Reyes del mambo

futbol

Ayer fue un repicar de campanas futboleras (y lo que nos viene en junio, me avisan desde deportes), de modo que hasta una indocumentada del balompié sabe quién jugó, a quién le birlaron el partido y si hubiera atendido al locutor chillón que (i)rradiaba el partido, hasta podría decir cómo se llama la suegra del árbitro,noticia evidentemente de gran calado social y nada desdeñable para el devenir de este país puesto patas arriba por un balón a modo de salvapatria, con o sin estelada.

Hace poco un dirigente del fútbol profesional me denegaba (su gabinete, no él personalmente porque ¡hablar a la gleba rebaja!) una entrevista sobre un tema social. Ni le iba a preguntar de fútbol ni tampoco me importaban un comino sus opiniones, pero la profesión suele llevarnos a cubrir ciertos eventos sociales como quien acude al dentista sin anestesia. Así que liberada del torno, he podido recordar que Competencia europea investiga a siete clubs de fútbol españoles,entre ellos el de mi denegador, por posibles ayudas indebidas de Estado a empresas “privadas”. Pero los gobiernos,el vasco entre ellos, Diputaciones y ayuntamientos respectivos seguirán subvencionado a estos clubs profesionales, aunque sus beneficios sean privados;facilitarán que estadios municipales pasen a sus manos privadas a precios irrisorios, no les exigirán cumplir lo acordado sobre infraestructuras y harán la vista gorda a sus muchimillonarias deudas fiscales (algunas incobrables) entrelazadas con fichajes estratosféricos, aparte de permitirles tropelías urbanísticas e inmobiliarias. La policía que cubre sus partidos, los servicios de emergencia y seguridad, los cambios de aparcamiento y de tránsito no los pagan los clubs sino el ciudadano/a, que además ha de soportar/sufrir a huestes de energúmenos balompédicos en sus calles…  A esto se le llama trato de favor (en Valencia, Jerez o Madrid, y en la “Euskadi nirvana”);pero no pasará nada, porque al final los juzgados suelen ser muy benignos con ellos, no con el ciudadano/a que despiste un euro fiscal. Aunque los 42 equipos fútbol profesionales hayan reducido su deuda, en diciembre aún debían 2.657 millones, de ellos 327 a la Hacienda (Estatal y/o Foral). Pero nada por aquí,nada por allá, hasta el 2020 parece que tienen plazo; pregúntense a cuántos de ustedes les han dado tamaño plazo para pagar sin recargo sus tributos. Dicen que el fútbol profesional genera 69.000 puestos de trabajo; muchos sí,seguramente tantos como se generarían invirtiendo esos mismos dineros/favores públicos en educación, sanidad o cultura

País de fútbol, deudas y corrupción, a saber en qué orden y cómo de revueltos. Pero el balón profesional sigue rodando porque como borregos hacemos el juego al circo,unos pagando entradas exorbitantes y otros, peor parados aún, pagando a escote de impuestos los gastos a millonarios en calzones. Lo dicho, son los auténticos reyes del mambo, deuda y corrupción incluidas, pero, eso sí, todo legal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *