Ministro Iglesias

Es difícil escoger entre la lástima y la rechifla. Aunque quizá sea el hastío el sentimiento que más encaja con la matraca reiterada de Pablo Iglesias sobre su sueño húmedo de ser ministro. Si bien últimamente parece que el número de sus amigos —no digamos el de votantes— se reduce cual si le hubiera abandonado el desodorante, todavía deberían quedarle unos cuantos fieles para decirle, con toda la suavidad que sea necesaria, que está rozando el ridículo tirando a lo patético. El vallecano emigrado a Galapagar empieza a recordar a aquel entrañable aspirante a torero apodado Platanito que iba de feria en feria rogando una oportunidad para saltar al ruedo.

Qué diferencia, por cierto, este Iglesias con la cerviz baja y tono de voz quedo que ahora mendiga un chusco del gobierno —ya si eso, una subsecretaría o una dirección general— con aquel soberbio rey del mambo que a ritmo de rap le exigía a Sánchez tres cuartos de gabinete, incluido el CNI. Y ahí es donde procede la reflexión. En apenas tres años, el cuento ha cambiado diametralmente. Aquel PSOE al que se le llegó a administrar la extremaunción exhibe una lozanía envidiable. En contraste, la formación llamada a asaltar los cielos se acaba de estrellar en las mismas urnas que le hicieron creerse lo que Cortázar llamaba “la última chupada del mate”. Bastante éxito ha sido mantener, especialmente en la demarcación autonómica, un puñadito de lapas que sobrevivirán empotradas en el mismo sistema del que abominan y cuya humillación hacia ellos consiste justamente en subvencionarles sus vicios pequeñoburgueses mientras su líder carismático pordiosea un ministerio.

La claudicación de UPN

Como les decía en la última columna, ando muy bien de memoria. De ahí que no me cueste en absoluto remontarme a los días de 2008 en que saltó por los aires el matrimonio de conveniencia entre UPN y el Partido Popular. En pleno fragor del antizapaterismo galopante en que se vociferaba sin descanso que la Navarra foral y española no se vendía, a los que compartían pancarta y asfalto rellenado a base de autobús con bocadillo se les rompió el amor de tanto usarlo y se liaron a bofetadas por un quítame allá esos egos. O ese ego en concreto, pues a nadie se le escapaba que, aunque los genoveses estaban hasta el gorro de sus socios del requeté, fue Miguel Sanz el que se llevó el invento por delante, decidido a quedarse en monopolio como guardián de las rancias esencias.

Tal abrupta partida de peras pudo haber dado paso a una derecha medianamente civilizada en la Comunidad. Sin embargo, una mano negra —o quizá dos, si contamos la de María Dolores de Cospedal— dejó fuera de combate a quien había de liderarla, el verso suelto Santiago Cervera. Desde ese episodio, la historia de ambas siglas ha sido un continuo ni contigo ni sin ti, condenadas ambas a entenderse, aunque sin dejar de manifestarse un indisimulado desprecio mutuo, cuando no asco puro y duro. Ir juntos a las generales se veía como penitencia necesaria. Del mismo modo, también cabía hacer de tripas corazón para sumar votos en el parlamento. Lo que se antojaba impensable era volver a ir en las mismas listas en municipales y forales. Pero a la fuerza ahorcan y con sendas sogas en sus respectivos cuellos Javier Esparza y Ana Beltrán han tenido que claudicar.