Si no vas a la procesión, no te molestes en ir a Misa.

Dos años sin atentados de ETA. Bien. Y once del asesinato del presidente de Adegi, la patronal gipuzkoana, con ausencia del Diputado General, en el acto organizado en memoria de Korta. Mal.

Sí estuvo el secretario general de  EA, Pello  Urizar, que pidió no se les  marquen los tiempos, que ellos tienen su ritmo. Pero él sí estuvo, y no le deben hacer falta ni tiempos ni ritmos, solo sensibilidad humana. Lo que pasa es que Pello Urizar solo habla, pero no tiene el menor poder para cambiar nada. Para eso están los comisarios.

No debemos olvidar  que en democracia las formas son el fondo. La democracia es el gobierno de la mayoría, con respeto hacia la minoría. Pero es algo más. Son usos y costumbres, respeto al adversario, velar por el conjunto, representar a toda lo sociedad, dar  voz  a quien no la  tiene, y tener empatía. ¿Qué es eso?. Muy sencillo: es la capacidad de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede  sentir.

¿La  tienen los dirigentes de Bildu?. No lo  dudo, pero no la están expresando adecuadamente y la sociedad se lo demanda. “No empujen” contestan. Hace 34 años, todos los partidos vascos nos registramos en Madrid para poder actuar en política. HB se negó. Sus dirigentes, 34 años después, empiezan ahora a poder hacer política “porque vamos a cumplir la ley de partidos a rajatabla”.”Lo haremos por Imperativo Legal”.Bien,pero lo harán. ¿Hacen falta 34 años de paciencia para que éste mundo haga política “por  imperativo legal” aunque  no les gusten las normas ?.

El 31 de julio de cada año se organiza una procesión en Azpeitia que comienza en el ayuntamiento y termina en la Basílica de Loyola. Es la fiesta del Patrón de Gipuzkoa. Entre ellas va el alcalde con su vara de mando que es un junco, no un bastón como en Bizkaia .Un junco que proclama que el poder no debe ser rigido,sino flexible.Se dobla, pero no se rompe. Bonito símil el que llevaba ese 31 el alcalde de Azpeitia en sus manos.

Las autoridades van en esa procesión. Este año, el Diputado  General de Gipuzkoa,  terminó la procesión al pie de la escalinata de la Basílica sin entrar en el templo ni escuchar la celebración de la Misa oficiada por el Obispo. ¿Para qué va entonces en la procesión?. En lugar de esto se dirigió al grupo de familiares de presos, Etxerat, que allí estaban y se identificó con ellos. Podía haberlo hecho y luego participar en la ceremonia, pero solo estuvo con  los familiares de los presos, familiares que legítimamente luchan por los derechos de sus representados pero que todavía no le han dicho a ETA que desaparezca.

Lo sangrante del caso es que la escena se produjo a escasos metros donde  ETA asesinó a Inaxio Uria, el constructor muerto cuando iba a jugar su partidita con los amigos y donde existe un pequeño monumento en su memoria. ¿Fue Garitano  a visitar el monumento?. NO. ¿Quiere como Diputado general representar a toda la ciudadanía gipuzkoana?. Dice que sí, pero no es éste el camino.

Y tampoco fue a la misa. Igual tuvo miedo que se le cayera la hermosísima Cúpula encima. Antes que él Aizarna, Murua, Galdós, Sodupe, González de Txabarri y Olano acudieron. ¿Hubiera acudido Martin Garitano de haberse tratado de una ceremonia palestina o budista?. Posiblemente sí. ¿Es contra la religión católica la animadversión de este mundo que se despacha diciendo que es laico?. Si. Ya sé que el  Diputado General de Gipuzkoa no es el Comendador de los Creyentes como el rey de Marruecos, pero la historia de Gipuzkoa no se entiende sin la fe católica, con sus luces y con sus sombras. Europa, mal que le pese a Garitano tiene sus bases morales asentadas en el cristianismo. EI propio Loyola es un paradigma y una figura universal de incalculable valor simbólico y con una obra que perdura. Acuérdese también de Ellacuria y de tantos jesuitas de la Teología de la Liberación, ya que estaba en su casa. Además, seguramente, el actual Diputado General ignora que la propia Basílica, tras la desamortización de Mendizábal en 1836 es la dueña de todo ese complejo que administran los jesuitas. Por cierto. EI nombre de Martin no es el de un pájaro, (Martin Pescador) sino el de un santo de la Iglesia católica, San Martin de Tours.

¿Se es más laico, más progresista, más demócrata, más  avanzado desconociendo usos y costumbres?. ¿Identificándose solo con los familiares de condenados por acciones de ETA que yendo a una misa en recuerdo del Patrón de Gipuzkoa, y, de alguna manera, marcando distancias con la mayoría de la población gipuzkoana que tibia o cálidamente se siente identificada por la ceremonia de la Basílica?. Creo que  no.

Un largo camino de educación democrática tiene todavía Bildu que recorrer. Un territorio no es una asamblea de partido. Quien no capte esto ni sepa que una Institución representa a todo un colectivo ciudadano y no a parte de él, da malos pasos y se equivoca gravemente. Porque no es solamente ir o no a  una celebración católica, es también rechazar la conmemoración de los aniversarios de la Fundación de la Villa, y tantas y tantas grandes y pequeñas ceremonias de las ciudades y de los pueblos que ha ido acumulando la historia y cuyo cambio no es que no sea posible, sino ha de hacerse con respeto, mucho cuidado y hablando con los partes. Recuerdo haber asistido en Valencia al Congreso de un partido valencianista y a la intervención de un alcalde que empezó su mandato no asistiendo a la procesión que cada año  se organizaba en el pueblo. Pero el  pueblo fue a la procesión sin el alcalde. Y él se  preguntó “¿No seré yo el raro por no asistir a lo que mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre han hecho toda  su vida?. ¿Soy así más ateo o soy menos sensible a lo que quiere este pueblo?. ¿No es bueno que la gente nos vea como gente normal y no como gente rara?. Dicho  esto concluyó: “al año siguiente fui a la procesión y la gente agradeció que su alcalde estuviera con ellos. Y no solo por eso, pero también por eso, llevo ganando dos elecciones con mayoría absoluta. Conclusión: que la gente no nos vea como gente rara”.

Ojalá ésta simple reflexión lo codificara esa parte de Bildu que no va al recuerdo de Korta, que se va con los familiares de Etxerat y no acude a la misa anual, que no va a la procesión cívica de Bilbao siendo ellos expertos en manifestaciones de todo tipo y sobre todo que todo esto no les lleve a decirle a ETA que desaparezca y, entre todos, podamos vivir en una sociedad normalizada y sin dirigentes raros, sino a ser posible, con gente normal.

Gudaris en larebotica de Kirikiño

No es fácil reunir un 11 de agosto a 24 personas para hablar  entre estas 24 personas el seguir manteniendo la llama de la historia. Pero eso lo consiguió Txomin Saratxaga que cerró el bar contiguo de su librería Kirikiño, en los bajos de la Calle Colón de Larreategui de Bilbao y con el orden del día que nos envió para hablar de estos 75 años silenciados, nos congregó a gentes como Andoni  Ortuzar, Begoña Errazti, Ramón  Sota, José Ramón Beloki, Izaskun Trabudua, Aitor Azurki, Javier Batarrita, Fede Bergaretxe, Amaia Gaztelu, Iñigo Landa Larrazabal, Xabier Meñika, Sabin Zubiri nieto, Txomin Saratxaga hijo, Josu Pagai entre  otros  que fuimos presididos por dos gudaris del 36 como José Moreno de 93 años y Fructuoso Pérez Arrospide de 96, haciéndonos  hablar de lo que se debe hacer para seguir recordando este aniversario redondo y sobre todo reflexionar como se puede mantener la llama y pasarla a otras generaciones la de los gudaris del 36 está a punto de acabarse y se debería hacer algo.

Txomin dio cuenta de la pronta reedición de dos  libros como el “Diario de un Gudari Condenado a Muerte” de Ramón de Galarza  y las Memorias de Pedro de  Basaldua de  aquellos  días convulsos como secretario del gobernador civil Echeverria Novoa, así como un acto en recuerdo de los gudaris  el 15 de octubre. Y fue dando la palabra. Andoni Ortuzar anunció el apoyo del BBB a éstas iniciativas, Beloki la consideró del mayor interés, Begoña Errazti reivindicó la labor de las emakumes de aquella época con sus maridos en las cárceles, Sota le invitó a Ortuzar a usar las redes sociales, y Moreno recordó que todavía no se había pedido perdón a  los gudaris.

En mi intervención reivindiqué la figura de Ramón Azkue, quien fue el jefe de Euzko Gudarostea y fue fusilado aquel 15 de octubre, la vergüenza del Congreso de los Diputados y de su presidente Bono al no querer recordar y denunciar  aquella sublevación a la que eufemísticamente algunos la siguen llamando el Alzamiento, felicité a los dos gudaris por el pacto con el diablo que habían hecho para estar a los 96 y 93 años como una rosa pero recordar que todos tenemos fecha de caducidad y que sería, bueno revitalizar una Asociación de Gudaris con el añadido de familiares y amigos de aquella gloriosa institución, ya que los auténticos están desapareciendo.

Fue un acto entrañable donde hay que felicitar a Txomin Saratxaga por su entrega y por querer seguir manteniendo viva esta llama tan difícil  de pasar a las nuevas generaciones que viven el día  a día y ven todo esto lejano y casi sin interés  cuando en esta lucha hubo entrega, pasión, vida  y muerte, traiciones, actos heroicos, coherencia, perseverancia y en definitiva toda una, tragedia nacional que unos tratan de silenciar, otros de manipular, muchos de ignorar y algunos de edulcorar, pero nosotros de recordar como enseñanza.

Última carta desde La India (4) – La muñeca de Aintzane

El ex diputado por Álava del PNV, Javier Landaburu tuvo que exiliarse, tras la sublevación militar de 1936, viviendo casi todo su exilio en París. Allí, en los años cincuenta trabajó en la Unesco, sin dejar de atender sus obligaciones para con la Delegación del Gobierno Vasco en París y su protagonismo en los organismos internacionales europeos. Cuando falleció el Lehendakari Aguirre fue designado Consejero. Falleció en 1963.

Publico tres cartas de Landaburu y una contestación de Aguirre cuando en noviembre de 1956 acudió como delegado a la Novena Sesión de la Conferencia General de la Unesco. Estas cartas amén de muy bien escritas, denotan un agudo sentido de observación y de anticipación de acontecimientos ya que estamos hablando de una fotografía de hace casi sesenta años.

New Delhi (India), 28 Noviembre de 1956

Sr. D. José A. de Aguirre

PARÍS

Querido Lehendakari:

Recibí ayer tu simpática carta del 21. Veo en ella que tienes buen humor, excelente síntoma de buena preparación para hacer frente a los ataques “reaccionarios” de Jesús y de Manuel. En este requeté me extraña mucho que haya tomado con tanta pasión la defensa de los franco-ingleses cuya acción vista desde aquí no se justifica y les ha costado ya una pérdida enorme de prestigio y de autoridad en este enorme continente que debieran tener más en cuenta si pretenden seguir siendo de los Cinco Grandes. Estoy muy de acuerdo con tu calificación de “insigne imprudencia” referida a esa aventura. Nadie creía que ingleses y franceses tomasen iniciativa en el camino de las armas y, pasada la primera sorpresa, la condena es unánime en estas latitudes, mucho más fuerte para Inglaterra que para Francia de quien aquí creen que no ha hecho más que secundar planes británicos. Si la India no ha roto con el Commonwealth ha sido por la actitud de los laboristas. La separación de este país de la comunidad británica podría causar a Londres perjuicios tan serios, a la larga como las fantochadas de Nasser, personaje no muy simpático, por otra parte, para estos orientales.

En fin, dejemos los comentarios políticos para hacerlos personalmente ahí dentro de unos días. Estoy dispuesto a afrontar los reproches cariñosos de Jesús y los anatemas severos y un tanto gritones del ministro. Puesto yo de tu lado hasta en la apreciación de la política americana en este episodio, tendrá que salvar la unidad de “Pentágono” el buen juicio y la moderación de Felipe, menos apasionado que nosotros cuatro aunque no menos rígido en sus sentencias.

Salgo el día 4. El 5 a media noche, si no hay retraso, estaré en París. El 6 os llevaré el mensaje del Oriente. Todos los demás vascos van en aviones posteriores, salvo la chica de Agesta que viene en el primero. Como es clásico, después de pasar unas semanas con trabajo relativo, estos días tenemos hasta sesiones de noche para frenar el retraso y para que la Conferencia pueda acabar el 5. Pero el trabajo sigue siendo soportable y nos deja muchas horas para seguir viendo cosas muy curiosas. Tengo mucho que contaros mientras llega D. Alberto, 48 horas más tarde. Yo os contaré lo que él no puede contar. Hemos visto juntos muchas cosas y hemos tratado de asimilarlas todo lo posible para los occidentales. Hemos salido de Delhi para ver las mezquitas maravillosas y las tumbas solemnes que los mongoles sembraron en este país. El domingo pasado fuimos hacia el Norte, camino del Himalaya, que vimos de muy lejos, para conocer, cerca de las fuentes del Ganges, la religión hindú en su zona más pura. Vimos los baños rituales en el río sagrado, recorrimos una viejísima ciudad formada de templos habitados por monjes y ermitaños, conversamos con algunos de ellos y aquí, en Delhi, hemos podido apreciar algo del budismo pues está reunida la conferencia internacional budista en el mismo edificio de la de la Unesco. Ayer vi muy de cerca al Dalai Lama y a su hermano el Panchem Lama que han bajado del Tibet para asistir a esas reuniones. También hemos visto una verdadera muchedumbre de bonzos y santones con los que nos cruzamos en estos pasillos con la misma indiferencia con que nos cruzamos en Passy con los vecinos de la propia casa. La nota de color que dan túnicas y mantos es espléndida y el pintoresquismo llega a un tono imposible de lograr en pueblos donde se usan la corbata y el asfalto. Hemos visto mucho, nos hemos informado de mucho –gracias sobre todo a la curiosidad insensata del canónigo- y ahora la cuestión es poder hacer una síntesis que resuma nuestras impresiones. Todavía hoy tengo que ver la Radio invitado por un amigo indio casado con una francesa. Un diputado también indio nos invita el jueves o viernes a presenciar una sesión del Parlamento. Mañana por la mañana estamos también invitados a una fiesta en honor de Chou-En-Lai. Hemos visto a U.Nu, el “expremier” de Birmania que ha dejado la política por la religión. También pasó por aquí el Negus. Esto tiene un movimiento internacional extraordinario y la gente espera con mucho interés la visita de Nehru a Eisenhower. Bandugg va a pesar mucho en el mundo. Los nacionalistas de cualquier país tenemos mucho interés en seguir ese movimiento, lejano en la geografía, pero muy cercano en principios y tácticas.

La muñeca para Aintzane adorna mi cuarto hace días. No quiero presumir de hombre atento, pero como en nuestras andanzas por el mundo cucharillas y muñecas suelen entrar en nuestras maletas al mismo tiempo, al comprar aquí las cucharillas tradicionales, me acordé de las muñecas de Aintzane, te sustituí en la compra y le llevo una consari, pulseras y collar. La cortesía alavesa se había anticipado por una vez a tus atenciones de padre de familia. Todos llevamos la mar de cosas. Nos hemos gastado todas las rupias de las dietas en hacer compras inverosímiles. Hay quien ha tenido que arañar del sueldo para satisfacer esos afanes de comprar todo lo que ofrecen. Yo mismo hubiera comprado muchas cosas más si no fuera porque tengo que contar las rupias más que nadie y porque mi casa no se presta por falta de sitio y por las iras de mis hijos a exponer en ella muchas cosas bonitas y baratas “made in India”.

Referí a don Alberto el incidente de Gernika que no conocía. El canónigo está magnífico. Cuando llegue él a París, tendrás que reunirnos una tarde para que él cuente y yo corrija. Mi naturaleza alavesa y mi sentido volteriano, aún con estas religiones, pondrá en su justa medida las narraciones de un hombre que no ha hablado más que en púlpito y por micrófono, es decir, sin censor ni contradictor.

Hasta el día 6. Vamos por Abadan, Estambul y Roma. El viaje es más largo que al venir. Si tenemos el buen trato de entonces no será demasiado pesado.

Afectos en tu casa y recuerdos en la Delegación.

Un abrazo fuerte.

Xabier