La farsa de Coripe

Volvemos a la entretenidísima disputa de los galgos y los podencos… que son lo uno o lo otro de acuerdo con la camiseta que lleve atornillada cada forofo que participa en la controversia. Cuánta santa y vaya usted a saber si justificada indignación porque en un pueblo de allí abajo —ya me la estoy ganando— han celebrado la resurrección del Señor vaciando unos cargadores de fuego real sobre un pelele que representaba, vade retro, a Puigdemont. Como me estoy quitando de ciertos vicios y empiezo a dejar estos vídeos truculentos a la mitad, he tenido que leer en las crónicas correspondientes que tras la balacera con presencia de criaturas en edad de educarse en valores, las fuerzas vivas procedieron a la quema del monigote en medio de la algarabía general.

Conste que comprendo perfectamente a quienes, al primer bote, ven en la pantomima un acto intolerable festoneado de bilis y, por qué no, odio. Lo que ya no me cuadra es que a estas mismas personas les pareciera divertidísimo el tenderete de tiro con dardos sobre una imagen de Felipe VI que habían colocado en Vic los que se autonombran como Comités de Defensa de la República catalana. Por no mencionar, claro, las decenas de espantajos figurando a distintas personalidades célebres del orden unionista español que cuelgan de este o aquel viaducto.

Es cierto que cuando se pilla a los autores de semejantes simulacros, generalmente les cae todo el peso de la ley de parte. Pero si entonces nos parece una injusticia, apunto que deberíamos tirar de la misma vara. O todos a la Audiencia Nacional o barra libre para realizar incluso catetadas de alto octanaje como esta de Coripe.

Gracias sin gracia

Pues miren, lo Cortez no quita lo Atahualpa. Reitero que la condena a la tuitera de los chistecillos sobre Carrero me parece una barbaridad del más alto octanaje, pero con la misma firmeza y convicción les digo que la individua en cuestión me da muy poquita pena tirando a ninguna. Primero, porque por mucho que nos engorilemos en la denuncia posturera, no va a ir a la cárcel. Quienes dictaron su sentencia son también unos cachondos del carajo de la vela y dejaron la sanción en una especie de broma pesada. Por esas cosas divertidísimas de la Justicia española, una pena de un año de cárcel es igual a cero. Te la imponen, pero no entras al trullo. ¿Qué susto, eh? Jajaja.

¡Ah! Que tiene maldita la gracia. Bueno, es que esto del humor va por barrios y hay barra libre para ofender. ¿No era eso? Venga, ya sé que no, pero no paso por hacer de esta mengana una mártir de la libertad de expresión. Anda ahora plañendo que le han arruinado la vida [sic] porque se quedará sin beca y no podrá cumplir su proyecto de ser docente. Lo suelta quien en varias ocasiones ha vomitado en público y por escrito que odia a los niños y le dan asco.

Eso, en el gran bebedero de patos que es su cuenta de Twitter. Como les apuntaba ayer, las jerigonzas de Carrero eran, sobre todo, malas. Más ilustrativas sobre la inconmensurable miseria moral de la tal Cassandra me parecen otras supuestas gracietas. Por ejemplo: “El asesinato de Rajoy va a ser #UnaTravesuraInfantil”. O esta otra: “Lo único que lamento es que Adolfo Suárez no hubiera muerto con una bomba debajo de su coche”. No merecerá ir a la cárcel, pero tampoco salir bajo palio.

Enaltecimientos o así

Como para creer en el influjo de las conjunciones astrales. O para pensar que la Justicia se distribuye a granel. Claro que también la explicación puede ser más simple. Por ejemplo, que de un tiempo a esta parte se haya puesto el punto de mira en el derecho al pataleo o al exabrupto, que es lo más parecido a ese unicornio azul que llamamos libertad de expresión. En la misma semana, siete juicios —¡siete!— en la Audiencia Nacional por bocachancladas de variado octanaje en las redes sociales. Tipificadas todas, ahí está lo grave, como enaltecimiento del terrorismo.

Anotemos como primera gran paradoja que sea justamente el momento en que deja de existir en nuestro entorno inmediato el terrorismo que mancha de verdad el asfalto de sangre, cuando se multiplican por ene las causas contra el que se practica con un teclado. La segunda es que los razonamientos más lúcidos al respecto los estén aportando víctimas de ETA y familiares de víctimas de ETA. Una de ellas, Lucía Carrero Blanco, escribía lo siguiente sobre la petición de dos años y medio de cárcel para una joven de 21 años que se mofó del asesinato de su abuelo: “Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de cárcel”. Y concluía calificando los chistes como enaltecimiento, en todo caso, del mal gusto y la falta de sensibilidad. No es muy diferente a lo que le hemos escuchado a Irene Villa sobre las macabras chanzas que se han hecho a su costa: “Es algo que afecta a la falta de tacto de quienes las hacen. Si se persiguieran todas, habría colas en los juzgados”. Pues es exactamente lo que está pasando.