Tapar el sol con un dedo y una reflexión de Krutwig.

Martes 5 de noviembre de 2019

Tapar el sol con un dedo.

Coletea el debate del lunes, debate en el que se excluyó a los partidos nacionalistas. Taparon el sol con un dedo. Pronto se darán cuenta que el sol sigue ahí. Hizo bien Pedro Sánchez en sacar la amenaza de ilegalización del EAJ-PNV.Y lo planteó varias veces ante el silencio general. E hizo mal en anunciar el cambio del Código Penal para encarcelar a quien ose tratar de ponerlo en práctica. Un estado débil que se blinda porque teme que parte de él se quiera ir con la música a otra parte. Por algo será. Y solo recordar que eso ya lo hizo Astarloa por orden de Aznar y que gracias a que el PNV estaba en el Congreso en 2004, aquella maniobra se echó para atrás con Zapatero. ¿A que Sánchez no logra volver a la situación de la época de Aznar?. Me sonó a balandronada de campaña para, yendo de siete machos, tranquilizar a la caverna que tiene en casa y aparecer como el guardian de las esencias. Rescato por tanto esta viñeta de El Roto publicada en El País el 13 de diciembre de 2004 porque refleja muy bien la realidad española. Podrán sacar la momia de Franco del Valle, pero sigue ahí en la nube impregnando de franquismo tóxico y de óxido la política española por la cobardía de unos y la ausencia de educación democrática de otros.

Y para colmo, tratan de vendernos la continuidad de la monarquía con los discursos de la niña. En Oviedo y ahora en Barcelona. Solo falta que pronto nos vengan por aquí y traten de epatarnos con eso del «egun on danori….» y poco más. Y, no deja de ser curioso, que en otras elecciones legislativas se nos decía que los periféricos no contábamos y va a resultar que ese endiablado puzzle español solo lo pueda ir arreglando los odiados periféricos. Je, Je. esto se pone bueno.

Matemáticas electorales

El 16 de diciembre de 1986,Federico Krutwig, académico y en su día uno de los ideólogos de ETA, escribió cuando estaba en la vuelta del camino:

«Que nadie se llame a engaño, los partidos que representan los pesebres, que adulan a la masa inculta ofreciéndoles mucho la “conservación del puesto de trabajo” a cuenta de la comunidad nacional o estatal entera no son nunca partidos progresistas, como no lo fueron progresistas en el siglo pasado aquellos obreros “luditas” que destrozaban las máquinas, porque éstas quitaban los puestos de trabajo. Tan sólo los pueblos que en aquella época supieron hacer la reconversión y la revolución industrial son actualmente los pueblos que han mejorado las condiciones de vida, no sólo las propias, sino también las de la entera humanidad. Ya que la posibilidad del progreso social en la actualidad es tan sólo posible porque han existido pueblos que realizaron en el siglo pasado la revolución técnica, mientras que los que conservaron los puestos de trabajo… se han quedado atrasados en situación tercermundista, y en efecto no es gracias a ellos que la mejora de las condiciones de vida haya sido, sea posible o vaya a serlo en el futuro.

Por esta razón es tan importante que en estos momentos decisivos para el País Vasco, los vascos que aman a su patria sepan pensar mirando al futuro de Euskadi, y sepan que en la historia los pasos dado en falso suelen pagar con premios muy altos».

Bien pensado. En eso estamos.

3 comentarios sobre “Tapar el sol con un dedo y una reflexión de Krutwig.”

  1. Totalmente de acuerdo con tu análisis sobre lo lamentable del silencio cómplice desde los partidos de derecha ante las amenazas fascistas. Será porque representan lo mismo.
    Por eso, y por lo de las barbas de tu vecino, no podemos callar ante el autoritarismo de España en Catalunya. Hemos mirado hasta ahora demasiado a otro lado. Dónde están los lazos amarillos, Iñaki, cuando se está produciendo una auténtica confiscación de libertades, por tierra (partidos españoles), mar (poder judicial) y aire (brunete mediática). Ello más pronto que tarde nos iba a alcanzar. Ya está aquí.
    Estamos a tiempo de una mayor implicación en la defensa conjunta de nuestra soberanía, sin miedos, sin medias tintas. Somos lo que somos, haya elecciones o no. Euzkotarren aberria, Euzkadi da.

  2. Iñaki,
    La involución española es un hecho. Y lo es desde el mismo día que se firmaron los estatutos de Gernika y de Sau que abrían las puertas a los respectivos autogobiernos de Euskadi y Catalunya. Desde ese día el búnker español se dio cuenta que las cosas habían ido demasiado lejos y de ahí el golpe de estado de 1981 (más que un golpe, un pronunciamiento) Y a la mañana siguiente ya se excluyó a los partidos nacionalistas del manifiesto por la constitución y la democracia que era una manera de decirles que no eran españoles y no contaban para el estado. De esos lodos, la LOAPA. El estuto de Gernika sigue sin cumplirse y el de Catalunya ha quedado hecho trizas. Todo lo que se nos promete es ilegalización de partidos (ahora ya se especula con el PNV y con Compromís) el 155, el fin del estado de las autonomías. La solución de España sería el federalismo asimétrico pero no se hará. Hay demasiada toxicidad del pasado, como tú bien señalas, y el pasado español es centralismo primero y el empecinamiento para conservarlo siempre nos lleva a la carta autoritaria. En eso estamos.

  3. La «balandronada de campaña» a la que haces mención puede tener el sentido que dices, que sea para apaciguar a la caverna de su propia casa. De todas formas, lo malo de ese tipo de estrategias que parten del miedo -miedo de Sánchez a perder el respeto de la caverna- es que cala en la sociedad y se termina por asumir como razonable aquello que no lo es de la misma manera que el sirimiri termina calando hasta el tuétano a quien crea que no moja mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *