Estrellas en el bolsillo

El que no corre vuela. Dos días después de ser glorificado con la tercera estrella de las maravillas gastronómicas, el Cenador de Amós ha subido el precio de todos sus menús. Y no crean que ha sido cuestión de pellizquitos. Las tres propuestas del restaurante cántabro de moda (ahora más) costaban hasta el miércoles —por supuesto, sin incluir bebidas— 89, 120 y 157 euros. Hoy se han puesto en 109, 137 y 167 euros. ¿Algo que objetar? Bien poco. Por mi parte, lo único que cabe afearle al chef Jesús Sánchez es que, distinción en mano, aseguró que no tocaría las tarifas y ha tardado en desdecirse medio suspiro. Salvado eso, el artista de los fogones y, según parece, de las cajas registradoras, es muy libre de tasar sus viandas como le salga de la casaca. Ya lo dijo aquel genio de las finanzas hoy entrullado: “Es el mercado, amigo”.

Y tan es el mercado, que estoy por apostar que a pesar del subidón, la lista de espera para dejarse adelgazar el bolsillo en el templo de Villaverde de Pontones será ahora mismo inmensa. Tampoco osaré deslizar la menor censura hacia los tipos y tipas que, teniéndolo, se pulen un pastizal en lo que estiman oportuno. Como mucho, y apelando al conocimiento directo de algún que otro Bon Vivant de la señorita Pepis, me permitiré reírme hacia adentro ante la evidencia de que los fulanos tienen el paladar en la cartera.

Por lo demás, no dejará de maravillarme el culto rayano en lo baboso que se rinde a toda esta parafernalia que, como acaba de quedar documentado, no está precisamente al alcance de cualquier mortal. Pero no me hagan caso. Yo soy más de croquetas caseras que de esferificaciones.

Picasso, el idealista

Me encantan las polémicas menores, esas que juntan en comunión a escandalizadores al por mayor y escandalizables de garrafón. La penúltima, la toreada que les ha pegado Arturo Pérez-Reverte —de profesión, sus troleos— a ciento y la madre de mordedores de anzuelos a cuenta de si un famoso cuadro de un celebérrimo pintor no sé qué o no sé cuántos.

Vale, se lo traduzco. Ocurre que el académico, tocanarices y (notable con excepciones) novelista anda promocionando su último seguro best seller, donde el protagonista, un cabrón de marca mayor presentado como tipo fascinante, se planta en París en 1937 para evitar que Picasso muestre el Guernica, en pleno proceso de elaboración, en la Exposición Universal. En su, seguramente, lícito propósito de vender más ejemplares y conseguir unos titulares de aluvión, al autor le ha dado por proclamar que el genio malagueño no pintó la emblemática obra movido por los sentimientos ni la ideología, sino por el dineral que le pagó el gobierno de la República.

Vamos, que ha descubierto la gaseosa. ¿Se puede ofender alguien a estas alturas por haber enunciado algo que, por otra parte, se ha venido diciendo en mil y una ocasión? Pues parece que sí. Han salido en tromba los recauchutadores de virgos históricos a leerle la cartilla al que les ha puesto el trapo. Sostienen sin rubor que está documentadísima la versión opuesta, la del arranque patriótico e idealista, y añaden, como si ellos mismos lo acabasen de descubrir, que no hay nada malo en que los artistas sean remunerados por su trabajo de acuerdo con su valor en el mercado. Y este servidor ni quita ni pone, solo sonríe con maldad.