Por qué no me afilié

Jueves 28 de mayo de 2020

Martin Lasa me escribió estas líneas explicando el por qué no se afilió a ELA. Su argumentación me parece relevante y la reproduzco a continuación:

ELA estuvo durante algo más de un año intentando que me integrara en sus filas.
El militante que, con entrega total, lo intentó, me conocía únicamente a nivel profesional, y utilizó dos argumentos principalmente:

Uno, que ELA era no del PNV, sino anti PNV

Dos, que organizaban unas partidas fantásticas de mus a primera hora de la tarde.

Afortunadamente no lo hice y no tuve, por tanto, que pasar el bochorno de los compañeros de trabajo con carnet del sindicato, cuando nuestra empresa cerró mediante un ERE de extinción y ELA no movió un dedo para ayudarnos, tal vez por ser una empresa pequeña que solamente contaba entre sus trabajadores con la mitad de ellos afiliados a ELA.

Después de aquello, cada uno buscamos nuestro camino, muchos en la competencia, y hoy en día conservamos una buena relación que me permite afirmar que todos los que estaban afiliados a ELA, lo siguen estando, pese al comportamiento en aquella situación extrema del sindicato, para con nosotros.

Esto, indica a las claras que la gente no está afiliada a un sindicato por seguimiento de una idea, como puede ocurrir en un partido político o por ilusión, como puede suceder con los aficionados al fútbol.

La gente se afilia a un sindicato, porque supone que sus alubias están mejor defendidas si está, que si no está sindicado.

No por ideología ni por amor.

Por eso ELA, que ha derivado en lo que ha derivado, se equivoca de pleno si cree que tiene la fuerza que le dan sus números de afiliación y sus delegados sindicales.

ELA está jugando con fuego, alejándose del sindicalismo, añorando ser un grupo de presión y cometiendo demasiadas barbaridades sin llegar a ningún acuerdo, buscando la huelga por la huelga y el juicio por el juicio sin conciliaciones posibles, porque al final, todo el mundo se cansa de aguantar.

Como con  el lío de  los municipales ahora, o como pasará con cualquier otro colectivo mañana.

Al final, terminaremos suspirando por el comportamiento de los boinas rojas de la UGT.

Quien lo hubiera dicho hace unos años.

Cosas veredes, Sancho.

Martín Lasa

4 comentarios en «Por qué no me afilié»

  1. Uno si es trabajador y quiere ser defendido se afilia a un sindicato. los colegios profesionales para aquellos que lo tienen pueden hacer algo, pero poco en comparación con los sindicatos.

    ¿Y contra quien se defiende un trabajador afiliado en un sindicato?
    pues de los políticos y más de quienes «Gobiernan».

    Lo que no entiendo es porque hay gente que se afilia a partidos políticos que no les aporta nada, salvo que se den puñaladas con sus «compañeros» para acceder a un cargo publico tipo senador o jefe de obras publicas municipal.

  2. Las CCAA españolas se sienten agraviadas por el Paij Vajco en el asunto el salario mínimo vital.
    A la caverna, de la que forma parte el medio que lo dice, le agravia cualquier cosa que se refiera a Euzkadi .
    Antes fue el paso de Fase 0 a1 sin que Madrid lo hiciera.
    Y eso es pura intolerancia y odio.
    Es favorecer la provocación, el enfrentamiento y buscar las condiciones necesarias para acabar con nuestra forma de gobierno.
    Algo tendrían que decir ELA y LAB frente a este acoso pero salirse de su batallita con el PNV les da vétigo.
    Antes los sindicatos vascos eran más valientes en la defensa de Euzkadi. Eran otros tiempos y otras gentes.

  3. Podemos condena o no las pintadas en batzokis según el municipio que sea.
    Gorrotxategui ni eso.
    Ese es el cambio que viene. Geometría variable según localidad

  4. Que el Borbón se pusiera ayer un pin que nunca se pone y que parece un tricornio, aunque digan que es una insignia de
    Carlos III, dice mucho sobre los rumores en la corte madrileña sobre un cambio de rumbo «patriotico» por parte del franquismo con la bendición real.
    Y nosotros haciéndonos pintaditas y pisándonos el callo entre nacionalistas.
    ¿Qué opinan por Ajuria Enea y Sabin Etxea sobre un asunto tan crucial? Nunca les oigo nada al respecto.
    ¿Recibiremos al Borbón con aurreskus la próxima vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *