Llama la atención

Lunes 14 de octubre de 2019

Ponga usted todos los adjetivos calificativos ante la sentencia contra los presos catalanes juzgados en Madrid. Pero no voy a abundar en lo obvio y en cargar las tintas en esos adjetivos de rechazo a la sentencia que todo demócrata ha proferido y debe proferir frente a semejante injusticia.

Pongo más bien algunos comentarios que me llaman y han llamado la atención.

-Resulta que era un Golpe de Estado. Y con esa matraca nos han aplastado en millones de tertulias. Pues va el Supremo y dice que no fue un Golpe de Estado. ¿Ah sí Pues dígaselo usted al Ministerio Fiscal.

-Nos dijeron que había habido violencia. La policía y la guardia civil dijeron que ellos actuaron con agua bendita, no con cachiporras y resulta que ahora la violencia de los nacionalistas no era instrumental.

-En Altsasu nos dijeron que la paliza había sido un acto de terrorismo. Luego han sentenciado que no era terrorismo. Justicia proporcionada.

-Pedro Sánchez ha demostrado que lo suyo solo es cálculo de poder. Detrás no hay ideología, solo poder y poder y elecciones. Y ni una palabrita sobre cómo resolver el problema de fondo.

-Las declaraciones de Rivera, son de vomitar. No se acerca al problema de fondo. Solo quiere que no haya indultos.

-Casado va más allá y repite lo que decía Aznar con Ibarretxe, que hay que impedir los indultos y penalizar la sedición y que hay que cambiar el Código Penal. Escucharles hablar me produce una repulsión infinita.

-Pablo Iglesias, muy pastelero.

-Felipe el Sexto debería recibir a Torra que le ha pedido una reunión. Estoy seguro no se la dará. No sé para qué sirve esta monarquía. Por lo menos la británica te hace escenas de opereta vistosas en el Parlamento, como la de hoy en Westminster. Este caballero ni eso. Un rey castellano parcial y punto.

-Es gravísima la filtración de la sentencia y es gravísimo que el juez Marchena se moleste ante ello. Él es el presidente. ¿Ha abierto alguna investigación?. Él sabe mejor que nadie quien ha sido el bocazas. Y, si no, mal andamos. Ese Supremo tiene más agujeros que un queso de gruyere.

-Confío en que el nacionalismo catalán no caiga en seguir los cantos de sirena de la violencia.

-Finalmente. ¿Qué hubiera pasado si Puigdemont, Junqueras y Rufián le hubieran hecho caso al Lehendakari Urkullu, cuando les propuso disolver el Parlamento Catalán y convocar elecciones?.

Ahí queda eso.

4 comentarios sobre “Llama la atención”

  1. De acuerdo con todo salvo con el último punto. Si Puigdemont hubiera convocado elecciones qué?, pues que habría acabado el procés. Definitivamente. Perdida toda la credibilidad los líderes independentistas, con engaño (éste sí total) al pueblo catalán, y lo hubieran pagado en las urnas. Todo al cajón. Y al redil autonómico, lo que es un desastre para Catalunya hoy. Porque eso es lo que ellos creen. No les salen los números en España.
    Y sí, claro, se hubiera evitado cárcel y exilio, pero recordemos, ojo, que LO ESTÁN PAGANDO PERSONALMENTE ELLOS, los que tomaron la decisión, y ese sacrificio lo premia la ciudadanía catalana elección tras elección. Ojo que en las próximas pueden superar el 50€ del voto, y ganar por fin el plebiscito y el derecho no sólo a una autodeterminación futura, sino a la independencia hoy. Porque, no lo olvidemos, ellos, mayoritariamente pronto, quieren la independencia. Respeto desde aquí. Mediar es secundario, no somos el ombligo, quienes se lo juegan todo son ellos, y si no miremos la sentencia vengativa. Es fácil quizá decirlo desde aquí, pero aún así yo no hubiera convocado elecciones.

  2. Con amigos como Urkullu a los catalanes no les hace falta enemigos.

    Y de indultos y amnistías, nada, que para que a uno le indulten o le amnistién se a de ser culpable de un delito, y estos NO LO SON.

  3. Gabon Neronek. Eso que dice no es verdad. Se puede pedir un indulto sin admitir ningún tipo de culpabilidad. Saludos. Iñaki

  4. Egun on, Iñaki,

    Desde España, y cuando empezó todo el Procés, se vino a decir que todo era culpa de Mas y de Pujol. Luego se añadió a Puigdemont y a Junqueras para acabar de completar el cuadro. Nunca se quiso asumir que el procés era, por encima de todo, una respuesta de una parte considerable del pueblo de Catalunya y que iba de abajo a arriba. Es decir, las masas no eran instrumentalizadas por nadie, todo lo contrario, era la gente la que marcaba el paso a los políticos. La sentencia insiste en esta visión esquemática y miope de la realidad catalana. Pensando que los condenados son la cúpula y que el resto son simples títeres que se mueven al antojo de los de arriba. Es precisamente todo lo contrario. Puede que yo sea un ingenuo pero desde el octubre de 2017 creía que España lanzaría una propuesta inteligente para con Catalunya. Una suerte de Estatut recuperado después del atropello del TC en 2010. Pero no, España no tiene nada que ofrecer a Catalunya, y todo lo que nos llega desde ahí es un cúmulo de despropósitos que no hacen más que ahondar en la herida y hacer más profunda la enorme zanja que nos va separando. España nos trata ya como una colonia rebelde a la que hay que poner en jaque y a la que hay que ir sacando todo el jugo posible. Con esta perspectiva, tan poco inteligente, y tan ciega, es solo cuestión de tiempo que Catalunya se marche. No va ser tan deprisa como algunos se pensaban pero es del todo irremediable. España en 1898 perdió a Cuba, Filipinas y Puerto Rico por no haber tenido visión estratégica, capacidad de negociación con los autonomistas respectivos, y generosidad. Pronto o tarde va a perder Catalunya y con esta pérdida el desastre del 98 va ser una broma comparado con lo que vendrá. La historia se repite y las élites centralistas, esa gente que nunca ve más allá del horizonte de su despacho, siguen comportándose con la misma saña, con la misma ceguera, con el mismo narcicismo torpe e inútil.

    Agur bero bat, Iñaki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *