La prepotencia de Rodríguez Ibarra

Cuando Juan Carlos Rodríguez Ibarra se ensañaba con el nacionalismo vasco y el catalán, el PSOE callaba. Sobre todo el PSE y el PSN. Descalificaciones que eran auténticos insultos, declaraciones en las que nos confundía con ETA, exageraciones continuas sobre la unidad de España. Cosas así. Un día dijo que si no hacía eso solo se hablaría de los vascos, y de los catalanes y que ahora toda España sabía que Extremadura existía. ¡Vaya argumentación!.

Con el tiempo y ante lo que está pasando políticamente en Extremadura entre IU y el PSOE, vemos que cuando uno es así con unos, también lo es con otros. Y es que en Extremadura no se libraba nadie de la chulería de éste caballero que además era políticamente muy ineficiente. Extremadura sigue en la cola del desarrollo y del paro y mucha culpa de todo esto la tiene la dictablanda de este presidente que se declaraba “guerrista” y campaba por sus respetos en aquellas tierras como el Cid Campeador. Extremadura es un territorio que merece mejor futuro y que tiene gente muy capaz de sacarla adelante. En Euzkadi viven muchos extremeños que comparten su vasquidad con su sentido extremeño sin el menor problema. Y que siga así muchos años.

Rodríguez Ibarra siempre nos ha tenido en el punto de mira. Incluso a los catalanes de su partido como  le tuvo a Maragall. Y éstos, que no le tragan, se han felicitado de que la necesidad de reducir el déficit público aconsejaba el aplazamiento de obras públicas, entre ellas el AVE a Extremadura. Me imagino que para decir esto hay que buscar la explicación en el cansancio a las continuas provocaciones de un tipo como Rodríguez  Ibarra que inmediatamente ha contestado: “Yo quitaría los Mossos d’Escuadra y cerraría cuatro canales de televisión autonómica catalanes. Tienen cinco, me parece. Pues yo cerraría cuatro”. Haciendo amigos. Conclusión. Lo que les pasa al PSOE con IU, al final les pasa con todos. Que están hartos de estas provocaciones, chulerías e ineficiencias.

De otra forma no puede entenderse que gentes de izquierda voten o se abstengan para que salga como presidente José Antonio Morago, un senador que comentaba éstas cosas a sus compañeros del Senado para explicar lo que está ocurriendo en su autonomía.

Morago no lo tiene nada fácil, pero este raro pacto solo tiene causa de una gobernación socialista alejada de la realidad. Lo decía  el  coordinador de IU Extremadura, Pedro Escobar, que ha explicado que la posición mayoritaria de su organización a favor de la abstención, lo que le da el gobierno al PP, se debe a un “problema de confianza” que consiste en que “nadie creía” que el PSOE “28 años después, por mucho que lo diga ahora”, fuera “a girar a la izquierda”.

Y en un artículo de opinión de Luis del Val éste comentaba: “Que yo sepa partidos nacionalistas como el PNV y CiU han pactado con partidos de izquierdas y de derechas, y partidos de izquierdas, como el PSOE, han pactado con partidos conservadores, unas veces nacionalistas y, otras, no, como es el caso del PSOE vasco que pactó con el PP, gracias a lo cual Patxi López es lehendakari. En aquella ocasión no escuché gritos aterradores anunciándole al PSOE su condena eterna al extraparlamentarismo, e incluso algunos de los que hoy están a punto de tener que ir a la sastrería, tras rasgarse las vestiduras, alabaron, elogiaron y ensalzaron el pragmatismo del PSOE y la caballerosidad del PP”.

Conozco Mérida, aunque no Cáceres. Seguramente iré este verano. Me dicen es una tierra preciosa llena de buena y magnífica gente. Y Extremadura se merece lo mejor.

Claves del porqué de la prórroga de Montilla

Mañana martes, presentado por Josep A. Durán, ofrecerá en el Ritz de Madrid el candidato de CIU, Artur Mas, un desayuno informativo.  Allí estaremos, como hemos estado en todos los desayunos y cenas de este tipo que ha ido ofreciendo estos años.

Me hacía gracia el diálogo que Mas y un periodista cachondo del programa “Salvados” mantenían el 11 de septiembre, “La Diada”.  “A la tercera va la vencida ¿verdad?”. “Si, así parece. Lo dice bien el refrán”. “Usted como buen catalán no tira la toalla”. “Eso. Los catalanes no tiramos nada”.

Y es verdad. Mas ha ganado dos veces y dos veces le han arrebatado la presidencia el PSC, ERC e ICV. Dos veces.  Pero están reforzados y todas las encuestas dicen que van a ganar. Han hecho una buena travesía del desierto en siete años.

Hablaba de todo esto  con un diputado de CIU que me comentaba que les hubiera gustado que  las elecciones  se celebraran ahora.  “Montilla las ha retrasado hasta el 28 de noviembre cuando el pescado está ya todo vendido y el gobierno catalán anda renqueante y hasta Pascual Maragall diciendo que ahora toca Mas”.  “¿Pero porqué este retraso” le preguntaba. “La clave puede estar en un anuncio del fiscal para declarar pieza separada contra nosotros todo el caso del Palau. El tripartito le ha llevado a CDC al fiscal por el caso del Palau –Felix Millet  aunque unos ni descartan, ni afirman que Convergencia recibiera fondos ilegales.  Quieren acusarnos de financiación irregular y para cuajar esta  sospecha  necesitan un poco más de tiempo.  También para acabar con Laporta, que no ofrece nada más que repetir hasta la saciedad la palabra independencia y la cuerda y el argumento se  le está acabando. Esa es la clave”.

El ratonero PSC utiliza las mismas malas mañas  de este PSE con la apertura en el Parlamento Vasco de una comisión de investigación del mal llamado caso Miñano.  Algo que está sub-judice, lo quieren enmerdar para que asocien al PNV con todo este affaire y además ayudados, solo aquí, por un PP que en el caso Gurtel, no actúa de la misma manera.

Pero a pesar de todo, CIU, ganará las elecciones el 28 de noviembre.  Tranquilos.