Zapatillas

POR propia experiencia doméstica me imagino a muchos padres y madres, sobre todo a vosotras, amatxos responsables, porque ellos escurren el bulto con olímpica habilidad, mascullando groserías irreproducibles mientras frotáis y limpiáis, tratando de resucitar el tono y color de vida de las zapatillas de deporte de vuestros vástagos. Misión ardua casi inalcanzable, porque la suciedad y acumulación de mugre es consustancial a la zapatilla deportiva de cualquier adolescente que se precie. Pues el frotar y el limpiar sin visos de solución pueden tener los días contados, ya que en ayuda de tanto esforzado limpiador llega Gucci, la prestigiosa firma de lujo dedicada al diseño y fabricación de artículos de moda, con las dirty sneakers, zapatillas sucias-roñosas, como usadas un mes seguido sin limpiar.

Ni cepillo ni jabón y mucho menos lavadora, este año las zapatillas sucias marcan tendencia en moda deportiva. Sucias solo en apariencia, con aspecto de zapatillas viejas y usadas, dando la impresión de tener una cierta capa de mugre. Lo único que puede frenar el uso de este último grito de la moda en deportivas son los 690 euros que vale alguno de los modelos screener que Gucci ha presentado para esta temporada. Por bastante menos de este precio yo, y me imagino que la mayoría de ustedes, vendería mis propias zapatillas descascarilladas, aunque me temo que el coste no sería igual, no ya por la buena o mala calidad del producto sino por el prestigio de la marca y el plus de exclusividad que da Gucci y no Lauzirika, al menos por ahora.

Aunque el camino de la vida tiene muchos recovecos y cambios de intendencia, algunas de las ideas de la mochila existencial no se cambian nunca y una de ellas era la frase de mi ama. “Para dar buena imagen ante los demás lleva siempre el pelo y los zapatos limpios”. Pues Gucci está a punto de echar por tierra mis buenos principios educacionales maternos. Las zapatillas sucias ya no serán símbolo de pocos recursos y escasa educación que me decían en casa, sino lo más chic de la moda más guay, es decir lo top-top.

Algo similar sucede con la moda en los vaqueros. Recuerdo los adabaki de mi niñez y no puedo evitar mi asombro ante la realidad de la moda de los vaqueros rotos, no por uso ni por rotura que una misma haga, sino porque se venden así, con desgarros de diseño en moda va a más, es decir, cuanto menos tela más caros serán. Por 140 euros te dan los trozos de tela suficiente del modelo Extreme Cut OUT de la marca japonesa Carmar para recordar las líneas de un pantalón rematadas en la parte superior como si fuera un tanga. Pero lo siguen llamando pantalón. 

He visto en los campamentos saharauis, en los suburbios de Uagadugú, Yaundé, Porto Novo, Kigali, Banjul, Asmara… y de tantas otras ciudades a tantos niños y tantas niñas descalzos o calzando mugrientas zapatillas con pantalones rasgados de verdad por el uso, que me pregunto si podemos elevar a moda la apariencia de lo que otros sufren de verdad. Como en tantos otros aspectos, mientras ellos lo sufren de verdad, nosotros lo aparentamos. 

nlauzirika@deia.com @nekanelauzirika

Herederos

DE joven conocí a una mujer republicana que había salvado literalmente el pellejo (y la hacienda) porque su hijo se alistó “voluntario” en la división azul y en Rusia dejó la vida para salvar a sus padres y demás familia con pensión vitalicia incluida. Era la otra parte del concepto de herencia y patrimonio familiar que propiciaba el franquismo y hoy sus herederos voxerantes.

La ppopular tertuliana Paloma Zorrilla se ha dado de baja en Vox tras ser expedientada por ser esposa de un ginecólogo que practica abortos (hoy ¡todavía legales!). A la familia Gurrea-Zorrilla se les debió olvidar que además de usar a SuEspaña como tapadera para todo los voxerosvan de antiabortistas (en público) de pro y defensores de la familia patriarcal tradicional, esa que al compartir colchón los convierte de la misma opinión… del marido, se entiende;el presunto pecado personal revierte en marital y familiar. También olvidaron que sus con militonesultraderechistas están ligando el aborto con el descenso demográfico en un alarde de supina ignorancia biológica… y socioeconómica.

Raphale Samuel es un humano antinatalista nacido en Bombay hace 27 años. Observando la atestada sobrepoblación de esa ciudad es casi normal sentir así, aunque aquí mismo haya mucho single, decir soltero/a es menos in-chic, que piensan parecido argumentando que tener hijos/as está sobrevalorado. Lo llamativo-noticiable no es tanto este planteamiento vital antinatalista, sino que el joven indio quiera denunciar a sus padres por haberle traído al mundo sin consultarle, nadie le preguntó y “fuenacido” sin su consentimiento. Dice querer a sus padres y llevarse bien con ellos e incluso reconoce que le han proporcionado una vida estupenda, pero le tuvieron por su propia diversión y disfrute sin consultarle a él para nada, por lo que reclama judicialmente que le indemnicen por vivir una vida que no pidió.

En China en el breve histórico de 50 años han pasado de la explosión demográfica bajo la ley del hijo único, cuando querían tener muchos hijos y sólo podían tener uno, a la crisis de natalidad con previsible población en descenso cuando pudiendo tener cuantos deseen no tienen ni los que necesitan para su tasa de reposición demográfica, especialmente en las ciudades que son el dorado al que los chinos emigran masivamente. Razón: los jóvenes no encuentran trabajo estable ni vivienda digna.

En 1900 éramos 1.500 millones de humanos, 119 años después somos 7.600 millones. Somos muchos y deberíamos poder comer todos y todos los días. Pero el suelo fértil mengua, los glaciares desapareciendo, los polos se funden, el nivel del mar asciende, miles de especies están en riesgo de extinción, el cambio climático no sólo es realidad in crescendo, sino que quienes pueden paliarlo lo niegan a modo voxero-trumpista. Algunos la toman contra los motores de combustión, pero en Holanda sus 17 millones de habitantes construirán inmensos aparcamientos subterráneos para sus 23 millones de bicicletas que no caben en superficie.

Visto así no extraña tanto que movimientos como “Dejad de tener bebés” defiendan que procrear es moralmente irresponsable y ecológicamente insostenible a día de hoy. No es el aborto el responsable de que la natalidad caiga en barrena, sino las condiciones vitales que ponemos a la mayoría de los que podrían ser nuestros potenciales herederos.

Amazon no pagará tu pensión de jubilación

LO decía sin remoquete ni sonsonete alguno, pero sí con impotencia, el viejo tendero de mi barrio de toda la vida que cerraba el negocio familiar por jubilación tras haber intentado trasmitirlo a sus deudos;imposible mantenerlo, imposible competir con las grandes superficies y mucho menos con las compras on line en los imperios de Internet, Alibaba/Ebay/Tencent/Rakuten/Vente Privee/Zalando y, por supuesto, la muy conocida Amazon, capaz de poner en el mostrador virtual on line hasta la noticia del divorcio de sus multimuchimillonetispropietarios. Imperios instalados en paraísos fiscales donde se cotiza a mínimos o directamente no se cotiza. Pero seguimos aumentando el consumo en estos almacenes en la nube creyendo que crean riqueza y empleo, aunque además de no cotizar generan empleo de ínfima calidad y en conjunto destruyen empleo neto. Pero al mismo tiempo que compramos a golpe de clic en estos monstruos on line, nos movilizamos por los 1.080 euros de una jubilación digna.

Me siguen pidiendo pagos en metálico para no declarar una pequeña reparación. Los trabajos que admiten propinas o porcentajes sobre productividad suelen tramitar estos ingresos en negro o caja B. Y cuando acabamos el trabajo vamos a la manifestación a reclamar los 1.080 euros de la pensión pública.

Con el fútbol profesional fuera de mi foco personal y profesional solo recojo sus ecos por alguno de sus epifenómenos, como la delincuencia fiscal en su seno, con muchos directivos/profesionales jugando entre el delito y la prestancia/prepotencia social. Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo son de los más mediáticos. Vida de ostentación con decenas de coches deportivos, yates, jet, mansiones alíbabá, fiestas, derroche… Fraude millonario, delito fiscal, años de cárcel, multas millonarias y paseíllo hacia los juzgados…, normal para unos defraudadores sino fuera por la multitud entregada aclamando a sus ídolos a la puerta del juzgado;les jalean para conseguir un autógrafo;algunos incluso proponen una colecta popular para pagar la multa a estos peloteros millonarios. Después de jalear a sus ídolos forrados en oro que no pagan impuestos acudirán a manifestarse por una pensión pública de 1.080 euros.

defraudadores-agasajados_

Tras leer el último informe económico social de Oxfam podemos vernos como limpiaparabrisas de un submarino. El 1% del mundo acapara el 82% de la riqueza mundial, 26 personas tienen más patrimonio que 3.600 millones de pobres. Criticamos esto, pero apostamos a juegos de azar soñando seguramente con ser del grupito-26;crece la desigualdad, con el Estado español en el 4º puesto entre los países de la OCDE. Miramos de reojo las penurias de los venezolanos con el 28% de sus trabajadores en situación de pobreza, mientras la riqueza de los multimillonarios latinoamericanos ha crecido un 155% el último año.

Limitar dividendos de accionistas y altos directivos, reducir la brecha salarial mujeres/hombres, combatir la evasión fiscal y garantizar que los más ricos paguen sus impuestos. Ciudadanos y dirigentes, mayoritariamente, dicen defender estos postulados, pero ¿quién lo lleva la práctica?

El boom actual de multimillonarios no es garantía de economía próspera sino síntoma de un fracaso del sistema, y la revolución de los 1.080 euros tal vez necesite algo más que manifestaciones, porque Amazon no lo va a pagar.

Atractivas a los cincuenta

Y atractivos ellos. Medir el atractivo de una mujer o de un hombre por la tersura de sus muslos o la firmeza de su culo no parece el mejor baremo para calibrar en su justo término la auténtica valía de una persona. Pero en muchas ocasiones así se mide, como recientemente el escritor francés Yann Moix al afirmar que sólo un cuerpo de 25 años puede atraerle. Y no solamente él, porque en nuestra cultura consumista donde la imagen tiraniza, los anuncios y reclamos comerciales ligan con demasiada frecuencia el producto a la belleza y lozanía juveniles que quedan incluidas como mercancía. En la mayoría de los casos como percepción masculina del cuerpo femenino aproximándose mucho a una expresión sexista nada disimulada. Aunque cada día nos esforcemos más y más por alargar la vida y llegar a ser más viejos, la celulitis, las manchas y arrugas, las patologías degenerativas, la flacidez y la decrepitud asociadas a la propia vida no son muy bien vistas en un mercado marcado por una soterrada “viejofobia” edulcorada, donde hasta las personas mayores de los anuncios son como juveniles. Sin embargo, aunque haya muchos interesados en las ideas de inmortalidad del señor Cordeiro, el elixir de la eterna juventud no existe y la poción mágica hacia ella es todavía privilegio divino.

Si se busca simplemente sexo en un cuerpo permanentemente juvenil y terso hace un mes en Madrid han abierto el primer prostíbulo de muñecas hinchables a 40 euros la hora, con opción de compra por 2.000 euros. Pero me imagino que Moix no quiere esto ni pedir una “novia joven” a un asistente virtual como Alexa o Siri, que le enviarían una pareja de pitufos casaderos o un lote de productos eróticos. Moix, como paradigma del hombre consumista, ve solo la belleza de la biología y se olvida de la experiencia, de las vivencias de la mujer y por supuesto del saber erótico que se va aprendiendo con la edad que hace que una mujer madura (y un hombre, por supuesto) presente un atractivo y una belleza interesantes a los 50, a los 60 y más allá.

El sexo, la relación de afecto/cariño junto con la mutua dependencia y ayuda son la triada que sustentan en equilibrio metaestable la relación en pareja;con el paso del tiempo la proporción de cada componente de la tríada va variando para mantener el mismo equilibro.

Quien busque a los 50 años tan solo lo que dice Moix, verá un cuerpo desnudo, pero será incapaz de ver las emociones desnudas de su pareja;podrá tener una relación física pero dudo que pueda ser tan suficientemente erótica afectiva y sentimental como hace falta para mantener vivo el interés por el sexo. Las mujeres maduras podemos y debemos ser referentes de nosotras mismas viviendo a gusto dentro de nuestra piel, más arrugada que a los 25 pero con mucha más sabiduría erótica, con una actitud activa ante el placer del sexo y de la relación y por supuesto sin sentirnos nunca fuera del mercado del amor.

Hombres como Moix que ven solo con ojos sexistas, debieran aprender a ver y mirar con otros ojos los múltiples tipos que existen de belleza y atractivo.

nlauzirika@deia.com @nekanelauzirika

Malos tiempos para la lírica

Y no mucho mejores para la ética. “Es el mercado, amigo”, frase célebre de un conocido corrupto ladróndecuelloblanco metido a político durante un rato de su vida, siguiendo la senda del primum viveredeinde philosopharide Hobbes que ya ha hecho cuerpo en nuestra sociedad. Por esto mismo nos entristeció tanto al final la continuación de la construcción de las cinco corbetas para Arabia Saudí como antes nos había congratulado la decisión inicial de no fabricarlas para un estado dictatorial y opresor. El mercado y el negocio por delante de la decencia ética, de la justicia y de los derechos humanos. Frente al fogonazo de ilusión en junio del año pasado con el Aquarius rescatando y desembarcando en Valencia a inmigrantes náufragos, la realidad del negocio nos devuelve la moneda con el “Aita Mari” varado en el arrecife del papeleo burocrático que le impide salir al rescate en el mediterráneo, aunque todos sepamos, especialmente los gobernantes, que el Mare nostrum es el mayor cementerio europeo actual: un monumento al náufrago desconocido por imposibilidad de poner en las lápidas nombres de fallecidos que nunca sabremos. Hoy estamos un poquito más en peligro que ayer, porque USA-Rusia/Trump-Putin han roto el tratado de no proliferación de armas nucleares de medio alcance;el negocio es negocio y mientras millones vivimos hoy más preocupados y amenazados, unos pocos empresarios de la guerra se llenarán los bolsillos a espuertas con los pingües beneficios de la fabricación de nuevas armas. Esperemos que no estén urdiendo la posibilidad de foguearlas en Venezuela y tengamos que cantar con el pesimismo realista de Pessoa en Tabaquería: ”El mundo es para los que nacieron para conquistarlo, no para los que sueñan que pueden conquistarlo, aunque tengan razón”.

Por estas y muchas más situaciones parecidas, me atrapa el sentimiento y reconcilia con los humanos el conocer que el comité de empresa de la CAF de Beasain ha pedido a sus directivos que no liciten para la construcción de una nueva línea de metro en la parte de Jerusalén ocupada por Israel a los palestinos. Para construir este tranvía han expropiado tierras palestinas, han contravenido las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, no respetan los derechos humanos, pisotean la legalidad internacional y será de uso exclusivo para colonos israelíes. Acepto la existencia de Israel, pero descarto los productos israelíes fabricados en territorios ocupados. Es lo menos que podemos hacer por los derechos de los palestinos.

Éxodo 21:24 “ojo por ojo”;sabiendo que el estado sionista sigue a rajatabla esta ley del talión, el gesto de los trabajadores de la CAF no es un brindis al sol y consigue pasar de anécdota a categoría, porque además de trabajadores son propietarios de un 25% de la empresa. Su decisión les honra y, al menos a mí, me enorgullecen como conciudadana. Es el negocio… sí, de la ética y de los derechos humanos, aunque hayamos de penar con Pessoa, ”he soñado…, he abrazado…, he pensado…, pero… seré siempre el que aguardó que le abrieran la puerta frente a un muro que no tenía puerta”.