Nada de nada

Como saben los más veteranos consumidores de este puñado de líneas deshilachadas, no me salto un discurso borbónico de nochebuena. Es algo entre el vicio confesable, la superstición, la tradición y, supongo, unas gotitas de ganas de descolocar a quienes no esperaban que servidor tuviera semejantes costumbres. ¿Masoquismo? Qué va. Jamás me ha provocado el menor dolor asistir ni a la verborrea casi etílica del padre ni a la colección de gallos del hijo desde que le tomó el relevo. Simplemente escucho y trato de hacerme una idea de por dónde va el balón político hispanistaní. A veces, es muy evidente, incluso hasta grosero, el recado que se quiere enviar. En otras ocasiones, sin embargo, es necesario olfato de perdiguero para desentrañar el mensaje que esconden los tópicos escupidos por la boca regia. Las reacciones de las horas siguientes, a favor, en contra o entreveradas, ayudan en la interpretación.

¿Y qué ha dicho esta vez el joven Capeto? Pues, sinceramente, creo que absolutamente nada. Puro blablablá. Les aseguro que no tengo memoria de una parrapla navideña tan vacía como la de anteanoche. Solemne memez, lo de dejar a los jóvenes la Constitución del 78 como legado, como si la Carta Magna pudiera comerse o sirviera para pagar una hipoteca. Y lo de la convivencia como el valiosísimo jarrón chino que no podemos romper, menuda chufa. Ni amenaza con los tanques como en octubre de 2017 ni propone echarle un par de narices y preguntar a sus súbditos a ver cómo quieren montárselo. Patada a seguir. Mareo de perdiz. No olvidemos que la chapa pasa censura gubernamental, y lo que toca ahora es hacer el Tancredo.

Felipe, palo y zanahoria

Vaya con el chaval de Juan Carlos. Una de palo y otra de zanahoria. Esta vez tocó, aparentemente, lo segundo. Pero, al fin y al cabo, con el palo a la vista, como aviso para los que se salgan del redil. Es verdad que si comparan lo que les adelanté que diría el marido de Letizia Ortiz con lo que realmente dijo, hay varias corcheas de diferencia. Esta vez eligió el papel de poli bueno de sí mismo, haciendo como que aceptaba que los disolvente catalanes hayan vuelto a elegir lo que no debían. Sin embargo, con ese nauseabundo paternalismo borbonesco, se puso en plan preceptor jesuita, advirtiendo a la muchachada que ojo al cristo, que es de plata. Vale que ganen los malotes, pero solo si es para gobernar como Dios manda, es decir, dejándose untar y recortando a tutiplén, pero lejos de tentaciones secesionistas. Hasta ahí podríamos llegar.

Por lo demás, la homilía de nochebuena de SPM (Su Preparada Majestad) fue nada entre dos platos. Que si no se qué de la violencia de género —a buenas horas, Felipín—, que si no sé cuál del cambio climático. Para sobresaliente en cinismo, la alusión a una tal “reciente crisis” y los sermones sobre cómo funciona la democracia, viniendo de un tipo que está donde está con el único mérito de haber sido el espermatozoide más rápido en los cataplines de su padre. Yo, por lo menos, no recuerdo haberlo votado.

Fuera de concurso en la inane faena de aliño, la cursilería artificial de alto octanaje. “No hemos llegado hasta aquí para temer al futuro, sino para crearlo”, farfulló con hedor a Coelho o Bucay. Está uno por pedir que vuelva su viejo, que por lo menos nos divertía.

El discurso del rey*

Españoles: Permitidme que, como decía el que designó a mi viejo sucesor a título de rey, por unos cortos minutos penetre en la intimidad de vuestros hogares para deciros a los hombres y mujeres de bien que no tenéis de qué preocuparos. Aunque los pertinaces separaristas catalanes, tan duros de mollera como la última rodaja de espetec, han vuelto a demostrar que no saben ejercer la democracia y se empecinan en la absurda idea de que las urnas se ponen para que cada uno vote lo que le salga de ya me entendéis dónde, el Estado de Deshecho, digo de Derecho, tiene armas más que de sobra para restaurar la normalidad, ejem, en la tierra levantisca.

Como no habéis nacido ayer, sabéis perfectamente a qué armas se está refiriendo mi preparada majestad. Jarabe de palo se llama en el más bello de los castellanos, que es el castizo. Ya en los últimos meses les hemos dado oportunidad de comprobar que a malas somos muy malos, pero ahora verán que a peores, somos aun peores. Lo de los encarcelados, fugados y decenas de emplumados judiciales les va a parecer un chiste al lado de lo que se les viene encima. Cueros más duros ha convertido en delicada seda la fusta de mis antepasados capetos. Si la mula es terca, más terco debe ser el mulero. ¿Que no les ha ablandado el 155? Pues veremos con la versión Premium, que es la que toca ahora. Al caganer de Bruselas se le va a congelar en la jeta la sonrisa con la que el otro día escupió que había derrotado a la Monarquía. A ver si tiene lo que hay que tener para reclamar su premio de la lotería.

(*)Discurso de Nochebuena de Felipe VI, al que ha tenido acceso el columnista.

La tercera está al caer

Todo muy pulcro y democráticamente aseado. Su excelencia el jefe del Estado larga quince minutejos en nochebuena, y al día siguiente, los viejos y nuevos políticos se ejercitan en el arte del canutazo. Mayormente, no nos engañemos, para llenar los telediarios, que solo con gachupinadas navideñas, catástrofes aéreas y óbitos de artistas no llega. Ahí aparecen unos cortesanos aplaudiendo con las orejas —pongan PP, PSOE y Ciudadanos— haya dicho lo que haya dicho el piador con corona. Novedad de un tiempo a esta parte, salen luego los tibios morados a dar sin dar o no dar dando, nunca se sabe. Y cierran el ritual los republicanos con trienios, categoría que incluye a soberanistas de aquí y allá, impepinablemente disconformes con el mensaje del huésped de Zarzuela.

“El día de la marmota”, sentenció, no sin razón, Aitor Esteban. El año que viene, otra de lo mismo. El siguiente, igual, y así hasta… ¿cuándo? Cuidado, que la respuesta puede ser incómoda, pero contiene la esencia de lo que venía a contarles. Aquí lo de menos es el blablablá del preparado y las consiguientes reacciones a favor, en contra o entreveradas. Los sustantivo es que la monarquía española sigue ahí, marchando contra la lógica de la Historia viento en popa a toda vela. Si tuviéramos la mitad de memoria de lo que pronunciamos tal palabra, recordaríamos que apenas anteayer, en época del Borbón que ha pasado a la reserva activa, parecía que a la institución le quedaban cuatro padrenuestros. Blandiendo encuestas y titulares escandalosos, se anunciaba sin dejar lugar a dudas que la tercera estaba al caer.  Un siglo de estos, tal vez.

Ahí sigue el Borbón

Desde que escribo esta columna, que ya va para un rato, cada 26 de diciembre se la dedico a la borbonada de nochebuena. Como les conté la primera vez, intento no perdérmela. Bien sé que se estila hacer aspavientos ante la sola idea de gastar doce minutos escuchando mendrugadas que, como recordaba el añorado Javier Ortiz, ni siquiera ha escrito quien las farfulla. Comprendo y respeto ese desdén, aunque a veces sonrío viendo cómo los mismos que se han pasado las horas previas postureando comentan profusamente la jugada en Twitter en el momento de la emisión. No es fácil reprimir un chiste o un mecagüen con la esperanza de que se convierta en viral y se señale al autor como un republicanazo del carajo de la vela. Ahí tienen la función social de la monarquía actualmente: ser objeto de mofa y befa, coartada para el ingenio o motivo para el desfogue. No es moco de pavo, una corona diurética y purgante.

Por lo demás, si el mensaje en sí mismo es una chufa de cuarta hecha a partir de topicazos y retales de discursos anteriores —todos los puñeteros años la joía Transición—, alcanza su virtualidad y hasta diría que su sentido en las interpretaciones que vienen después. En las ya mentadas de las redes sociales, pero también y más específicamente en las oficiales. Esa sí que es otra tradición inveterada, la del canutazo de los politicos de guardia al día siguiente. Todavía estoy esperando al que diga que el único comunicado real que va a comentar es del anuncio de su disolución y la entrega de todas las prebendas. Pero no, hasta los más contrarios a la institución medieval tienen unas palabras que donar para su posterior entrecomillado o inserción en la cola de reacciones de rigor. No lo estoy criticando. Simplemente lo constato como parte de un ritual que mientras se siga repitiendo será síntoma de que el de la cadera descacharrada sigue ahí. Y si no es él, el que va detrás en el orden sucesorio.