ser humano, la ley natural es la del linchamiento y la violencia.

    Aunque te agradezco el ejercicio. En serio. Ya está mucho más allá que los que ni se dan cuenta de qué ocurrirá con el Procés o Altsasu con un precedente así…

  5. Yo también creo que la presión social ha podido influir, y no sé valorar si eso es bueno o malo.
    En este caso la «presión social» defendía una serie de valores constitucionales y democráticos que, a juicio de mucha gente, unos jueces habían conculcado. Y también el T.S. lo ha visto así, porque como apuntaba DEIA, el alto tribunal ha dado una valoración distinta a los hechos probados en los juicios anteriores: («…Lo que ahora dice el Supremo, sin modificar ni una coma de lo probado en las dos sentencias de los tribunales navarros…») ¿Cómo es posible con presión social o sin presión social?
    Del mismo modo al día siguiente, podemos desayunar con Deia también: «Un error evita que la condena sea de 75 años de prisión, avisa el TS» Algunos «errores de bulto» indignan a la gente y generan «contestación/presión social»
    Como en casi todo, también aqui entre el negro y el blanco hay muchos matices grises

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *