Dolera, dolerizada

Qué gran historia, la de la campeona sideral del activismo de género Leticia Dolera, a la que la actriz Aina Clotet acusa de despedirla de la serie que dirige por haberse quedado embarazada. Sí, de nuevo el clásico del cazador cazado, de las virtudes públicas y los vicios privados, del lirili que no va acompañado de lerele o, para no eternizarnos, de la doble moral cutresalchichera que gastan los abanderados de las nobilisímas causas. De acuerdo, no todos, pero sí muchos de los de primera línea de pancarta y megáfono como la susodicha. Lástima que nos vayamos a quedar sin saber qué diría la tal Dolera de cualquier abyecto ser humano heteropatriarcal que hubiera osado actuar como ella misma lo ha hecho.

Entre lo gracioso, lo tierno y lo brutalmente revelador, la atribulada latigadora puesta en evidencia trata de explicarse y pide que no se la juzgue a la ligera y que se comprenda que hay motivos para su decisión. Qué diferente de las ocasiones en que es ella la que enarbola la antorcha sin dejar lugar a nada remotamente parecido a la presunción de inocencia ni a los matices. Signo, de todos modos, de estos tiempos en que la mediocridad profesional se suple, como es el caso palmario, metiéndose a paladín de la justicieta chachipiruli. A santo de qué íbamos a conocer a la individua, si no es por esos berridos que ahora se le vuelven en contra. Lo tremebundo es que si no hubiéramos perdido el oremus y nos sacudiéramos el miedo a ser vituperados, en este asunto concreto seríamos capaces de ver que lo que ha hecho Dolera con Clotet no es ningún ataque a la igualdad, sino una decisión profesional llena de lógica.

Jo-der…

Lo mejor de los ególatras es que llevan la matrícula bien a la vista. Se gustan tanto, que en lugar de ocultar sus tropelías, las exhiben con orgullo y satisfacción. Suerte tienen algunos de estos narcisos XXL, eso también es verdad, de contar con legiones de borregos acríticos que al contemplar sus vilezas, aplauden con las orejas y prorrumpen en síbwanas o sísepuedes, que para el caso, pata. Es para no comprender nada —o quizá para exactamente lo contrario, para comprenderlo todo— que ante una de las mayores ruindades políticas que se recuerdan por estos pagos, y miren que está alto el listón, la respuesta fuera un ovación.

Hablo, cómo no, de la propuesta al modo corleonesco del macho alfa —lo de líder se le queda enano— de Podemos. O sea, de Pillemos, que es un nombre ya definitivamente más adecuado para una formación que empieza a negociar asignándose cargos. El gobierno de la gente, pero yo, vicepresidente. Y seis de los míos, ministros de, ojo al dato, Economía, Educación, Sanidad, Servicios Sociales, Defensa y Plurinacionalidad y otras hierbas. Le dejan al PSOE, aparte de una retahíla de insultos y la humillación oceánica de anunciarlo a sus espaldas, Parques y Jardines.

Joder con el que no iba entrar en un gobierno que no presidiera. Joder con el que tiene dicho mil veces que jamás pactaría con los “cómplices de los recortes”. Joder, en definitiva —y le robo el concepto a Niko Moreno—, con la ViceCasta. Pero joder también, y mucho, con los que después de ver que todo consiste en trincar cacho siguen tragando. Y joder con Sánchez, que en vez de ponerse como una hidra, sonríe con arrobo.