Rosell, ese ignorante

La patronal española elige a sus barandas en las ciénagas más hediondas. Desde su fundación, va para cuarenta años, ha tenido al frente a un vividor franquista travestido de liberal a la violeta, un falangista redomado que hasta el apellido lo tenía cavernícola, un jeta que ahora mismo está en el trullo por chorizo, y en la actualidad, como síntesis perfecta de todos ellos, al mediocre bocabuzón que atiende por Juan Rosell. Menuda puntería la de los cronistas de aluvión que cuando fue ungido capataz de capataces lo pintaron como un tipo laborioso y discreto que venía a modernizar la organización, a despolitizarla y a dotarla de rostro humano. De tres, cero patatero. Este es el minuto en que la CEOE sigue anclada en el medievo, funcionando al unísono con la gaviota azul (y de un rato a esta parte, con el chiquilín naranja), y practicando una sensibilidad que deja al mármol en natillas.

En que todo eso sea así se ha empleado a fondo este dequeísta compulsivo con conocimientos de Historia que no le darían ni para obtener el graduado escolar. ¿En qué tebeo habrá leído el muy zoquete que el trabajo “para toda la vida” era característico del siglo XIX? Si tuviera una idea mínima, no ya de la clase explotada sino de la suya, la explotadora, sabría que por estos pagos los contratos fijos empezaron a ser frecuentes bien pasada la segunda mitad del XX. Y, salvo casos contados como los del empleo público ganado por oposición, tardaron poco en convertirse en puramente nominales. Sobra, por lo tanto, su insultante amenaza. Ya hace mucho que los currelas son conscientes de que mañana pueden estar en la calle.

Jóvenes… y jóvenes

El presidente de la patronal de Gipuzkoa mezcla en un par de frases muy poco afortunadas el hambre, la juventud, China, India, chicas y chicos monísimos y alguna hierba más. Qué caramelo para escandalizarse marcando todas las posturillas chachiguays del catálogo de la indignación de poliespán. De acuerdo, incluso para mosquearse genuinamente, pero puesto que seguí el fenómeno como entomólogo social aficionado, les puedo asegurar que los berridos más estentóreos no los soltaron precisamente chavales de a seiscientos euros al mes con pagas prorrateadas, qué va. Se vinieron especialmente arriba individuos ya talluditos de nómina gorda asegurada por, ejem, odiosas y despreciables instituciones que hay que derrocar. Palabra que no sabía uno si llorar, reír o ciscarse en lo más barrido ante los exabruptos de tipos que llevan atornillados a pingües escaños de diversas escalas administrativas —incluso de más de una al tiempo— desde que, hace ya unas lunas, tenían la edad de los mentados por Pello Guibelalde.

Me consta lo celebradísimas que llegarían a ser estas líneas si desde la primera, la hubiera emprendido a zurriagazos con el autor de las perlas. Insisto en las formas manifiestamente mejorables y en el error (amén de la injusticia) que siempre conlleva el uso del genérico. Es de cajón que no todos los jóvenes caben en el mismo cubil. Pero si apartan la farfolla discursiva, vencen la tentación de quedar muy bien y van al fondo de las palabras, lo cual resulta incómodo y antipático, comprobarán que hay materia para darle un par de vueltas. Claro que si no lo ven así, pidan la guillotina para mi.

Un gran éxito

La huelga general del pasado jueves fue un gran éxito… mayormente para las organizaciones patronales y para los gobiernos. Esta vez no tuvieron que hacer malabares con los datos ni esconder las fotos. Es probable que ni en sus cálculos más optimistas contaran con una respuesta tan escasa o si lo prefieren, tan desigual, según el eufemismo acuñado por un medio proclive a la causa. Mentira no era, desde luego: entre lo viejo de Donostia cerrado casi a cal y canto y la normalidad rayando lo insultante del centro de Bilbao cabe un mundo de interpretaciones. Allá cada quien con las trampas que decida hacerse en el solitario.

Comprendo que ni humana ni estratégicamente es esperable que las centrales que convocaron este paro a todas luces fallido salgan a la palestra y reconozcan que quizá hicieron un pan con unas hostias. Sería un regalo muy grande para los que esperan desde enfrente la debacle definitiva del sindicalismo y un castigo al amor propio nada conveniente cuando la moral está como está. Sin embargo, de puertas adentro y con la cabeza fría, parece razonable que se debería plantear de una vez la espinosa cuestión de la eficacia de la huelgas generales. O mejor, de cada huelga general. No en el vacío, no en el pasado, no en el futuro lejano, sino aquí y ahora, que son el lugar y el momento donde la acción cobra sentido.

Reflexión, algo tan viejo, si bien poco usado, como la propia lucha, de eso se trata. Sin enrocarse, sin encabronarse, sin ceder a la tentación de ver enemigos en cada sombra, en cada frente que no asienta con fruición. Bastante dividida viene de serie la otrora clase obrera como para seguir cortándola en rodajas. En este punto hago notar que muchos de los que el otro día se quedaron al margen no lo hicieron por el miedo inducido que suele citarse como factor desmovilizador, sino como fruto de una decisión consciente y meditada. Eso, digo yo, debería dar qué pensar.