¿Quo vadis PSE?

No sé si ustedes recordarán la escena. Sucedió hace dos años y tres meses. El PNV había ganado las elecciones de marzo, e iniciaba la ronda de conversaciones con el partido socialista que había quedado en segundo lugar. La reunión fue convocada en Sabin Etxea y además de Iñigo Urkullu y los cuatro presidentes territoriales, se encontraba el lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe. La escena, que recuerdo con nitidez, fue ver en todas las televisiones ir acercándose a Sabin Etxea, por la Plaza Albia y a manera de los hombres de Paco a Jesús Eguiguren, Rodolfo Ares, José Antonio Pastor, Iñaki Arriola y Txarli Prieto. Llegaron pues pisando fuerte y seguros de lo que hacían.

El EBB les propuso un pacto de gobierno en Euzkadi con su correspondencia en Madrid en un gobierno de coalición presidido por Ibarretxe. El pacto se extendía a las Juntas Generales y al apoyo del Grupo Vasco en las Cortes en Madrid para sacar adelante un programa. Previamente, en los mentideros, se había comentado que el PSE podía estar dispuesto a ello pero solicitando al PNV que cambiara su candidato a Lehendakari; que en lugar de Ibarretxe fuera otra persona. Pero tras la propuesta del PNV de un acuerdo programático, tomó la palabra Jesús Eguiguren y de forma categórica dijo a los presentes:

“Se dice que ponemos en cuestión a la persona del Sr. Ibarretxe para mostrar nuestra negativa a colaborar con ustedes en lo que nos proponen. Y no es así. Nuestra objeción de forma y fondo no es con el Lehendakari sino con el PNV, por lo que no aceptamos su planteamiento”. Y de esa forma se verbalizó lo que desde la noche electoral había sido casi una evidencia. Un frente político llamado “constitucionalista” entre el PSE y el PP, tomando como argumento la existencia de la violencia en Euzkadi, como si el PNV fuera responsable de la misma, o como si la cúpula del PSE en su día no hubiera montado una violencia paralela para combatir a ETA bajo las siglas del Gal. Y así se consumió aquel “golpe institucional” que rompía una tradición de acuerdos entre el PSE y el PNV desde la discusión del Estatuto, tras haber corregido con aquella discusión estatutaria, aquel otro golpe dado al PNV y a la figura de Juan de Ajuriaguerra en 1978 al apoyarse en UCD para elegir a Ramón Rubial como primer presidente del Consejo General Vasco. Conviene también recordar como se traicionaron todas las apuestas con Navarra tras haber ido juntos en el Frente Autonómico en 1977.

Al muy poco vino todo lo demás. No se respetó la candidatura de Izaskun Bilbao como la persona a presidir el Parlamento Vasco y se apoyó, por parte del PSE, a una parlamentaria gipuzkoana del PP, que no sabía euskera para esta representación. Y al poco y teniendo mejor derecho, se le quitó a Paulino Corcuera como senador para apoyar al PSE a la candidatura del PP al Senado, dejando al Grupo Vasco en el Senado en situación harto precaria que le hizo pactar con el Bloque Nacionalista Gallego para no perder su Grupo Parlamentario.

Y todo esto, sin haber existido un mínimo reconocimiento público ni privado por parte de Patxi López al PNV por haber ganado las elecciones. No parece ser lo fuerte del Sr. López felicitar al adversario, ni reconocer errores propios. De hecho, en esta ocasión ha tardado diez días en hacer una mínima autocrítica sobre la deblace electoral sufrida por el PSE en las últimas elecciones municipales y forales. Por lo menos Odón Elorza, dimitió como alcalde. Patxi López sin embargo no apareció la noche electoral sino que tras su fracaso se metió de redentor en el PSOE para decirle a Zapatero que convocara un Congreso. Toda una conjura contra el presidente que le había aupado a la Lehendakaritza en los momentos de mayor penuria política para el político leonés. Todo un amigo.

Ahora, tras una breve reflexión, nos  anuncian una Conferencia, después de la del PSOE, para analizar como  volver a sintonizar con la gente que le acaba de dar la espalda. Lo tienen claro. En Navarra permitirán a la derecha gobernar; en la margen izquierda, algo incomprensible, se  apoyarán en el PP para lograr ayuntamientos y en Araba pagarán al PP su apoyo al gobierno de Patxi  López. El PP, con un mal resultado electoral en el conjunto de Euzkadi, sigue condicionando la política del gobierno de López, que es quien manda en el Frente. Y ahora, como no da la suma PP más PSE, Egiguren propone un pacto con el PNV. Pero Basagoiti le dice en su más desvergonzada afirmación: “Espero que el compromiso de López a no pactar con Bildu sea más verdad que cuando López dijo que no pactaría con el PP”.

Cuando un partido se vacía de ideología, y no quiere que haya “excursiones” a Madrid para lograr cosas que refuercen Euzkadi. Cuando se tienen celos propios de un agudo complejo de inferioridad. Cuando da lo mismo pactar con el PP, y se veta a Bildu, tras haber dicho que sería bueno concurriera a las urnas. Cuando funcionan como un boxeador noqueado sin planes ni  liderazgo, es normal lo que están viviendo.

En nuestro caso seguimos teniendo claro que hace dos años les propusimos gobernar Euzkadi  con acuerdos en Madrid pero siguen sin analizar objetivamente en qué  situación se encontrarían unos y  otros de no haber transitado el atajo de pactar con un PP con el que están a matar en España, por el simple  placer de  llegar a Ajuria Enea sin haber ganado  las  elecciones. De aquellos polvos, estos lodos.

Mientras, en la actual situación peculiar en la que nos encontramos, con un poder débil en Madrid trabajamos  para logar dos  cosas: desarrollar totalmente el estatuto de Gernika y  tratar de que el PP no tenga dentro de un año mayoría absoluta en las Cortes  Generales, porque si ésta se produjera, no habría ni  Bildu, ni  Sortu, ni estatuto, ni competencias, ni nada. Aznar nos vacunó.

7 comentarios sobre “¿Quo vadis PSE?”

  1. Estimado Iñaki.

    Tras leer lo que has escrito y aun reconociendo que al PSOE se le ha sacado bastante en Madrid, creo que va siendo hora de que se les de un buen susto allí y se les deje caer. Es cierto que una mayoría absoluta del PP no es lo mejor para Euzkadi pero probablemente esa mayoría impulsaría a los partidos abertzales en las siguientes Autonómicas (y que sean cuanto antes también, por favor). Tenemos que empezar a penar un poco más en nuestro pequeño país y un poco menos en esa Españistán que nos arrastra al pozo.

  2. Muy buen articulo Iñaki, expuesto con claridad y de facil lectura. Algún día nos dirás como memorizas y ordenas tus archivos. Nadie lo hace como tú. Eres una perla para el partido. Espero que sepan apreciarlo.

  3. Más rollo de lo mismo, de historias en busca de la poltrona perdida, capitulo III del volumen XXVI.

    Al grano y lo que más vergüenza me da de lo que has escrito es que quienes no sabéis euskera exijáis a otros que lo sepan.

    Yo a nivel personal si que exijo que los representantes vascos de los partidos nacionalistas o abertzales sepan euskera, sean estos alcaldes, concejales, senadores parlamentarios, diputados, junteros o lo que sean, por pura coherencia, por respeto, por educación.

    Pero yo puedo exigirlo, puesto que yo, soy euskaldun.

    ¿Por que para ser jardinero en digamos Bilbao te exigen cierto conocimiento de euskera acreditado en un perfil y para ser alcalde o concejal nacionalista por lo menos, no?. Que los del PPSOE no sepan euskera pues bueno me la repampinfla. Pero por mi parte txapó a Iturgaitz, L.Garrido, etc que lo saben, mejor o peor, pero lo saben, y eso es lo importante.

    Euskalduna euskeraz dakiena ta erbiltzen duena da. Euskera + duna (tiene) = Euskalduna. En español, significa el que tiene el euskera.

  4. Pues todo lo que dices es cierto, Iñaki, así es.
    Pero precisamente porque tenemos esta memoria remarcable, recordamos perfectamente todas las afrentas, no ya al PNV, sino a todo el abertzalismo, y por extensión -en tanto que muy mayoritario en la CAV- a la sociedad vasca.
    De modo que si poco deseable es una mayoría absoluta del PP, también te diré que, llegados a este punto, prefiero mil veces vivir contra el PP de Madrid que con el PPSE en Euskadi.
    Es tiempo de avanzar en el ideario abertzale, sin complejos. El PPSOE lo quiso. Ahora, que apechuguen con las consecuencias. Tercera fuerza en la CAV, y junto a su otro socio españolista, el PP, no llegan al 30%. Por separado, tanto PNV como Bildu tienen aproximadamente el mismo número de votos que PP y PPSE juntos. Euskadi ha hablado clarito.
    Agur bero bat

  5. Me imagino qué en los despachos de Sabin Etxea y tras las cortinas se oiría más de un chiste al ver llegar en paseíllo torero a toda esa tropa desde el «iruña».

  6. Kaixo Teodosio:

    No solo los que viven en la CAV son vascos, y por lo tanto Nabarra e Iparralde también cuentan. Por lo tanto no es la mayoría de los vascos, aunque para mi si, pues hay veces que a cierta gente los considero meros colonos y la mayor parte de esta sociedad es ya a día de hoy emigrante, y gran parte de esa gente emigrante es gente no integrada.

    No me «importa» que un vasco sea fatxa, pero si que me importa que alguien venido de Santander, Badajoz, etc, nos diga lo que tenemos y no tenemos que hacer los de aquí.

    Hay un refrán que dice que «de fuera vendrán y de casa te echarán». ¿De donde son Pastor, Ares, y un largo etc?.

    ¿Euskadi ha hablado clarito?, entonces ¿es Euskadi solo la CAV?. Explícale esto a Iñaki que le gusta este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *