9×06. El poder de la motivación. Planificación anual.

¿No os parece que el cerebro es asombroso? Llevaba dándole vueltas a correr las 200 millas de Tailandia desde que me invitaron. Ya lo he dicho y lo repito, hoy no tengo ni la certeza de ir ni menos acabar. Hoy diría que imposible. Pues aún y con todo…desde que lo dejé plasmado en el blog, siento que he dado un paso. Un paso al frente y que en mi cerebro ya se ha instalado la idea de que en diciembre del 2021 vamos a correr 200millas. Una vez expuestas las posibilidades, previamente, también he de decir que cuando suelo llegar a este punto, no suelo ir para atrás… pero a día de hoy lo veo imposible. Aún así: tengo un plan.

Quedan 15 meses aproximadamente. Los anteriores retos los he preparado con 3 meses de antelación. Cierto es que empalmaba “retos”. Ahora mismo no se ni dónde estoy, ni cuanto me faltaría para llegar al objetivo. Parto de la premisa de que parto de cero.

La idea de este 2020 era correr un ultra de 100km. Algo que como es lógico no ha podido ser. Antes del confinamiento tenía trazado otro plan… una vez acabada la temporada de cross iba a meter volumen poco a poco… plan que se truncó. Me pasé el confinamiento haciendo rodillo, todos los días. Y una vez que dejaron salir a correr por la mañana, todos los días. Forrest Gump style. Cuando ya se pudo salir del municipio lo simultanee con la bici y cuando se pudo nadar, con la natación. En julio, paré un poco y en agosto he vuelto a darle caña…Hacer he hecho, pero sin una idea, por si en algún momento me surgía algo como esto, no pillarme en el sofá.

La idea es muy simple… intentar correr un ultra de 70km otro de 100km y otro de 100 millas…antes de diciembre. Que podría ser, Ultra Trail de enkarterri, las Basque Ultra Trail series y Ehun milak… y dejar de septiembre a diciembre 2021 para entreno especifico de las 200 millas.

El entreno de las 200 millas no es muy complicado: correr y correr. Yo he tenido la suerte de rodearme de gente que sabe más que yo, y he aprendido a entrenarme. Mi idea es meter también mucho volumen de bici. Como no se puede estar 15 meses corriendo, porque te vuelves loco, aprovecharía otras carreras cortas a modo de entrenos de calidad… Porque, y esto lo hablaremos otro día, para correr un ultra no solo hay que entrenar al trote cochinero…

Poco más, el tener un objetivo hace que me mantenga vivo. Que no pare de entrenar. Algo que me resulta raro, porque llevo ya tiempo entrenado con cierta consistencia, pero no veo que sean volúmenes propios de una carrera así, luego veo que faltan 15 meses y de dónde vengo y me quedo más tranquilo. Me quedo más tranquilo, porque tengo la sensación de que aún puedo más…eso quiere decir que estoy asimilando los entrenos poco a poco. Eso y que tengo 40 años, hace 10 hubiese pasado a doblar el volumen y hubiese acabado tostado.

También lo dije en el anterior post… si no sale esto adelante, haré otra cosa… si a mi lo que me gusta es estar motivado, mirar entrenos, alimentación, material…

La imagen puede contener: texto

En próximos posts hablaremos un poco de los tipos de entrenos para esta fase que va desde septiembre a diciembre. Objetivos que quiero conseguir, planes…

9×05. ¿Por qué correr 200 millas?

Cuando un tonto coge una senda, la senda se acaba y el tonto sigue… yo soy ese tonto y la senda son las 200 millas del mes de diciembre del 2021 ALP (año libre de pandemia) en Tailandia.

Lo de tonto, no hace falta más explicación, a poco que sigas el blog se ve.

La senda… esto sí que requiere algo más de explicación. Siempre he dicho que hay que tener objetivos. No por nada científico, si no como motor. Por muy fan del entrenamiento y del machaquismo que seas, no es lo mismo levantarte a las 6:00 AM para entrenar por sentirte bien que para correr la carrera X. O al menos yo lo veo así. El problema en esta época es ver qué objetivos quedan o hay posibilidades de que se hagan y dónde…

¿Pero no había nada más que elegir esa carrera? Muchas más… pero sabía que un reto así, debería tener un carácter personal, que el reto me ponga cachondo. Bajar a Madrid a correr 200millas pues, desde el respeto, no me pone mucho… En agosto me lo propusieron desde la organización con la que trabajo en Tailandia. Un proyecto de correr 200millas sin más info. Si había un número razonable se ponían a organizarlo. Mi primera respuesta fue, si sin duda. Luego me entere que 200 millas son 320km… es lo que tiene ser tonto… No tengo ninguna obligación de ir ni mucho menos, quiero decir, si veo que no voy a lograrlo podría participar en cualquier otra distancia que se celebra allí, y no pasaría nada, hay 100millas, 100km…

Luego está el componente de que cada vez, hay que meter más riesgo al reto para que te motive… es así…Cuando acabas un reto te sientes vacío. Lo dije una vez, cuando acabé las 24h corriendo, estuve como 2 años con asco de correr. Y a su vez repetir retos no me motiva… Hacer un ironman en 14h (que puede ser lo que valga ahora) o una maratón en 3:30 pues… no me pone lo suficiente para levantarme todos los días con hambre de entrenar.

La zona es una zona en la que no estado nunca, Mae Hon son. Alguno le sonará de la mítica Mae Hong son loop, que es una vuelta que se suele hacer en moto y pasa por Pai. Yo no he estado nunca y me gustaría ir. Además, es en el puente de diciembre, que para los no profesionales te evitas pedir días de trabajo. Me cuadra el viaje. Me da miedo la distancia.

¿Porque esa distancia? Si nunca he corrido 100 millas… Bueno el tema de las 200 millas Vs 100millas es que la carrera de 200 millas recorre todo el norte de tailania casi hasta Birmania para acabar en Pai. Sería como un recorrido casi turístico… Y las 100 millas es una carrera circular que sale y llega a Pai. De ahí que me tiren las 200 millas… me lo tomaría casi como una carrera por etapas. Tengo mucha experiencia en la ultra distancia, pero nunca más de 24h. Por lo que gestionar el sueño también me pone…

Dicho esto… si al final no puedo ir, no se puede viajar o no me das los días en el curro o … pues tampoco es un drama. Durante ese tiempo habré tenido un objetivo y mi cabeza ha estado centrada en correr 200 millas… lo importante es el camino. Además, que tengo un plan B, que es una carrera en Chiang Rai por etapas, un día 50millas y al día siguiente 50km. En Chiang Rai he estado varias veces, pero no en esta zona, además es la última semana de julio… puede estar bien. Y el entreno sería el mismo.

Por lo que a partir de ahora el blog va por ahí, entrenamientos, nutrición, material…vivencias varias de como pasamos de: Ironman hasta 2012, Carreras varias en 2014 (24h a pie), Corta distancia 2015 y 2016, Judo 2017-18-19 y el 2020 solo entrenar… Llevo 6 años parado de la larga distancia, creo que lo más largo que he hecho son 20km… Por lo que casi es desde cero.

Necesitaba un objetivo con ciertas probabilidades de éxito (que se dispute).

9×04. Las dudas de las 200 millas. Maduras o fermentas.

Ya tenía ganas de volver al blog. Durante este tiempo de pandemia y posterior “nueva normalidad” le he dado muchas vueltas a la cabeza. Algo normal en mí, para no llegar a nada, más normal aún… Pero este blog es eso: el lugar donde se plasman divagaciones varias.

Lo he pasado mal. No lo voy a ocultar. ¿Qué hay gente que lo ha pasado peor? Muchísimos más. Y que en comparación con ellas, no tenga razones para quejarme, no implica que no pueda pasarlo mal. Que haya alguien peor, no implica que tu debas estar feliz. Han sido muchas las razones, pero esto no es blog personal (en el sentido de la hablar de Iker como persona si no como “deportista”) ni un blog político, ni el blog de los seguidores de Miguel Bosé… Pero por muy diferente que me crea o incluso más duro que la media, que en algún post me he referido a mí mismo, estar meses (meses ojo, que no días) teletrabajando, tele formando a los hijos, angustiados por no saber si vas a poder hacer tal o cual cosa…agota. Agota.

Como decía le he dado vueltas a muchas cosas. En lo que afecta a este blog, mi visión para con el deporte y para con los retos… Antes, aquel que hubiere seguido este blog, habrá leído historias de correr un ironman, un ultra y una travesía en el mismo mes. No había límites. No sé porque, no necesariamente la merma física, pero de un tiempo a esta parte estoy eligiendo los disparos. Hombre, sinvergüenza, si no ha habido carreras. Es cierto que no ha habido carreras, pero podría haberme apuntado a varias (que luego se suspendieron) y no lo hice. Y no es por ganas…es porque creo que estoy empezando a intentar hacer las cosas medio bien. Y alguna vez lo he dicho, con 40 años que cumplo el sábado, ya no me llena correr 5 maratones al año si estas se van a las 4h. No se si es pretencioso, se que es la realidad. Creo que tengo una bala en la Ultra distancia y no la voy a malgastar.

Dicho esto, el que siga el blog o mis redes sabe que lo mío con Tailandia es de ir al médico. Como la canción aquella, no es amor es obsesión. Por muchas razones, quizás la primera es que no vea mi espacio aquí, ni en Portugalete, ni en Euskadi, España, Europa… Por lo que intento unir mis viajes con carreras chulas que me permitan visitar algún rincón desconocido, correr o simplemente comerme unos pinchos de pollo y una Chang enfrente del seven eleven, sin más pretensiones. Viajes (o intención de ello), que cada vez se acercan más a la terapia y menos al turismo.

Al hilo de estos dos argumentos, me han invitado a un 200millas en el norte de Tailandia. Lo que viene siendo 320km. Antaño ya estuviera inscrito. Ahora tengo dudas. Que coño dudas, miedo. Miedo a la distancia, al dolor, a que me pase algo… cuando has corrido mucha distancia, sabes lo que cuesta, me sorprende la gente que se apunta a un ironman sin entrenar a un ultra con 50km a la semana…por el hecho de hacerlo. Yo sé lo que me cuesta, se lo que me duelen las piernas y tengo miedo. Honestamente.

Puede que lo haga o puede que no, puede que corra 200 o 100 millas o 100km que ofrecen desde la organización. No lo sé… la verdad que me gusta la opción de las 200millas porque recorres todas las aldeas del norte y las tribus más auténticas. Evidentemente me lo tomaría tipo por etapas, descansando o medio durmiendo o algo así. No creo que al menos yo, pueda correr 320km sin parar, ni andando…

Yo creo que el devenir del blog desde ahora irá por estos derroteros. Cómo lo afronto, qué sensaciones tengo… porque, aunque no tenga nada claro que vaya a ir, si que tengo claro que me voy a preparar como tal, como si lo fuese a correr al 100%. Porque yo al menos, vivo de ilusiones.

9×04. Aventuras y Bikepacking por Tailandia.

Este post está a medio camino, entre el anterior sobre carreras interesantes y lo que es un diario al uso. Hoy voy a explicar dos conceptos que me gustan mucho y que desde la pandemia he ido profundizando en ellos (es lo que tiene el tiempo). Se trata de las carreras o aventuras personales (sin dorsal) y del bikepacking.

El que siga este blog, sabrá que soy carne de dorsal. Que me gusta más una carrera que a Mick Jagger la noche… es así. He ido enmascarando esta actitud y potenciando que lo que más me gusta es entrenar bla bla… me gusta entrenar porque después de mi familia, lo que más me gusta es el deporte y muy lejos el resto. Si no se puede competir, pues me conformo con entrenar todo lo que pueda. Pero me gusta mucho competir.

No hay un día que no se caiga una carrera interesante, es cierto que, para mí, casi todas lo son … Ayer mismo conocíamos que la Gorbeia Suzien no se iba a disputar. Poco queda en el calendario y lo que queda está entre alfileres. Si le sumamos que la mitad de mi cerebro lo dedico a buscar aventuras o carreras en el extranjero, el resultado es que no veo carreras ni a corto ni a medio plazo. Por lo que hay que buscar nuestras propias carreras.

Soy el primero que digo que cuando voy a una carrera, compito contra mi mismo…hombre si tuviese un 0,1% de ganar ya os digo que competiría por la victoria. Por lo que, para mí, las aventuras personales suponen, al menos un bálsamo. ¿Qué son esas aventuras? Pues buscar un recorrido que suponga un desafío en cuanto a distancia o desnivel o que la ruta me ponga cachondo…e intentar hacerlo en el menor tiempo posible. Para mi y desde el respeto, una cosa es un entreno y otra cosa es esto. Si lo hago, lo hago intentando hacerlo “a toda ostia”. La clave de esto, debe ser el recorrido. Debe ser un recorrido que signifique algo… si no estamos viviendo la aventura de otro…

El propio proceso de definir la aventura me supone un trabajo muy gratificante, hay que tener en cuenta que ni está balizado, ni habrá avituallamientos, ni voluntarios…. Y el tiempo que estoy con esto, no estoy delinquiendo. Hay que disfrutar del camino… Y luego el día que nos cuadre ponemos en marcha el plan trazado con anterioridad. Pero es muy importante trabajar en el plan, a mi es lo que más me gusta.

Al hilo de esto he descubierto el bikepacking. Correr me mola mucho, pero tiene un problema, la distancia. En bicicleta puedes recorrer distancias más grandes que a pie. Por lo que la aventura alcanza otra dimensión. Además, puedes concatenar varios días, ya que en bici la recuperación entre días es más fácil que a pie.

¿Qué es el bikepacking? Me da un poco de vergüenza ser el portavoz de esto, ya que soy un mero iniciado, pero voy a explicarlo para que todo el mundo lo entienda, pero que no se ofendan los expertos porque seguramente y con más razón, ellos lo explicarían mejor. Para mí, el bikepacking es viajar en bicicleta lo más rápido posible recorriendo la mayor cantidad de kilómetros posibles. Para ello, debes llevar contigo lo necesario para esos días o día. Por lo que también se trata de viajar de manera minimalista, proveyéndote durante el camino de lo que te haga falta e improvisando donde haga falta. Que nadie se ofenda, pero es lo que antes era viajar con alforjas, pero más ligero para poder ir más rápido.

Este descubrimiento me ha abierto dos puertas principales, el circuito de carreras Bikingman y recorrer Tailandia en Bicicleta. Algo, esto último, que dado mi situación familiar o lo hago a todo trapo, o no lo hago. No puedo estar 30 días a razón de 30kms al día… Por lo que es importante viajar ligero para poder recorrer 100km al día.

Ya hablaré más en detalle de las aventuras que tengo entre manos. Ahora comienda el verano y espero tener algo más de tiempo: para escribir (igual hago algún video) y para probar cosas…

Los tres grandes recorridos que tengo en mente son:

Centro de Tailandia. Chiang Mai a Bangkok.

Sur de Tailandia. Bangkok a Phuket


Norte de Tailandia: Mae Hong Son loop. La vuelta a los pueblos del norte, 700km de puro disfrute.

A pie tengo muchas también… pero quizás sean menos mediáticas.

9×04. Calendario post-confinamiento. Se podrá viajar?

Podría escribir un artículo titulado: consejos doy, pero para mí no tengo. Si quiera escribir un post sobre entrenos post confinamiento… pero creo que los pocos que siguen este humilde blog, prefieren algo más fresco. El post de hoy va sobre carreras que me gustaría realizar antes de finalizar el año y durante el 2021. No sabemos si se podrá viajar, si habrá nuevos confinamientos… yo entreno con la idea de competir, pero es que me gusta mucho entrenar… por lo que, si no se compite, pues no pasa mucho.

  • Ultra trail Chiang Rai. En ocasiones, para unos muchas para mi pocas, he hablado de Tailandia en este blog. País en el que, si no hubiese decidido crear una “vida standard”, estaría hora mismo escribiendo estas líneas.

Chiang Rai, a la cual he visitado en dos ocasiones está situada al norte de Tailandia, tan al norte que limita con Birmania y Laos en el conocido triangulo del oro (otrora cuna del tráfico de opio). Provincia eclipsada por su vecina Chiang Mai cuenta con recursos naturales para satisfacer varios países. Además de ser lo suficientemente moderna para contar con alojamientos de alta calidad, aeropuerto y medios para que el viajero urbanita pueda disfrutar de los encantos de Tailandia con unos estándares a su gusto.

Carrera que tiene una prueba de 230km (no la correría) y varias distancias para todos los públicos. Finales de octubre.

  • The Monkey trail. Carrera de montaña, distacia trail que se celebra también en Tailandia. Esta vez en una isla Koh Samui. Tailandia tiene muchas caras, tenemos desde la urbe de Bangkok, la zona del norte que comentábamos antes, el centro con Sukothai, Lampang…la zona de Isaan y las islas… raro es el viajero que acude a Tailandia y no se vaya en sus islas.

Koh Samui es dentro de ser una isla, lo suficientemente grande para contar con un aeropuerto o ferry si se estima así… y gran oferta hotelera de todos los precios, desde el lujo hasta mochilero. Con paisajes, templos y fiesta… podría ser uno de los destinos con los que te puedes llevar una imagen amplia de lo que es Tailandia.

Carrera muy muy técnica y lenta… puede estar bien. Mediados de noviembre, si no sale Chiang Rai me plantearía ir.

  • Bikingman Oman. Creo que este tipo de carreras no había aparecido en este blog. Se trata de carreras ciclistas de larga distancia en autosuficiencia. Carreras que van desde los 700km a los 1000km, en los que tú te gestionas los descansos o las comidas… El crono se pone en marcha en la salida y se para a la llegada, si paras en hoteles a dormir o haces 700km del tirón es cosa tuya…si llevas 300 barritas o para en una gasolinera a comer, es cosa tuya… Hay una ruta y unos puntos de control, el resto: tú y tu bicicleta. Me encanta.

No conozco Oman, es cierto que los emiratos árabes no son plato de mi devoción… pero por calendario febrero 2021 me cuadra para ponerme en forma para lo que viene.

Si os gustan estos post, házmelo saber que haré más… este continuará.