9×01. Por qué tanto? Por qué ahora? La dignidad del actor de reparto.



Cualquiera que me conozca, sabe que hubiese dado un brazo por ser deportista profesional. Un brazo y un pie, si además iba a unos juegos olímpicos. Pero la realidad es la que es, fue la que fue y será la que será. También digo (lo oí en un reportaje, no es mía la frase), que el que critique mi camino, le dejo mis botas. Que coja mi mochila y a ver hasta dónde llega.

Siempre he intentado ser competitivo, con resultados diversos. De media, vergonzantes. La constante desde aquellos juegos universitarios del 2000 ha sido de diente de sierra. Buscando algo que nunca llegaba. Esos juegos cambiaron mi forma de ver la vida. Siempre ponía excusas. Todas las noches propósitos, que no iban a ninguna parte. Mañana me pongo, mañana es el día…ese día nunca llegaba. Hasta esos juegos. Esos juegos me regalaron la posibilidad, digo regalaron, porque no me lo merecía, de vivir una vida ajena. Una vida que no me pertenecía. De momento. Siempre supe que aquel abril, estaba de invitado. Era el que pasa de fondo en una película del oeste, que no tiene diálogo.

Ese verano llegaron los juegos de Sidney y tuve la tremenda suerte de ver una preparación olímpica e directo. ¿Qué aprendí? Que solo vale el sacrificio. Trabajo y sacrificio. Trabajo y sacrificio. Desde ahí, todo cambio, hasta llegar a la obsesión. Un punto de inflexión.

Posterior a eso, coqueteo con mil deportes, pero ya mirando a todos a los ojos, no era ese actor de que no tenía diálogo. Era un actor secundario, que moría en la primera escena, pero salía en los créditos. El resto, más o menos está plasmado en este humilde blog…

Todo esto hasta este año. Segundo punto de inflexión. Desde que nacieron los chicos, he intentado buscarme a mí mismo, he leído muchos guiones y he salido en muchas películas. En algunas me han dado diálogo, pero nunca he optado a nada. Eran súper producciones que no necesitaban de un actor tan malo. Tras dos operaciones, y mucho tiempo libre, muchas frustraciones y muchos golpes, creo que he vuelto a encontrar mi sitio… el cine independiente.

El ultra fondo siempre ha estado ahí, desde los ultratrails, hasta los ironmans, carreras de ultra fondo en asfalto, 24h… y me he dado cuenta que ahí es donde he encontrado la paz. La paz que te da el equilibro y el saber que nunca vas a estar en un sitio que no te perteneces, pero que por el contrario vas a estar ahí donde quieras y debas estar.

Estar a punto de los cuarenta, me da el conocimiento para saber que, a diferencia de otros años, no puedo poner los huevos en muchas cestas. Dos huevos, dos cestas: correr y ciclismo. De larga distancia. La modalidad de la gente sin talento, pero con mucha tolerancia al dolor. Me gusta, estoy muy motivado y no voy (o no creo) a desfallecer en el camino. Me gusta, estoy contento, puedo rendir a un cierto nivel y no voy a ser otra vez el árbol en la actuación de fin de curso.

También creo que hila muy bien con mi forma de ver la vida. Austeridad, cabeza gacha, kms y pocos aspavientos. En estas semanas que nos ha tocado vivir sin salir a la calle, una vida simple es la vida que más me gusta. Y poca simpleza hay más en correr o montar en bici, por el mero hecho de hacerlo…conociendo gente y viendo lugares que no podrías ver de otra manera. Es por tanto lo que mejor se alinea con mi forma de pensar, con las botas que tengo ahoraPD: si has llegado hasta aquí es que te interesa un poco la historia del propietario del blog. Lo habíamos dejado en que estaba con el cross… bueno, tres carreras, una mal, otra de vergüenza ajena y la última ya bien. Después puse todas mis fuerzas en dos ultra trails, UTBS (130km de Vitoria a Iruña) y volver al país que me tiene enamorado: Ultra trail The monkey en Koh Samui, Tailandia o The Moon en Koh Pangan en Tailandia también… todo cancelado. Qué me queda, entrenar y entrenar como un cabrón en casa (rodillo y pesas), para que cuando el mundo vuelva a girar, poder entrenar para: ultra trail de Chiang Rai o Thailand ultratrail by UTMB…pero entre media el ultra de mi pueblo y a final de año las 24h de Can Dragó…

La honestidad. 8×05

Pocos deportes me parecen más honestos que el atletismo. Tanto haces, tanto vales. Hay episodios de mala suerte, es cierto, pero cuanto más larga es la distancia estos episodios tienden a cero.

La BSO del post:

Actualizamos un poco el blog… con las largas puestas, vemos un poco más claro que voy a poder hacer o, mejor dicho: que no voy a poder hacer. A corto plazo he terminado la primera etapa de la temporada o “pretemporada” y a medio plazo se avecinan las primeras carreas del año, esta vez no como preparación, si no como objetivos.

De más cerca a más lejos. Ayer daba concluida la primera fase. Cuyos objetivos a nivel teórico se han cumplido, pero que no han tenido la recompensa del examen final. Al final de cada fase me gusta poner una prueba, aunque solo se a modo de motivación. Esta fue la Gabonetako Krossa de Portugalete y el objetivo (otrora, no muy ambicioso) bajar de los 40min. Pues no fue posible, y para más descolocación de los datos y las cifras… con el mismo ritmo que la Santurtzi a Bilbao de hace 15 días, 42min o lo que es lo mismo 4:11-2. Esta claro que algo falló, porque el objetivo era ir rondando lo 3:55 para luego caso de penar tener margen. No hice ni el primer kilometro a ese ritmo, cuando corrí a ese ritmo del 3 al 6 en la citada Santurtzi a Bilbao… Es lo que hay, a veces el cuerpo dice que no y es que no. He tomado nota de todo lo he hecho mal.

Los objetivos de este periodo si que los he cumplido, empezar a correr a 6min/km y pidiendo la hora a poder correr a 4:45 un entreno normal. Otro de los objetivos era hacer una base, apenas he hecho dos días de series, para la siguiente fase-> cross. Esto se ha conseguido. Mañana me operan otra vez y pararé una semana. Pasada esa semana, el objetivo es empezar a hacer calidad para hacer la temporada de cross. Que a su vez será la fase en la que meta algo de calidad cara a los ultras. De la misma manera que cuando preparas una maratón te ayudas de medias maratones a ritmos más altos, los crosses serán mis medias maratones.

Esta fase también ha servido, como intentaba decir al inicio, para saber que es lo que no puedo. Y lo que no puedo es hacer triatlón como me gustaría. Si ni soy capaz de correr en 39min un 10km… apenas tengo tiempo para meter volumen en bici (ya hablaré la idea que tengo para el volumen a pie) y apenas puedo ir a la piscina… no estoy para poner los huevos en muchas cestas…vamos a centrarnos en correr e ir mejorando.

A largo plazo la cosa no cambia mucho, una vez pasado el mes de marzo, me centraré únicamente en meter volumen a pie para el primer gran objetivo del año: BUTS en su edición Gasteiz Iruña y esos 130km. De ahí me gustaría acudir a Tailandia bien al The Monkey Trail o The Moon Trail, ambas en el archipiélago de Koh Samui y en una distancia de 100km. Dependo de la organización ya que, no se si lo he comentado por aquí, soy el “delegado” del circuito Asia Trail Master, por lo que la elección dependerá de que carrera quiere apostar por mayor difusión. Y ya en octubre y lo veo muy lejos me gustaría ir Chiang Rai no se si a los 124km o a los 230km que sería la mayor distancia recorrida por este ser humano.

Las segundas oportunidades. A veces, las mejores oportunidades. 8×04

La banda sonora del post, esta vez algo más alegre.

Con unos días de retraso, estoy aquí de nuevo, para continuar con el post anterior y hablar de mi experiencia en la Bilbao Nigth Maratón. Y en lo que va a ser esta próxima temporada.

Lo que más me está gustando, será fruto de la edad, es que lo estoy enfocando todo mucho mejor. Desde la planificación, hasta los entrenos y más importante y en parte motivo de este post: los objetivos.

El sábado 26 me puse el dorsal, con algún interés, por primera vez en mucho tiempo. Dorsales y carreras a habido alguna, pero siempre como diría Toshack como pollo sin cabeza. La idea el sábado era clara, intentar correr al ritmo de las series 4:10-4:15. Al final el resultado fue mejor del esperado, pero con el mal sabor de boca de que pudiera (igual) haberlo hecho algo mejor, de no salir tan fuerte. Al final 40:43 que francamente, es más de lo que merezco.



Objetivos… Hace años siempre tenía la excusa o la frase: es que soy de larga distancia… cuando me salía mal una carrera, era porque no era lo mío… Excusas de mediocre, lo que soy. Si que es cierto que en largas distancias nunca he fallado. Ni a nivel de rendimiento ni a nivel de resultados. Pero no es menos cierto que una persona que se te mete delante en un ultra te hace 2:50 en un maratón con la…. O 36min en un 10km y no es mi caso. Por lo que en esta nueva época voy a construir la casa con unos cimientos más o menos fuertes.

El fin lo tengo más o menos claro, me gustaría hacer bien las carreras de distancia ultra. Y para ello me voy a dar un tiempo (3 años) que coincide con la última carrera de las Basque Ultra Trail series Donosti-Bilbao. Debería ser ese el culmen de la preparación. Pero antes (y sin dejar de tener en la cabeza los ultras) debo tener un 37-38 en un 10km 1:25 en una media…

Hasta esa fecha en rojo me gustaría hacer cosas que me llenen. Es muy complicado correr ciertas distancias por obligación. Me gustaría correr bastantes o todas las que pueda del circuito Asia Trail Master del que soy miembro, en especial el Ultratrail de Koh Samui y Chiang Rai en Tailandia y me gustaría acudir a Laos y Camboya…

En otros posts hablé sobre triatlón de larga distancia e ironman, me gustaría mucho, pero a día de hoy, aún no puedo ausentarme de casa toda la mañana del sábado y el domingo para meter volumen en bici… en esta nueva época no voy a poner todos los huevos en muchas cestas…

A corto plazo y antes de que me operen otra vez, tengo un 10km en mi pueblo. Si no consigo bajar de 39min, dejo el objetivo para el año que viene, porque me gustaría hacer la temporada de cross como preparación.

La noche, albergue de malhechores. 8×03.

Me daba la sensación de que, desde el retorno del blog, las dos entradas mínimas que había hecho, me estaba quedando muy de bajona… Vamos a darle un poco de ritmo, con lo que es un blog, vivencias…Vamos a temas más deportivos. Como siempre la BSO del post.

En teoría, esta nueva temporada irá desde el 19 de agosto hasta septiembre de 2020. No soy capaz ni de hacer las cosas normales…ni 9 ni 12, 13 meses… la razón es muy sencilla, empecé cuando llegué de Tailandia y acabará cuando corra el “ultra-trail” de Portugalete. Entre medias muchas pruebas y descansos como es lógico.

Cuando me puse las zapatillas por primera vez en agosto, supe que iba a ser duro. No hace falta ser un lince para ver que la cosa no fluía… me di con un canto en los dientes entrando en la ropa… Los primeros días fueron asquerosos… me costaba ir por debajo de 6min/km y en bici no recorría más 45km… peor que cuando empecé en esto, en 2008. Esta sensación, no tan alarmante, la he tenido más veces, cuando Jon cumplió 3 años y pensé que la cosa ya estaba hecha e intenté volver al triatlón, los ultras…me arrastré tanto, que decidí dejarlo. Pero esta vez iba a ser diferente. Por mis cojones iba a competir con cierta dignidad (nunca he pensado ni en ganar ni nada). Para mi competir con dignidad es dar el 100% de lo que eres capaz, para algunos puede ser correr una maratón en 1:59 y para otros en 3:10. Pero para el que es capaz de hacerlo en 1:59, si lo hace en 2:30 por no entrenar lo suficiente, no compite con dignidad.

Desde agosto, creo que he entrenado todos los días. Y si no he entrenado, he descansado. Y no es lo mismo descansar en el sentido de recuperar, que descansar en el sentido de no hacer las cosas porque no te apetecen. La recuperación es parte del entreno, y más cuando tienes 39 palos. He corrido bastante, no más de 15km, eso es cierto… y he hecho toda la BTT que he podido, que tampoco es mucho, pero es todo lo que podido.

El sábado correré la Bilbao Nigth maratón, la distancia de 10km. Por una vez he ido a la opción inteligente. Me hubiese gustado estar en forma para poder correr la media, peo no estoy bien aún. ¿no la hubieses terminado? Terminado sí, pero para hacer 2h en una media maratón no pago 25€ de inscripción. Iré a los 10km a disfrutar y si están bien medidos pues debería rondar los 41-42min. No he hecho muchas series y el periodo de base lo acabé el 1 de octubre.

¿Objetivos? Primero y no es rollo flowerpower, disfrutar otra vez compitiendo. Sentirme bien corriendo largas distancias y verme que, aunque pueda acabar el último no me arrastro. A nivel más mundano, me gustaría ir antes de semana santa a Laos o Bangkok a correr, bien el ultra de Luang Phrabang o la maratón de Bangkok. Y en mayo me gustaría correr la edición de este año de Basque ultra Trail series, la etapa Gaztiez-Iruña. Para el segundo periodo del año, si no he ido a Laos o Bangkok, me queda la opción de Koh Samui o Chiang Mai, ambas en Tailandia y para correr aproximadamente 100km en alguno de los ultras. Entre medias, si puedo nadar, me tienen que operar otra vez de la mano… me gustaría hacer el triatlón de Logroño (a pamplona no llego) y el de los corrales de Buelna… Son muchos planes, no haré ni la mitad…pero me encanta perder el tiempo haciendo planes.

Por otro lado, estoy colaborando con diversas agencias de viajes para montar viajes de carreras al sudeste asiático, si alguien está interesado en este tipo de viajes, que no dude en contactar y se lo cuento con detalle.

La pausa como elemento a valorar. 8×02

Siguiendo con la filosofía del post anterior, os dejo la canción antes del texto para escucharla según lo leen, si os apetece lógicamente. Es gratis, que es una mierda, pero no te cobran. Algo que por ejemplo no pueden decir los del Mc Donalds.

Hoy voy a tratar un tema, que no afecta a todos. La merma de rendimiento por efectos externos. Entiendo efectos externos, todo lo que no sea el entrenamiento. Lógicamente si no entrenas, se produce una merma en el rendimiento… Desde cambios en el trabajo, menos tiempo para entrenar, el paso inexorable del tiempo, cambios personales…

Vaya por delante, me gusta ir de frente (así he cobrado tantas veces), que no soporto ni a los coach de garrafón, las tazas esas de que la vida es de puta madre, los de si la vida te da limones haz limonada… y mi favorita: sal de tu zona de confort. Por eso no me gustaría caer en ese perfil.

No se si estoy en plena crisis de los cuarenta (física y psíquica) o se me ha caído de golpe el edificio. Es cierto que los deportes que se tratan en este blog (atletismo, triatlón, ciclismo…) son muy honestos. Tanto entrenas, tanto rindes… pero llega un momento en el que esos caminos no discurren paralelos. Tanto entrenas, no mejoras… y eso es duro. Sigues y sigues, pero la cosa no mejora. Y es duro de asumir, yo creo que ya he pasado el duelo, pero es duro.

No voy a entrar en aspectos médicos, por razones obvias, pero esto acaba llegando, antes o después. Y quedan tres opciones o más…no sé. Bajar la bandera y dedicarse a hacer deporte salud, que es la más inteligente y la que nos va a permitir estar haciendo deporte durante más tiempo. La segunda, reducir la carga de entrenos, aprender a cuadrar vidas, descansar más…asumiendo que te vas a hacer amigo del coche escoba, la cual me parece una opción muy lógica. O la tercera, luchar contra los elementos…  y entrar con todo… la peor opción.

En mi caso personal, y este es el meollo del post, he pasado por las dos primeras para acabar en la tercera. Hay gente que sabe que no es lógico lo que hace, pero no le vale otra forma de hacerlo… yo en esta nueva época voy a tener que dar un giro más de tuerca, no entrenar más, porque si algo me ha enseñado la vida es que hay prioridades y no voy a quitar más tiempo a mi familia. Pero si entrenar mejor, recuperar mejor, comer mejor, descansar mejor…hacer todo mejor. Si no cuentas con las mismas armas que antes, las pocas que tienes han de ser más eficientes…te quedan menos disparos para andar disparando al aire.

Dando también un paso más, en un aspecto muy importante…la psicología. Vas a hacer todo lo que puedes, pero seguramente los resultados no serán los de antes. Seguramente no, seguro!!. Lo importante en esta vida es saber las cosas…nos pasa mucho a los feos, pero una vez lo sabes y lo asumes, afrontas la vida con otra actitud. Y sobre todo no comprarse: no comprarse con tu yo del pasado, con tus amigos, con tus rivales, con… cada uno es un mundo.

Hay veces que el cuerpo y le mente te piden pausa. En este caso has de tomar una decisión. Sin más, divagaciones…