Dudas sobre la Virgen de Begoña

PARECERÍA RAZONABLE SOLICITAR EL CAMBIO PARA QUE EL PAPA FRANCISCO LO PERMITIERA

SI hoy 11 de octubre es la fiesta de la Virgen de Begoña, no sé muy bien por qué en algunas guías y páginas web de la villa de don Diego asignan el 15 de agosto al evento religioso. Podría ser porque en verano el tiempo acompañe mejor a la romería nocturna, a los puestos de rosquillas y a la misa de maitines. De ser este el argumento, parecería razonable solicitar el cambio para que el Papa Francisco lo permitiera, traslación que no creo que molestara mucho.

La derechona española contra el Papa Francisco, eso quiere decir que va por buen camino.

O quizá sí, porque sus últimos actos de petición de perdón, sea por los excesos «evangelizadores» en la conquista de América, sea por la corrupción en las cuentas vaticanas, o sea por la abulia de las jerarquías católicas ante los abusos a menores durante décadas, parece que no han sentado nada bien, en especial a los furibundos defensores tradicionalistas del catolicismo como polea de transmisión de poder, también del poder civil se entiende. Escuchando a la derecha-derechona-derecha siniestra de M.Aznar-D.Ayuso-S.Abascal con complejo de Eróstrato, entiendo que si en su credo el Papa es infalible y aun así yerra, el fallo es achacable a que en cónclave pontifical el Espíritu Santo se debió equivocar. Mal asunto. Es redundar en el retruécano boqueado por el Nobel Vargas Llosa, «lo importante en democracia no es votar, sino votar bien en democracia», o sea, que para estos prebostes el don del Espíritu Santo no es elegir un Papa sino el que diga/haga lo que ellos quieran. Amén.

Aunque viendo este viernes a más de siete millones de coches copando las carreteras del primer puente del año en libertad sin mascarilla, la conquista del imperio azteca, las peticiones de perdón del Papa, los excesos contra los indígenas masacrados y hasta el desfile patriótico militar del mañana Hispánico, no parece importar demasiado a estos millones de desplazados festeros con fecha de retorno prefijada.

Al retornar habrá que seguir pagando la luz a precio de angula fresca, y comprobando las malas pulgas de las eléctricas ante el recorte de beneficios que responden como miuras envalentonados con recorte en inversiones y contratando a Carmona, plan provocativo puerta-giratoria.

Retorno para hablar de la subvención de 250 euros a jóvenes para que puedan independizarse de mammyhotel y alquilar vivienda, cosa que me deja un tanto perpleja, porque si tuvieran un trabajo estable y bien remunerado no necesitarían subvención, así que ¿por qué no se les consigue empleo digno en lugar de subvención tomaycalla?

Vuelta de minipuente con la tercera dosis de la vacuna antiCovid en puertas, decisión sanitaria que, excepto en inmunodeprimidos y crónicos, se me antoja de un egoísmo social atroz, con países donde ni el 1% de la población ha recibido la pauta completa. Claro, no pueden pagar y nosotros sí.

Mucho más acerada que la duda sobre la fiesta de Begoña es la que me genera la retirada que hace la fiscalía de cargos contra el borbón inmigrante de lujo. Conjugan inviolabilidad e inmunidad como impunidad, pero ¿ni reconociendo el delito con la regulación tramposa de favor se le puede meter mano?, a quien dijo que «la justicia es igual para todos».

Menos mal que la OMS ha aprobado la primera vacuna (eficaz) contra la malaria, que de manera experimental ya han recibido 800.000 niños subsaharianos. Seguirán necesitando mosquiteras tratadas y estructuras de saneamiento, pero con esa vacuna la esperanza amanece para más de cuatrocientos millones de personas. Los científicos nos dicen que los problemas están en la Tierra y que aquí se deben resolver, así que el cielo de Begoña quizá pueda esperar.

nlauzirika@deia.com @nekanelauzirika

Ser joven puede ser un don

Uno de los grandes problemas de los/as jóvenes es la imposibilidad de emanciparse.

O no. Si aceptamos que “lo que recuerdas es lo que te salva”, como escribía en sus reflexiones el poeta americano William S. Merwin, quizá ser joven tenga como don ser un período donde acumular experiencias y aprender luego a recordarlas para salvarse.
La semana pasada, cientos de submarinistas de la Red de Vigilantes Marinos en Euskadi retiraron más de 800 kilos de basuras de los fondos marinos de Bizkaia en Bermeo, Zierbena y Lekeitio, dentro de la VII Gran Limpieza Internacional de Fondos Marinos. Bien por quienes luchan contra la contaminación marina y el cambio climático. Baterías, neumáticos, redes, nasas en desuso, vallas, latas, mascarillas, botellas, envases de plástico, sillas y hasta un carrito de hipermercado, quizá arrojado al mar esperando que saliera repleto de latas de sardinas en aceite de oliva. Miramos atónitos tan extrañas basuras en un vertedero tan impropio, seguramente maldiciendo ecológicamente por lo bajo a quienes osaron arrojarlos al mar. Si pudiéramos los señalaríamos con el índice inquisitorial empujándolos hasta la hoguera social.
Seguramente, ver el parque Doña Casilda convertido en un estercolero y la ingente masa de basura recogida en otros lugares al día siguiente de botellones masivos, nos impela a los mayores al mismo señalamiento inquisitorial hacia un acusado mancomunado: los jóvenes ávidos de juerga. No me gustan los parques llenos de basura, ni las meadas en la calle, ni padecer noches toledanas por ruidos y gritos estridentes de la calle vocinglera, pero de ahí a señalar a quienes todavía no tienen edad de recuerdos acumulados hay un buen trecho.
Sin aceptar que sus necesidades de compañía y socialización sean excusa para molestar impunemente a otros ajenos a sus quedadas, si yo fuera una veinteañera después de 14 meses de pandemia restrictiva también buscaría recuperar las relaciones perdidas. Y de ser quella estudiante que fui, me gustaría disfrutar al máximo de esos años de exploración de lo nuevo desconocido que nunca volverá. Y si tuviera ya mi primera independencia económica, buscaría quemar gabelas más que vivir el aburrimiento del ahorro que ya me tocará de mayor. Y si tuviera entre 16 y 24 años y fuera una joven de esos 1,6millones (1 de cada5 jóvenes) de “ninis” que pululan por el Estado, muchísimos de ellos no por vagancia ni por decisión propia, sino porque terminados unos estudios no ven estímulo para estudiar más o deseando trabajar solo les ofrecen trabajos precarios, horarios de explotación, temporalidad como norma y sueldo de miseria, ¿acaso no estaría deseando participar en una quedada con mi grupo de amigos para resarcirme de meses de distanciamiento social y restricciones? Buscando en mi entorno, me sorprende que no haya más movida, porque no veo que se ofrezcan a los jóvenes para su solaz y diversión muchas alternativas al botellón de kalimotxo de garrafón. Es posible que haya grupitos (hasta bien organizados) que estén por enfrentarse a la policía, incordiar a otros o incluso apoderarse de bienes ajenos, pero como estoy segura de que son una ínfima minoría pienso en el drástico cambio de estilo de vida que han soportado en este año y medio, no en la etapa vital del recuerdo sosegado, sino en una edad y en momento de vida que todos los adultos añoramos, o yo al menos así lo siento, y que a los jóvenes de hoy se les está hurtando, pasando sobre él de puntillas, con mucho distanciamiento social y pocos recuerdos. Y si les quitamos la posibilidad de generar emociones en sus gaupasa juveniles, de adultos ¿a qué recuerdos recurrirán para salvarse?
nlauzirika@deia.com@nekanelauzirika

Turismo espacial

El Baluarte de Iruñea acogerá el congreso de biotecnología más importante a nivel internacional.

ESTA semana se concitaba en Bilbao lo más granado de la ciencia en los premios Fronteras del Conocimiento que concede la Fundación BBVA por una parte, y casi en el mismo tiempo y espacio las actividades de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU encuadradas en la cuarta edición del festival Bizkaia Zientzia Plaza que se están celebrando en el Palacio Euskalduna, el Bilbao Aretoa y la Biblioteca de Bidebarrieta, actos que durarán hasta mañana, incluyendo las charlas Naukas y las demostraciones científicas por toda la ciudad en la Noche Europea de los/las investigadores el pasado viernes.

Y desde hoy hasta el 1 de octubre, el Baluarte de Iruñea-Pamplona acogerá Biospain, exposición de las biotecnologías más avanzadas en biomedicina y en investigación biológica en general.

Son tres oportunidades cercanas para ver de cerca las investigaciones de los científicos, con frecuencia semiocultas en el recodo social. Además, para asistir a estos eventos científicos suele ser suficiente una invitación o inscribirse como asistente, pero a otros el acceso es libre y a todas ellos, gratuito. Podemos considerar tres manifestaciones referentes de la divulgación científica, permitiéndonos a los ciudadanos escuchar a científicos y tecnólogos presentar sus descubrimientos como herramientas accesibles a todos y dirigidas a mejorar la vida de las personas, es decir, «ciencia al alcance de todos».

Mientras en tierras vascas vemos de cerca la ciencia útil, en Florida amerizaba la cápsula del SpaceX con sus cuatro turistas espaciales a bordo, tras tres días en el espacio orbitando a 590 kilómetros de altura, a 28.000 km/h. dando cada día 15 vueltas a la Tierra.

Un éxito, al decir del promotor, porque ha sido solo con civiles sin entrenamiento ni preparación específicos. Desde 2001 habían volado otros, pero eran semituristas, porque tenían alguna relación profesional con el mundo aeroespacial; ahora no, los pasajeros eran turistas y solo eso, mirones del espacio desde la escotilla, los primeros turistas espaciales. Es un paso más en la idea de convertir el espacio en un lugar turístico, compitiendo con el Caribe, Bora Bora o Punta del Este, solo por citar lugares donde los pudientes suelen solazarse.

Pero buscan ampliar horizontes… o diferenciarse del atestado y bullanguero turisteo popular. Pioneros, atrevidos, villanos, chalados… y, ante todo, adinerados para poder pagar de 20 a 40 millones de dólares por tres días de ingravidez mirando por una escotilla. Hemos pasado de la exploración del espacio, «hasta la altura de los tobillos» decía Carl Sagan, al de la explotación espacial. Y esta parece que solo ha hecho empezar, porque abundan las ofertas para nuevos paseos espaciales y también los apuntados en espera, aunque los viajes hablen desde millones por un pasaje hasta los modestos 250.000 dólares dentro de unos años para viajes tipo «imserso espacial».

No sé si ver el azul de la Tierra desde tan lejos merece esos millones, pero cuando pienso en los 650 millones de personas que pasan hambre y en que uno de cada tres humanos no tiene agua potable, ¿no es obsceno este carísimo turisteo? O si se quiere invertir en tecnología, ¿por qué no se acuerdan de los científicos que investigan buscando soluciones para mitigar y adaptarse al cambio climático, o a superar el cáncer, el Alzheimer, la osteoporosis, el dolor crónico, o a conseguir más energía limpia? Aún hoy, en muchos países de África ni el 1% de la población ha recibido la dosis completa de vacuna contra el covid. Y si los científicos nos indican que los problemas a resolver están en la Tierra, ¿el turisteo celeste no podría esperar?

nlauzirika@deia.com@nekanelauzirika

Bilbao en el firmamento científico

Los galardonados en su visita en el Museo Guggenheim de Bilbao.

EGURAMENTE, esta semana si se menciona el glamur de las pasarelas casi todos miremos buscándolo en la Bella Easo, porque en Donostia se concita lo más granado del cine mundial con la estela de admiración que dejan tras de sí sus astros rutilantes. La alfombra roja del Zinemaldia es el símbolo de lo que se admira en esas estrellas, belleza, juventud, saber estar, historias y/o realidades interesantes y bien contadas, capacidad de epatar… todo un reclamo para que miremos al cine como parte de nosotros, de nuestro vivir y, por supuesto, de nuestra industria y economía. Si el encuentro fuera de fútbol o de cualquier otro deporte profesional mediático, el impacto de la presencia de sus ídolos creo que sería parecido.

Sucede que si usted pasea hoy lunes o mañana por Bilbao corre el gozoso riesgo de toparse con un grupo de científicos internacionales disfrutando de algunos de los atractivos de la villa de don Diego. Son también estrellas, pero de otro firmamento, el de la ciencia, del saber y del conocimiento que mañana recibirán los premios Fronteras del Conocimiento que concede la Fundación BBVA a quienes se han distinguido por su contribución en algún área del saber. Del saber y del conocimiento, de investigaciones que rompen barreras ampliando fronteras y proyectando luz sobre lo ayer desconocido, para así mostrárnoslo hoy a los demás, al ciudadano del común que, aunque también lo teníamos delante de nuestros propios ojos, no lo veíamos y ellos sí. No son jóvenes ni, seguramente, tan atractivos como los ídolos cinematográficos y su glamur está más ligado al trabajo paciente, callado y, con frecuencia, oscuro de laboratorio, pero todos ellos han dedicado muchos años para encontrar lo que ayudará a la sociedad a avanzar y a mejorar.

Han desarrollado nanometales nuevos que mejorarán las energías renovables e investigado computación cuántica que hará más veloces y eficientes nuestros ordenadores; avanzan en aprendizaje automático hacia la robótica humanizada. Han descubierto receptores sensoriales y reguladores del crecimiento celular, proporcionado más y mejores herramientas para enfrentarnos al cáncer o al envejecimiento. Nos indican cómo prevenir las fluctuaciones macroeconómicas de los mercados y los cambios tecnológicos para evitar que nos lleven a nuevas crisis financieras. Preocupados por el cambio climático, nos explican cómo entender y adaptarnos mejor a las modificaciones ambientales y a cómo conservar la biodiversidad en el medio marino y terrestre. También la nueva técnica musical tintinnabuli como acercamiento sonoro único y espiritual merece un galardón junto a los cada día más necesarios procesos de cognición social para entender mejor a las personas y a nosotros mismos. Y ahora mismo, vistas las soluciones que la ciencia nos está dando contra la pandemia covid19, con las vacunas en especial, también un galardón para un investigador por situar la ciencia en la Historia y en su contexto.

Muchos de estos conocimientos pueden parecer abstractos y de lejana aplicación. Pero recuerdo los descubrimientos sobre reprogramación de células de Shinya Yamanaka galardonados en estos premios Fronteras del Conocimiento de 2010 y que en 2012 consiguió el Premio Nobel; su avance es ya de aplicación cotidiana.

Es el camino previsible para los hoy galardonados en un Bilbao cuajado de estrellas científicas. Bien está que hoy se les concedan galardones y una alfombra roja de reconocimiento, aunque todavía sería mejor que, viendo sus éxitos, en lugar del 1,4% del PIB español se destinara el doble o más para que más estrellas de este fulgor cuajaran el firmamento de nuestras esperanzas humanas.

nlauzirika@deia.com@nekanelauzirika

In memoriam

Haití, uno de los apaíses más podres del mundo.

LLORAR y recordar a nuestros muertos es algo que nos distingue a los humanos. En este camino de llanto y recuerdo nos ha colocado el 11-S de 2001 en Nueva York casi como el único día D de la memoria. Ciertamente, 2.996 víctimas en un día en un ataque terrorista no son para olvidar. Menos aún porque lo pudimos ver en directo. Pero quizá nuestra memoria debiera ser más generosa en el recuerdo global de todas las víctimas.

En toda guerra o enfrentamiento armado suelen darnos el número de fallecidos y presentar esa cifra como categoría, cuando en realidad debiéramos reflexionar y considerar que un solo muerto ya es demasiado.

Ante esta necesidad de reflexión la realidad es que mientras leen en público in memoriam los nombres de los fallecidos en NY, muy pocos tienen un momento similar para otras víctimas del mismo conflicto. Según la ONU, desde 2001 en Afganistán han muerto más de 38.000 ciudadanos entre civiles y militares a consecuencia del enfrentamiento bélico latente; pero según Amnistía Internacional podrían rondar los 150.000 fallecidos; sí, incluidos niños, mujeres y civiles sin relación con las acciones de guerra.

Y no podemos olvidar a las 24.779 personas que los talibanes han asesinado en acciones antigubernamentales durante estos cuatro lustros de Libertad Duradera. Por olvidar, da la impresión de que los propios americanos han desmemoriado del recuerdo a sus 2.465 soldados muertos en una batalla fatua perdida de antemano y a la que quizá solo fueran reclutados para que las empresas armamentísticas, constructoras y extractivas de su país consiguieran pingües beneficios. Tampoco es que la coalición internacional tenga mucha memoria para sus 1.144 víctimas (34 españoles). Serán cosas del goteo de muertes, porque para ser noticia todas deberían haber sucedido el mismo día.

Transitando de la guerra y del terrorismo a la realidad de la vida, o mejor de la muerte, no veo un in memoriam parecido para las 659.000 víctimas (1.200 cada día) desde el 14 de marzo de 2020 en EE.UU. a causa del covid-19. En este mismo país fallecen al año a consecuencia del tabaco 480.000 personas, unas 1.300 al día, pero no hay un monumento en su recuerdo. Evidentemente no mueren por un ataque terrorista, pues las tabacaleras son empresas legales y fumar es libre, pero también mata mucho para beneficio de unos pocos, o sea, como las guerras

Elevar el 11-S a recuerdo solo neoyorquino no nos puede hacer olvidar la otra gran intervención americana en este mismo día de 1973 en Chile en el golpe de Pinochet para derrocar el gobierno legítimo de Allende. El cobre chileno era mucho más importante que el bienestar y la vida de sus ciudadanos. Así que entre setiembre y diciembre de ese año detuvieron a 250.000 personas (el 2,7% de la población) y durante los 17 años de dictadura pinochetista, apoyada sin titubeos por EE.UU., fueron asesinados parapolicialmente más de 2.125 personas, hubo 1.102 desaparecidos y se exiliaron 200.000 chilenos. Chilenos in memoriam del 11-S.

Y en la memoria también los muertos en Barcelona en 1714 al final de la guerra de Sucesión, lo que dio origen a la Diada; hay que recordarlo porque de lo contrario conseguirán que hablemos y aceptemos el 11-S americano con víctimas solo de un bando.

Lo contradictorio de una fecha tan necrológica como el 11-S quizá sea que este mismo día de 1906 Mahatma Ghandi inició su movimiento de No Violencia. Lo dicho, un solo muerto ya era una demasía.

@nekanelauzirika nlauzirika@deus.eus