Gran Bretaña nunca debió de haber entrado en la Unión Europea – Adelante sin olvidar lo que somos (2)

Miércoles 16 de enero de 2019

Gran Bretaña nunca debió de haber entrado en la Unión Europea

En 1961, el primer ministro británico Mac Millan, solicitó el ingreso de su país en aquel Mercado Común Europeo. Dos años después, el general   De Gaulle puso el veto y Gran Bretaña no entró. Lo volvió a pedir el primer ministro Harold Wilson y, como ya no estaba De Gaulle en la presidencia francesa, Gran Bretaña terminó entrando en 1973. Grandísimo error comunitario.

A los ingleses solo les ha interesado de Europa su mercado y una Europa a la carta mientras su matrimonio, el de verdad, era con los Estados Unidos. Consecuencia de ello ha sido el freno de mano que ha puesto a todo crecimiento y mejora de la Unión en base a la cesión de soberanía. Y Europa está como está, fundamentalmente por ellos, y no siendo nada frente a China y Estados Unidos, que si están de verdad unidos.

De hecho, Gran Bretaña, no están ni en la eurozona, ni en el euro. Creen que Europa es Singapur y actúan como si perviviera todavía el imperio británico. No pisan la realidad de un mundo globalizado. Ellos, a cuenta del canal, son distintos, distantes y europeos lo justo mientras Escocia no aguanta y el problema de Irlanda del Norte se puede volver a desmadejar por culpa de unos listos que cometieron la frivolidad de convocar un referéndum sin plan B, con una diputada europeísta asesinada en atentado en aquella consulta y con unos líderes antieuropeos que no hicieron más que mentir.

No sé como hay gente que todavía consideran a los ingleses unos genios de la política. Tienen una buena democracia pero en política internacional, tras la guerra mundial, siguen luciéndose y todavía no se han dado cuenta que dejaron de ser aquella potencia de los mares. Lo de ellos es la famosa frase de aquel Lord que decía que Inglaterra no tiene ni amigos ni enemigos, solo intereses permanentes. Pues esos intereses, a cuenta de los Farages, Boris Johnson y demás gentuza están más en peligro que nunca.

Lo único inquietante para los vascos es el destino de las personas que estudian o trabajan en Gran Bretaña así como mantener la relación comercial si ésta pueda verse afectada, no en vano Inglaterra para Euzkadi es el cuarto socio comercial. Ante ello, el gobierno vasco con reflejos, ha creado una oficina para seguir este asunto. Ojalá acierten y sorteen las dificultades creadas por unos cretinos. ¿Qué ha sido de Cameron?.

Del resto no me importa absolutamente nada y solo deseo que se frían en su propio aceite los que ven a los europeos por encima del hombro, no a los antibrexit que todavía tienen la cabeza sobre sus hombros y estoy seguro irá in crescendo esa voluntad de volver a la Unión ante este mundo agresivo y globalizado. Y habrá que ayudarles a todos aquellos ingleses que todavía pisan tierra y no creen las mentiras de esos fanáticos que van a ocasionar un mal sin precedentes a la idea europea y a su propio país. Estar en manos de fanáticos mentirosos es lo peor que le puede pasar a una sociedad.

Reconozco también que cuanto más leo de la posición inglesa tras la guerra civil con su asqueroso Comité de No Intervención, para protegerse ellos de una manera harto cuestionable, dejando bajo la bota fascista a la República, y la decisión de Churchill de apoyar a Franco frente a los aliados en 1945 y del maltrato que dieron a los jelkides que trabajaron para los aliados en los servicios de información y para ellos durante la guerra mundial ,crece mi distanciamiento hacia un país que los vascos hemos admirado en su arquitectura, en su vestimenta, en su fútbol y en sus costumbres. Y recuerdo el trato del embajador inglés y del cónsul Derek Doyle no queriendo hacer absolutamente por reconocer aquellos grandes servicios prestados, es de juzgado de guardia. Ellos solo van a lo suyo. Y lo de los demás se la trae al pairo.

Hizo bien De Gaulle en vetarles. Hizo mal la Unión en 1973 en aceptarles. Y no sería bueno el pensar que un nuevo acuerdo para que vuelvan a estar dentro sería lo mejor, ya que entrarían con más condiciones, más frenos de mano y más políticas antiinmigratorias. Que vuelvan, sí, pero como los demás.

Europa tiene que ser fuerte, unida y sobre todo, humana y cercana y con estos ingleses pro brexit no se llega ni a la esquina. Lo único que deseo es que ésto precipite la independencia de Escocia y la solución irlandesa.

Que con su pan se lo coman, señores pro brexit.

Adelante sin olvidar lo que somos (2)

Sigo publicando por partes el artículo de Joxemari Olarra Agiriano (Militante izquierda abertzale) en Gara. En él reflexiona lo que tienen que hacer.

“Y es que entrar en un nuevo tiempo político y desarrollar unas nuevas formas de acción y lucha no pueden conllevar, bajo ningún concepto, la devaluación de nuestra cultura política tradicional ni la renuncia a nuestro pasado; y mucho menos que las inercias del sistema nos acaben llevando a su terreno de dócil asimilación. Tampoco el acomplejamiento.

Para empezar, venimos de donde venimos y traemos el bagaje de un recorrido histórico del que debemos sentirnos profundamente orgullosos. Con nuestras luces y nuestras sombras, aciertos y errores, algunos incluso dramáticos que ojalá no hubieran ocurrido. Pero todo ello hemos sido y somos, y jamás podremos echar la mirada atrás con vergüenza. Jamás.

Sin embargo, estamos viendo que siempre se nos pide más, en la exigencia de que abjuremos de nuestro pasado para sobre esa renuncia construir un relato mentiroso de vencedores y vencidos, y certificar que fue un error no haber abrazado, como ellos, el régimen del 78, emanado de las esencias póstumas del franquismo”.

Inquietante reflexión de Olano. Eso de abjurar de un pasado de muerte, chantaje, robo, no le va. Y quiere que se le admita en normalidad con semejante criterio propio de un salvaje.

 

4 comentarios sobre “Gran Bretaña nunca debió de haber entrado en la Unión Europea – Adelante sin olvidar lo que somos (2)”

  1. No entiendo esa opinión , cuando Inglaterra ha ayudado muchas veces a los vascos y su influencia en esa tierra es notable, desde el Athletic a otras cosas………………….

  2. En la izquierda abertzale existe la autocrítica, cosa que no veo ni por asomo en el PNV. Todo lo hace bién y nadie dice nada. Sino le preocupara tanto algo no hablaría de ello todo lo que habla. Busca divisiones donde no las hay. Coherencia,compromiso y determinación, eso es lo que hay. Deia no habla ya de los “disidentes” de la izquierda abertzale. ¿ya no existen?. 85.000 personas reunidas el pasado sábado por los derechos de los presos políticos vascos.
    Parafraseando a ese lord inglés que cita en su blog: “Inglaterra no tiene ni amigos ni enemigos, solo intereses permanentes”….aplíquese esa máxima a su propio partido.

  3. Las reflexiones salidas de la izquierda abertzale a las que mas se parecen es a las de los nostálgicos franquistas, “sostenella y no enmendalla”. La decisión de dejar el asesinato y la extorsión no fue algo basado en la ética o en la empatia hacia el otro, de la misma manera que el régimen franquista se autodisolvió al ver la imposibilidad de seguir igual sin el apoyo americano ni alemán, no porque fueran demócratas reconvertidos. Un extremista a quien mas se parece es a otro extremista sea este del color que sea y en lo que mas se parecen es en su incapacidad para razonar teniendo en cuenta el sufrimiento ajeno.

  4. Gran Bretaña es de los pocos Estados hechos Nación de Europa.
    A lo largo de la historia han demostrado una absoluta displicencia hacia lo latino y más aun contra lo hispano.
    Los hechos en sus antiguas colonias USA y Canadá, en buena medida les dan la razón con la avalancha de inmigración de hispanos a su territorio.
    Ellos conquistaron invadieron esos territorios llevando mulas y arados agrícolas y los nativos les hicieron frente, primero con arcos y flechas y al final con “rifle Winchester” último modelo. Así y todo han creado estados con administraciones que los hispanos del sur ansían, hasta las reservas Nativas con administraciones propias.
    En Europa el despropósito de las deudas por indisciplina administrativa, de países como España principalmente, ha creado un Euroescepticismo no solo a GB, sino a países de la Europa Norte. Francia y Alemania saben de esta extensa animadversión, pero ellos dos son los principales responsables que les afecta las deudas de España y no tienen otro remedio que callar y “aguantar su vela”, como única esperanza de poder cobrar parte de esa inmensa deuda.
    También GB es la responsable de que España sea lo que es, un país al que eliminaron del Plan Marshall pero hicieron que el Franquismo populista totalitario, (como país títere estratégico de bases Anglo Americanas), se asentara y por tanto lo dejaron fuera del empuje que relanzo a Europa, tanto en la industria, la buena administración y justicia democrática.
    La sociedad Británica en mayoría dijo si al “Brexit”, aunque su Nación más desarrollada ESCOCESA no lo deseé.
    Europa es un nido de Imperios feudales y la Bandera Europea no tienen la más mínima empatía en ninguno de sus estados.
    Por tanto el problema de Europa, son su propios Estados y Reinos Feudales, que no han sabido crear un disciplina administrativa común. Cada uno sigue con su bandera imperial, su idioma imperial, su ejército imperial, su monarquía imperial, sus lobbies de oligarquías bancarias económicas y otros egocentrismos de desconfianza vecinal, y más cuando hay estados tan defraudadores y malversadores en sus estamentos máximos de poder, como España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *