Suárez, un poco tarde

Desde hace unos días, anda revuelto el patio —mayormente, el progresí posturero— a cuenta de una vieja entrevista inédita en la que Adolfo Suárez confiesa a Victoria Prego que en su momento no se hizo un referéndum sobre la monarquía porque las encuestas aseguraban que se perdería. Noticias frescas: la (modélica) Transición fue un trile del recopón y medio. Enternece ver a los recién caídos del guindo clamando por el tongo con carácter retroactivo, como si de pronto hubieran dado con la explicación de por qué estamos donde estamos y han sido como han sido estos últimos cuarenta años. Hay un punto de infantilismo —el habitual, vamos— en esos pucheritos que dan por hecho que de haberse celebrado la consulta, habría ganado la opción republicana y hoy viviríamos en una felicísima Arcadia, no solo libre de Borbones campechanos y/o preparados, sino gobernada por seres justos y beatíficos.

Quien no se consuela es porque no quiere. O en este caso, porque desconoce la Historia reciente, empezando por todo lo que tiene que ver con el personaje central de la trama. No diré, como algún desalmado, que en la época en que pegó la largada de marras, Suaréz había caído en las garras del Alzheimer. Está documentado que la enfermedad le sobrevino un tiempo más tarde. Sin embargo, por aquellos días de 1995, el hoy mitificado padre de no sé qué libertades era un pobre desgraciado que inspiraba más lástima que respeto. Y eso, sin contar con la legión de agraviados y envidiosos de diverso pelaje que directamente le odiaban. Por lo demás, tenía dichas cosas bastante más graves que esa revelación. Les animo a buscarlas.

Abdicación

A la monarquía no le encuentro mayor uso que ser materia prima para chistes, cuentos infantiles y revistas del colorín. Tomársela más en serio conduce a la melancolía, cuando no a la ira y al envenenamiento de la sangre. Como muchos, celebraría su envío definitivo al desguace de la Historia, pero mientras llega ese día (que no sé yo), practico la limitación de daños y hasta soy capaz de entretenerme con sus venturas y, especialmente, sus desventuras, que de un tiempo a esta parte son casi todas.

Sigo también nada a disgusto las historietas menudas de la regia condición, como el pase a la reserva de Beatriz de Holanda y los inevitables paralelos con la borbonada ibérica que se han dejado caer. Con indisimulable sofoco, los papeles cortesanos —que igualmente son casi todos, incluidos los de muy cerca— se han apresurado a aclarar que los parecidos empiezan y terminan en las edades de los protagonistas y en el hecho de que ambos sucesores están desposados con plebeyas, término todavía al uso en estas rancias esferas. De risa floja, leer a modo de excusatio non petita en la portada de un vetusto diario que la jubilación de la soberana del país de los tulipanes y los coffe shops sigue “la tradición holandesa”. Ojito con las tradiciones, que en la dinastía zarzuelera podría considerarse tal que los hijos le bailen el trono a los padres por la jeró. Lo hizo Fernando VII con Carlos IV y, con la inestimable ayuda de Franco, el propio Juan Carlos le endiñó la trece-catorce a su viejo, que se fue al pudridero del Escorial sin haber catado la corona y seguramente acordándose del mal día en que engendró al rapaz que se saltó el escalafón.

Ya digo que ni me quita el sueño ni me da más lo que ocurra con los Capetos de este lado de los Pirineos. Como pagano a escote de su tren de vida, solo les pido un poco más de espectáculo. Una abdicación, a lo neerlandés o a lo hispanistaní, no estaría mal… para empezar.

Indestructibles Borbones

Con el tiempo se descubrirá —no sé qué hace Pedrojota, que no empieza a largarlo— que Iñaki Urdangarín es un agente del republicanismo infiltrado en la borbonada para minarla desde dentro. Y habrá que reconocerle al de Zumarraga que junto a su precursor en la Operación Yerno Letal, Marichalar, y algunas portadas de El Jueves, han sido más dañinos para la institución que todas las proclamas que nos echamos a la boca los del rojerío antimonárquico. No se descarte, ojo, que Letizia Ortiz sea también una célula durmiente dispuesta a pasar a la acción en el momento menos pensado, que puede ser cuando se publique un libro del que me hablaron este verano. A ver entonces si la griega corre a sacarse fotos a su lado en el Hola, como ha hecho con su enmarronado hijo político.

En cualquier caso, incluso si la tormenta perfecta llega a desatarse sobre Zarzuela, Marivent y el resto de los casuplones regios, mejor que nos vayamos haciendo a la idea de que la ansiada tercera no se proclamará. Es más fácil, fíjense lo que les digo, que antes de que eso ocurra, vascos y catalanes hagamos las maletas definitivas y empecemos a tirar por nuestra cuenta. Por alguna razón que se me escapa, el clan de los juancarlines resulta tan indestructible como esos personajes de los tebeos que leíamos de críos. Caían de un vigesimoquinto piso, y en la siguiente viñeta seguían de una pieza, si cabe, con un ojo a la virulé, como es el caso actual del patriarca. Menudo profeta, el que lo bautizó “el breve” cuando juró los principios fundamentales del Movimiento.

Me reí hace unos días del cortesano Luis María Anson, que vaticinaba diez o quince años más de campechanía real. Después de haber pensado cinco minutos sobre el asunto y de repasar los hechos recientes, ya no me parece tan graciosa la ocurrencia del expresidente de concursos de misses. Nos quedan aún unos cuantos discursos de navidad balbuceantes, me temo.